Finanzas

El 86.8% de guatemaltecos que reciben remesas salen de la línea de pobreza

Jueves, 16 de Febrero del 2017 | Escrito por - ACAN-EFE
Las remesas, el vínculo directo entre la población guatemalteca en el exterior y sus familias en las comunidades de origen, permiten al 86,8 % de los que las reciben en el país centroamericano superar la línea de la pobreza.

Así se desprende de una encuesta publicada hoy por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en la que se analiza el perfil de la persona migrante en el extranjero, las características de la población retornada y el volumen, destino y principales inversiones que se hacen con las transferencias.

El documento, titulado "Encuesta sobre Migración Internacional de Personas Guatemaltecas y Remesas 2016", establece que en el año pasado el volumen anual de remesas alcanzó los 7.273 millones de dólares, de los cuales el 99 %, es decir unos 7.164 millones, constituyen envíos de dinero y el resto son en especie.

El 97,1 % de las personas que envía remesas a Guatemala viven en Estados Unidos, seguido de Canadá con un 0,8 % y México con un 0,7 %, y la mayoría de este dinero permite al 86,8 % superar la línea de pobreza y al 13,2 % cubrir la canasta básica de alimentos.

La mayor parte de los beneficiados -un total de 6,2 millones-, que también logran cubrir el acceso a salud, educación y nuevas tecnologías, residen en los departamentos de Guatemala, Huehuetenango, San Marcos, Quetzaltenango y Escuintla.

En cuanto a la frecuencia de las transferencias hay una variación, el 58,1 % las reciben mensualmente, el 9,1 % anualmente, el 7,3 % cada dos o cuatro meses, el 6 % trimestral, el 5,3 % semestral, el 3,4 % recibe más de 13 al año y el 4,5 % se ubica en distintos intervalos.

Atendiendo a la etnia, los mestizos o ladinos reciben el 78 % (un 7,3 % menos que en 2010), y los mayas un 21,8 % (un 7,1 % más que en 2010) y esto se divide en un 7 % para los Kiche, un 5,2 % para los Mam un 3 % para los Kaqchikel y un 1,5 % para los Qeqchi, mientras que los Xinca y los Garífuna apenas representan un 0,1 %.

"Esta encuesta brinda resultados que sirven para comprender mejor la dinámica migratoria y, además, para la toma de decisiones informadas", declaró en la presentación del estudio el jefe de la OIM para Guatemala, El Salvador y Honduras, Jorge Peraza.

A su juicio, estos resultados también se pueden utilizar para la la "generación de políticas, planes y acciones gubernamentales a favor de los migrantes" y "para que las familias identifiquen sus inversiones".

Para la realización de la encuesta, que tuvo lugar en agosto de 2016, la OIM entrevistó a más de 3.000 familias de 170 municipios, en los que se incluye a los de alta migración internacional.

En base a esos resultados, la entidad de la ONU estableció que las principales causas por las que migrarían las personas en los próximos 12 meses serían la búsqueda de empleo (31 %), los motivos económicos (24,4 %), la reunificación familiar (18,6 %), la discriminación por su orientación sexual (2,4 %), la inseguridad (1,7 %), las pandillas (1,2 %) o la violencia (0,5 %).

En cambio, las personas que ya migraron tuvieron como motivo para hacerlo la situación económica (64,1 %), la reunificación familiar (9,1 %), la violencia (3,3 %) y la discriminación (0,4 %).

En comparación con los años previos, la última encuesta data del 2010, la OIM concluye que las personas que reciben las remesas dan "un enfoque positivo" a su uso, invirtiendo en vivienda, no solo para construcción, sino también para mejoramiento y mantenimiento.

Según las conclusiones del sondeo, la emigración internacional de los guatemaltecos es "continua, constante y ascendente" y en los últimos años se incorporaron a esta dinámica niños y adolescentes, además de familias completas y mujeres.

Peraza destacó que las remesas representan un 11 % del PIB y que más de 6 millones de personas se ven beneficiados de manera directa e indirecta, por lo que se constituye en una fuente "fundamental" para la sociedad más pobre, por lo que se constituye en un elemento básico para el desarrollo.

Centroamérica, en especial el Triángulo Norte, es una de las zonas más violentas del mundo, lo que junto a la falta de oportunidades alienta a muchos a migrar, principalmente hacia Estados Unidos.

El presidente saliente de EE.UU., Barack Obama, solicitó al Congreso una partida de 750 millones de dólares de ayuda a Centroamérica dentro del presupuesto para el año fiscal 2017, que se sumarían a los otros 750 millones ya aprobados para apoyar el llamado Plan de la Alianza para la Prosperidad.

Desde la elección de Trump, un hombre con un fuerte discurso antiinmigrante, varios funcionarios estadounidenses aseguraron que está garantizado el apoyo de EE.UU. al plan, que busca desalentar la migración a través de la mejora económica y social de los países del Triángulo Norte.

Quizá te pueda interesar

comments powered by Disqus