La no intervención rinde más que la hiperactividad en materia de tasas

Etiquetas en: bloomberg
Miércoles, 26 de Diciembre del 2012 | Escrito por - Nacha Cattan y Ben Bain
Este año, los bonos mexicanos en pesos rindieron 21.8% en dólares, en comparación con un avance de 4.6% para las notas brasileñas denominadas en reales, según Bank of America Corp. Desde que el gobernador del banco central Agustín Carstens asumió su cargo en enero de 2010, los títulos de México aumentaron 41% mientras que los bonos brasileños subieron un 29%.

En tanto Carstens mantuvo la tasa de interés clave del país sin modificaciones en 4.5% durante su gestión, en ese mismo lapso los diseñadores de la política brasileña subieron o bajaron 18 veces los costos de endeudamiento. Los bonistas en pesos se beneficiaron cuando Carstens permitió que la moneda trepara 7.2% contra el dólar este año, la segunda alza más alta entre las grandes monedas. En ese mismo tiempo, las compras en dólares y las medidas fiscales destinadas a apuntalar a los exportadores brasileños hicieron caer el real un 10.2%.

“Son dos estrategias y en este momento la de México está funcionando mejor”, dijo Araceli Espinosa, estratega de renta fija en Scotiabank México en una entrevista telefónica desde México D.F. Los inversores prefieren “los países que no intervienen antes que aquellos que intervienen”.

Ricardo Medina Macías, portavoz del banco central mexicano, se negó a hacer declaraciones.

Un ejecutivo del banco central brasileño se negó a hacer declaraciones.

Perspectiva de crecimiento

México mantuvo su tasa de interés principal para préstamos sin modificaciones en un mínimo récord durante 31 reuniones consecutivas sobre la política el 30 de noviembre conforme la inflación baja y la economía crece casi más del doble que la de Estados Unidos. La segunda economía más grande de América Latina crecerá 3.8% este año después de haberse expandido 3.9% en 2011, según economistas en un sondeo de Bloomberg.

El presidente del banco central brasileño Alexandre Tombini bajó las tasas 5.25 puntos porcentuales desde agosto de 2011, el nivel más alto entre los países del Grupo de los 20, hasta un récord de 7.25% en tanto intenta generar crecimiento en la economía más grande de la región. Brasil crecerá 1.0% este año, en comparación con 2.76% en 2011.

Las rebajas de la tasa contribuyeron a que este año el real fuera la divisa importante con peor desempeño, aun después de que los responsables de la política en Brasil comenzaron a relajar algunos de los controles de capital que impusieron en 2010 en medio de lo que el ministro de Finanzas Guido Mantega denominó una “guerra cambiaria”.

Este año, la deuda brasileña quedó más rezagada que nunca respecto de la de México por lo menos desde 2005.

Alejandro Urbina, que colabora en la gestión de unos $800 millones de activos de mercados emergentes, incluidos bonos mexicanos en pesos, en Siva Capital de Chicago, dijo que vendió sus bonos brasileños en moneda local este año debido a las intervenciones del gobierno.

“Esencialmente, eliminaron la divisa del comercio de modo que se volvió poco interesante para nosotros”, dijo Urbina, que tiene bonos mexicanos en pesos, en una respuesta a un cuestionario enviado por correo electrónico. En el caso de México, “la ausencia de intervención nos resulta positiva como inversores pues facilita el acceso. Es muy limpio”.

©2012, Bloomberg News. Todos los derechos reservados.

Quizá te pueda interesar

comments powered by Disqus