Market

Evo Morales se postulará para la presidencia de nuevo a pesar de derrota en el referéndum

Martes, 27 de Diciembre del 2016 | Escrito por - Andres Schipani
El presidente Evo Morales de Bolivia piensa postularse para otro término, una movida que podría permitir que continué en su cargo hasta 2025, desafiando la voluntad de los votantes que rechazaron un cambio constitucional que le hubiera dado el derecho a postularse de nuevo.

En una decisión que seguramente avivará las tensiones políticas en el país, el Movimiento al Socialismo (MAS), el partido gobernante de izquierda del Sr. Morales, este fin de semana lo aprobó de manera unánime como su candidato en las elecciones de 2019.

“Si el pueblo dice, ‘Vamos con Evo’, ningún problema, vamos a seguir derrotando a la derecha”, afirmó el Sr. Morales, retando a sus rivales políticos. “Si quieren enfrentarnos … vamos a vernos en las urnas”.

Desde 2005 el Sr. Morales — quien había sido pastor de llamas y cocalero — ha obtenido gran apoyo con su retórica antiestadounidense y ha ganado tres victorias arrolladoras gracias al apoyo de campesinos, sindicatos y migrantes urbanos. Pero en febrero, los bolivianos estrechamente derrotaron su intento de reelección en un referéndum sobre un cambio constitucional que dividió al país andino.

El plebiscito marcó la primera derrota en las urnas para el primer líder indígena durante su década en el cargo. El Sr. Morales, quien sobrevivió un referéndum revocatorio sobre su mandato y cambió la constitución, está programado a dejar su cargo en 2020.

Un miembro dirigente de MAS le dijo al Financial Times que el partido estaba considerando cuatro caminos para permitir que el Sr. Morales se pueda postular de nuevo, incluso pidiendo que el parlamento cambie algunas partes de la constitución, o realizando un nuevo referéndum.

El partido también podría solicitar una nueva interpretación a la corte, mientras que otra opción sería que el Sr. Morales dejara su cargo seis meses antes de tiempo, así evitando completar su término

Sin embargo, en un momento en el que los gobiernos de centro-derecha han asumido el poder en países vecinos como Argentina, Brasil y Paraguay, y el aliado de izquierda, Venezuela, está batallando con una caída de popularidad debido a la crisis económica, muchos de los críticos del Sr. Morales temen que intentará mantener su poder como Daniel Ortega en Nicaragua.

Cualquier intento de reelección provocaría un enfrentamiento amargo con el partido de oposición en Bolivia, el cual afirma que los resultados del referéndum significan que la postulación del Sr. Morales sería fraudulenta.

“No significa no”, dijo Jorge “Tuto” Quiroga, un líder de la oposición y ex presidente. Samuel Doria Medina, un empresario y ex candidato presidencial, dijo: “¡El pueblo ha dicho que no!”

A pesar de las críticas sobre la inclinación hacia la autocracia del Sr. Morales, las encuestas muestran que cerca de la mitad de los bolivianos lo apoyan. Muchos lo describen como el hombre que “refundó” el país, poniendo fin a cinco siglos de opresión del pueblo indígena.

Beneficiándose de la riqueza que generó Bolivia con su riqueza de recursos naturales durante el auge de productos básicos en la última década, el Sr. Morales instituyó obras públicas y programas de transferencia de efectivo que redujeron las tasas de pobreza en uno de los países más pobres de América Latina. Aumentó el crecimiento de su país y expandió la clase media a través de la nacionalización de los recursos naturales junto con su prudente gestión de la economía.

El FMI pronostica que este año Bolivia, junto con la economía de libre mercado de Perú, tendrá el crecimiento más fuerte del producto interno bruto de América del Sur alcanzando 3.7 por ciento.

Sin embargo, un descenso en el ciclo de los productos básicos ha reducido la amplitud del extenso gasto público del Sr. Morales. Su popularidad también ha caído, aunque ganó la última elección presidencial con 61 por ciento del voto.

(c) 2016 The Financial Times Ltd. All rights reserved
 

Quizá te pueda interesar

comments powered by Disqus