“Latinoamérica en general ha pasado un buen momento”

Etiquetas en: clave-gerencial
Lunes, 4 de Febrero del 2013 | Escrito por - Leonel Ibarra/El Economista

La región va por buen camino en el cumplimiento de los Objetivos del Milenio, pero todavía tiene retos pendientes, considera Heraldo Muñoz, subsecretario general de las Naciones Unidas.

A solo dos años para llegar al año meta fijado por las Naciones Unidas para el cumplimiento de los Objetivos del Milenio, Latinoamérica progresa bien pese a los obstáculos que puso la desaceleración económica. Heraldo Muñoz, subsecretario general de las Naciones Unidas y director de la oficina para América Latina y el Caribe del PNUD, hace un diagnóstico de la situación.

¿Qué evaluación hace del trabajo hecho y los logros alcanzados en el cumplimiento de los Objetivos del Milenio?

Hay un avance importante, particularmente en algunas de las metas, como reducción del hambre y pobreza. En los últimos años, 51 millones de latinoamericanos han salido de la pobreza e ingresado a las capas medias bajas como resultado de mejoras en la situación laboral y capacitación, el acceso a la educación primaria, el combate al sida y la inclusión social. Pero todavía hay rezagos en empoderamiento de la mujer, mortalidad materno-infantil e igualdad de género. Así que no podemos hacer un balance definitivo porque faltan dos años para llegar al año meta, pero hemos decidido impulsar un marco de aceleración en algunos países donde trabajamos a escala municipal.

¿En qué consiste y cómo funciona ese marco acelerador?

Se focaliza en las áreas donde hay más retraso, según la particularidad de cada país, pero el objetivo es no mirar simplemente lo que sucede a escala nacional, sino a escala provincial o regional para que los esfuerzos de inversión pública tengan mejor orientación.

¿Cómo vino a cambiar la crisis económica  la forma de trabajo para el desarrollo humano y qué puede pasar si se agrava?

La crisis tuvo su gran impacto, y de hecho lo sigue teniendo, pero la situación depende de las subregiones. En términos generales, Latinoamérica se ha recuperado más rápido y crecerá más de un 3%, lo cual es envidiable si uno mira a Europa. Lo que sucede es que economías más vinculadas a Estados Unidos, como México, Centroamérica y el Caribe, ven reducciones en su combate a la pobreza; a diferencia de Suramérica, cuyo comercio está más vinculado con Asia. Así que, en resumen, el avance en los objetivos estuvo muy alterado.

¿Hubo necesidad de replantearse los objetivos o las metas que se podían realmente alcanzar?

Eso depende de la orientación económica de cada país. Lo que pasó es que los que tenían políticas contracíclicas, es decir, que habían optado por ahorrar recursos en momentos de bonanzas de precios de commodities, tuvieron recursos para mantener el gasto social en un momento de estrechez; y los que no tenían esas políticas salieron más afectados, y al final eso es una mala receta, porque los que terminan pagando la cuenta de una desaceleración son los sectores más vulnerables.

¿Cuál es la visión del desarrollo humano de Centroamérica, que está tendiendo un crecimiento variado?

Yo más bien diría que Latinoamérica en general ha pasado un buen momento, la inversión sigue creciendo en algunos casos más que otros y hay una manutención de la democracia, aunque se puede hacer críticas sobre la calidad de esa democracia, y se ha disminuido la pobreza. El gran problema que tiene Latinoamérica es la desigualdad medida por ingreso per cápita, eso debe ser una prioridad política porque es desigualdad de ingreso, de género, étnica y territorial. La región es diferente, pero similar en esa desigualdad, y se requieren medidas urgentes como reforma fiscal, ya que la tributación es muy regresiva, dirigida al consumo como el IVA, en vez de tener impuestos directos a la propiedad e ingreso y la carga es muy baja para las tareas sociales que se requieren. Si vamos a atacar la desigualdad sostenidamente con recursos que permitan mejorar las condiciones de vida de la gente, va a requerir de reformas fiscales.

Ese tema siempre causa mucha incomodidad en el sector productivo, aduciendo que frena el impulso económico y que es mejor reducir el gasto. ¿Qué dice usted al respecto?

Hay que tener claro que los que pagan muy poco siempre plantean que hay que gastar bien. Yo creo que la respuesta es que hay que tributar más y gastar bien, porque el proyecto solo se puede hacer a través del consenso de todos los sectores con un objetivo común: invertir en calidad de salud y educación, porque eso es lo que saca a los países adelante y además es buen negocio. Lo alentador es que varios países han puesto el tema en agenda.

¿Cuál es la diferencia entre verdaderas políticas de desarrollo humano y medidas populistas?

El populismo tiene como característica apelar a la población con medidas que no son sostenibles y que no representan el consenso y eso nada tiene que ver con lo que estamos promoviendo, que es un proceso de diálogo en que se sostiene, se profundiza, la democracia, y al mismo tiempo se atacan los problemas de desigualdad, y la mayoría de países han sido pragmáticos en la agenda del cambio social pese a que puede haber discursos políticos floridos.

Centroamérica es considerada una de las regiones más violentas del mundo. ¿Cómo impacta la criminalidad en el desarrollo humano?

El tema de la violencia debe ser parte de la reflexión pos-2015, ya que en toda América Latina uno encuentra que la primera preocupación ciudadana es la inseguridad y el crimen. Ese es un mensaje muy poderoso y que tiene impacto en el desarrollo y el capital social. Tiene que ser una reflexión para que la cooperación internacional también vaya para la prevención de la violencia con un enfoque multidimensional que lo aborde no solo por el lado de la represión, sino de la prevención y creación de oportunidades para los jóvenes.

¿Qué pasará luego de alcanzar el año meta en 2015?

Los Estados miembros han concordado formular una agenda de lo que se ha llamado Objetivos del Desarrollo Sustentable, donde ha comenzado un proceso de consulta regional con un panel de alto nivel y será un insumo para que en septiembre de 2013 se defina la agenda y se tratará en un diálogo abierto. •

Quizá te pueda interesar

comments powered by Disqus