Para Carsten, el flujo de capitales del mundo corre el riesgo de quedar atrapado en una tormenta perfecta

Etiquetas en: bloomberg
Miércoles, 6 de Febrero del 2013 | Escrito por - Shamim Adam
“El afán de riesgo ha vuelto entre los inversores y la búsqueda de rentabilidad está vigente”, dijo Carstens en un discurso que dirigió ayer  en Singapur. “Comienzan a aparecer inquietudes respecto de la posibilidad de que se formen burbujas en el precio de los activos alimentadas por los auges crediticios”.

El riesgo de que haya una “guerra de divisas” aflora mientras la expansión monetaria que hay desde Japón hasta Estados Unidos alienta la demanda de activos de alto rendimiento e impulsa la inyección de capital en mercados emergentes. El mes pasado, Rusia advertía que la política de debilitamiento de la moneda que implementa Japón podría originar acciones recíprocas, ya que las naciones intentarán proteger la propia industria de exportación, en tanto Corea del Sur y Filipinas dijeron que evaluarían el modo como reducir el impacto de dichos fondos.

“Ciertamente, hay riesgos”, dijo Jan Hatzius, economista jefe de Goldman Sachs Group Inc., durante una sesión informativa que se realizó en Hong Kong, cuando se le preguntó por las declaraciones de Carstens. “La política monetaria es muy simple y, en este tipo de ambiente, hay que monitorear lo que sucede con la estabilidad financiera”.

Las economías que tienen paridad cambiaria, como Hong Kong y algunas naciones de América Latina, precisan mantenerse alerta ante los peligros como las burbujas inmobiliarias, dijo.

“Flujos masivos”

“Mi temor es que se esté formando una tormenta perfecta como resultado de los flujos masivos de capital que se dirigieron a ciertas economías de mercados emergentes”, dijo Carstens. “Esto podría llevar a burbujas, que se caracterizan por tener precios inexactos para los activos, y luego se tendría que enfrentar la reversión de los flujos cuando las principales economías desarrolladas comiencen a salir de la política monetaria acomodaticia”.

Carstens dijo que Japón era uno de los países que “lleva a cabo activamente la estrategia de depreciar el tipo de cambio real”.

La campaña del primer ministro japonés, Shinzo Abe, tendente a aumentar la expansión monetaria y reanimar la economía de la nación hace que el yen pierda valor, lo que ayuda a las exportaciones de electrónicos y automóviles. El 1.º de febrero, el yen cayó a su mínima en dos años y medio.

Esta semana, Panasonic Corp. informó una ganancia inesperada para el tercer trimestre, que en parte se debió al hecho de tener una moneda débil.

“No iría tan lejos como para insinuar que vamos hacia una guerra descomunal de divisas, pero sí creo que se van a intensificar las tensiones y fricciones”, dijo Mitul Kotecha, titular en Hong Kong de estrategia monetaria en Credit Agricole SA. “Obviamente, Japón causó gran revuelo e inquietud con la posición agresiva que tomó respecto del yen”.


©2013, Bloomberg News. Todos los derechos reservados.

Quizá te pueda interesar

comments powered by Disqus