UE pedirá a G20 reafirmar compromiso de no manipular divisas

Etiquetas en: macro
Martes, 12 de Febrero del 2013 | Escrito por - EFE

La Unión Europea (UE) pedirá a sus socios del G20 que reafirmen su compromiso de no manipular el tipo de cambio de las divisas, lo que podría estar afectando al alza el valor del euro y causando un impacto negativo sobre la competitividad de la Eurozona y su recuperación.

"Hacer de los tipos de cambios un objetivo político para ganar competitividad por parte de cualquier socio iría en contra del espíritu de los acuerdos del G20 y vamos a recordarlo en Moscú. Espero que se refleje en el comunicado final del G20", señaló el vicepresidente económico de la Comisión Europea (CE), Olli Rehn.

Las palabras de Rehn aluden, sin mencionarlo directamente, a la política monetaria adoptada por Japón que mantiene artificialmente bajo el precio del yen, lo que favorece las exportaciones de este país.

El responsable de las políticas económicas y monetarias de la Comisión Europea recordó en una rueda de prensa que el G20 se ha comprometido a no intervenir en los mercados de divisas y a cooperar "como es apropiado", un compromiso que espera ver reafirmado en la próxima reunión del foro en Moscú.

Rehn se refirió al texto publicado por el G7 (Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Canadá, Italia y Japón) en el que confirmaba esta posición, que hoy ha distribuido el ministro británico de Economía, George Osborne, durante la reunión de titulares de esa cartera de la Unión Europea (Ecofin).

La cuestión de la fortaleza del euro ha sido puesta encima de la mesa por Francia, que teme los efectos que puede tener una divisa europea excesivamente fuerte sobre la recuperación económica, y que consultó la cuestión este lunes con el resto de los países que comparten la moneda única en el encuentro del Eurogrupo.

Tanto los 17 países del euro como el conjunto de Estados miembros de la Unión Europea han coincidido en llevar la cuestión a la cita que los ministros de Finanzas y los gobernadores de bancos centrales del G20 celebrarán el jueves y el viernes en Moscú.

"El G20 ha reafirmado en varias ocasiones el interés de sus miembros en un sistema monetario internacional fuerte y estable con tipos de cambio orientados por el mercado, que se basen en fundamentos económicos", es decir, sin intervenciones políticas, recalcó Rehn.

El vicepresidente de la CE celebró la publicación del comunicado del G7 y advirtió del peligro de que se desencadene una "guerra de tipos" en reacción a las políticas monetarias que algunos países practican.

"El exceso de volatilidad y los movimientos desordenados de los tipos de cambio pueden tener implicaciones adversas en la estabilidad financiera y económica, y por eso tenemos que apoyarnos en una activa coordinación política internacional para evitar una oleada de devaluaciones competitivas", afirmó.

Rehn advirtió que las manipulaciones del tipo de cambio puede tener consecuencias igualmente negativas sobre la economía.

"Los tipos de cambio nunca deben ser objetivos de las políticas, pero por supuesto tienen un impacto en el crecimiento y en la inflación y eso tiene un impacto indirecto en la toma de decisiones políticas relativa a las políticas monetarias y a otras áreas", recalcó.

En concreto, se refirió al efecto que un euro fuerte tiene sobre los países que presentan un déficit público excesivo, ya que ello lastra sus exportaciones, a la vez que subrayó que también "puede afectar al proceso de reequilibrio que se está llevando a cabo en la zona del euro".

Por su parte, el ministro español de Economía, Luis De Guindos, destacó que lo importante no es tanto la infra o sobrevaloración del cambio del euro sino "evitar movimientos excesivamente bruscos, la volatilidad".

De Guindos apuntó al riesgo de que esos movimientos distorsionen los flujos comerciales como otra de las razones "no solo para evitar una guerra de divisas, sino cualquier enfrentamiento".

Quizá te pueda interesar

comments powered by Disqus