Actualidad

ES tendría que crecer a 6 % anual para satisfacer demanda empleos, según Fusades

Jueves, 12 de Octubre del 2017 | Escrito por - Leonel Ibarra
Desde hace varios años, gran parte de la población económicamente activa (PEA) de El Salvador se encuentra en situación de informalidad y una de las razones es que el dinamismo económico del país no compensa las obligaciones con las que debe cumplir un empresario formal.

Un análisis elaborado por la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES) revela que el costo promedio de la formalidad por trabajador, descontando el impacto de la inflación, se incrementó de $105.9 en 2008 a $129.5 en 2016. Es decir que creció un 2.8 % anual en términos reales durante ese período.

Si se toma en cuenta que, en el mismo lapso, el producto interno bruto (PIB) per cápita mostró un alza promedio de solo 1.1 % anual, se puede afirmar que el bajo crecimiento económico no permite compensar los incrementos en los costos laborales.

Según José Andrés Oliva, analista del Departamento de Estudios Económicos (DEC) de FUSADES, en esa operación el costo laboral de la formalización se estimó con base en las contribuciones hechas a la seguridad social y previsional por trabajadores y empleadores y dejó fuera otras como indemnizaciones, pago de vacaciones y aguinaldos.

“Los costos de la formalidad son un factor importante que explica por qué muchas empresas micro, pequeñas y medianas, con baja productividad, no tienen capacidad de pagar su contribución a la seguridad social“, sostuvo.

De acuerdo con la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples, de los 6.5 millones de personas que conforman la población total de El Salvador, 4.7 millones (un 70 %) está en edad para trabajar y de estos, 2.9 millones constituyen la PEA. El resto, compuesto en su mayoría por mujeres, se queda fuera de la fuerza laboral.

En el período 2008-2016, unos 54,500 jóvenes salvadoreños entraron a la fuerza laboral anualmente. De ellos, solo 12,400 (22.7 %) obtuvieron un empleo formal; el resto pasó a engrosar las filas de la informalidad.

Se estima que actualmente unos 800,000 salvadoreños tienen un empleo formal; 1.9 millones se encuentran en el sector informal y más de 200,000 están desempleados.

A juicio de Pedro Argumedo, economista del DEC, para satisfacer la demanda de empleos, la economía local debería crecer más del 6 % anual (actualmente promedia apenas el 2.3 %). Asimismo, Argumedo sostiene que se debería de  generar un pacto integral por el empleo mediante la estabilidad macroeconómica, la apuesta por sectores estratégicos y a través de una mayor inversión educativa.

MÁS DE TU INTERÉS

comments powered by Disqus