Finanzas

La lira turca, víctima de la inestabilidad política en Turquía

Martes, 10 de Enero del 2017 | Escrito por - EFE
La lira turca no logra frenar su caída libre iniciada en octubre pasado y llegó hoy al mínimo histórico de cuatro unidades por euro, lo que suscitó una intervención del Banco Central para mejorar la liquidez en los mercados.

La lira turca ya ha perdido un 5 % desde inicios del año, y un 19 % en los últimos tres meses, hasta alcanzar un valor de 0,25 euros y 0,26 dólares, respectivamente.

Como medida de emergencia, el Banco Central turco anunció hoy que reducirá en 50 puntos básicos las exigencias de reservas en moneda extranjera a los bancos para así inyectar liquidez en el sistema financiero, en un volumen que estima alcanzará los 1.500 millones de dólares.

Sin embargo, esta medida podría resultar insuficiente, apuntó hoy a Efe el economista Erdal Saglam, y como mucho podrá frenar solo momentáneamente la caída de la moneda.

"Lo que debería hacer el Banco es elevar los tipos de interés en dos o tres puntos (porcentuales); eso produciría una estabilización al menos temporal", aseguró.

En noviembre pasado, el banco emisor turco subió los tipos de interés del 7,5 % al 8 %, pero se topó con duras críticas del jefe del Estado, Recep Tayyip Erdogan, quien exige desde hace meses todo lo contrario, una fuerte bajada del precio del dinero, para así incentivar el crecimiento en el país.

Pero los intentos del Gobierno islamista turco de incentivar el gasto, multiplicar los créditos y convencer a los empresarios a contratar a más empleados solo aumentan la inflación, y todo ello sin sacar la economía de su estancamiento, advirtió hoy el analista Atilla Yesilada en el diario "Hürriyet".

Señaló que lo que más ha subido son los créditos al consumo, con un creciente riesgo de no poder devolverse, como también teme la agencia de calificación crediticia Moodys, que pronosticó este lunes que las ganancias del sector bancario turco se verían afectadas en 2017 por el aumento de la morosidad

Según explicó a Efe el economista Mustafa S nmez, la principal causa de la depreciación de la lira es "la inestabilidad política que sufre Turquía" y que ha provocado "el descenso de la inversión extranjera".

El fallido golpe de Estado en julio, la declaración del estado de emergencia, numerosos atentados terroristas, la intervención política en conflictos vecinos y ahora un debate parlamentario para instaurar un sistema presidencialista han ahuyentado a los inversores, aseguró este experto.

"Hoy día, el principal problema de Turquía es la inestabilidad que provoca su política exterior. Hay un gran riesgo porque su intercambio de divisas es muy alto, alrededor de 13.000 millones de dólares anuales", añadió.

"Los inversores esperan una ley económica estable y un socio en el que puedan confiar", comenta S nmez, "y no hay un buen clima político para invertir", en referencia a la reciente purga empresarial tras la intentona golpista.

Al amparo del estado de emergencia, el Gobierno turco ha cerrado 600 empresas por su presunta vinculación a la cofradía del clérigo islamista Fethullah Gülen, a quién Ankara acusa de orquestar la asonada, y está investigando a otras 8.000, entre ellas una empresa con socio español, según fuentes diplomáticas.

Los economistas creen que este clima ha contribuido a que la inversión extranjera en Turquía haya sufrido un declive de más del 50 % en 2016 respecto al año anterior.

"No solo no llegan nuevos inversores, sino que los que hay están buscando oportunidades para irse", apuntó Saglam.

Para restablecer la confianza, opina, es imprescindible devolver la normalidad a la vida política turca, empezando por el levantamiento del estado de emergencia, que hace una semana fue prorrogado por el Parlamento por tres meses más, pero también retirando el proyecto de reforma constitucional.

La depreciación monetaria afecta a muchas empresas turcas con deudas en divisa extranjera, en especial la industria turca que necesita importar materias primas.

Mientras, el presidente Erdogan intenta contrarrestar la caída de la lira con peticiones poco convencionales, como una reciente llamada a la ciudadanía a cambiar sus dólares a liras turcas para aumentar el valor de la moneda nacional.

La empresa gestora de la Bolsa de Estambul anunció que iba a convertir todos sus activos a liras, y el Ministerio de Asuntos Religiosos remarcó que solo admitiría limosna de los contribuyentes en la moneda nacional.

Sin embargo, estas iniciativas no han tenido prácticamente ningún impacto en la economía, aseguró Saglam.

"Ahora mismo, el movimiento es a la inversa: se compran mucho más dólares que liras", advirtió el economista turco.

MÁS DE TU INTERÉS

comments powered by Disqus