El año más difícil del ciclismo

Etiquetas en: life-sports
Lunes, 17 de Diciembre del 2012 | Escrito por - DPA
Parecía imposible después del caso Festina en 1998 o la Operación Puerto en 2006, pero el ciclismo vivió en 2012 un año aún más difícil con la caída de Lance Armstrong, envuelto en quizá el mayor escándalo de doping de la historia.

El sufrimiento sobre la bicicleta y las victorias en la carretera quedaron enterrados por el terremoto Armstrong, que está haciendo temblar incluso los cimientos de la Unión Ciclista Internacional (UCI).

Tras la revelación del caso en octubre, el estadounidense entró en caída libre: perdió sus siete Tour de Francia, dejó la presidencia de su fundación contra el cáncer, sus patrocinadores se alejaron y ahora podría enfrentarse a pérdidas millonarias e, incluso, a una pena de prisión.

El informe de la Agencia Estadounidense Antidoping (USADA) que terminó con la carrera de Armstrong fue un "shock", pero el exciclista alemán Rolf Aldag resumió con una frase la verdad del caso: "Estoy conmocionado y sorprendido de que todos estén conmocionados y sorprendidos".

Durante muchos años hubo indicios y testimonios, pero no había pruebas sólidas de que el éxito de Armstrong estuviera basado en el doping. Todo salió a la luz en 2012: compañeros, médicos y directores de equipo, todos participaron.

El demoledor informe de la USADA aseguraba que el equipo del texano, el US Postal, "llevó a cabo el más sofisticado, profesionalizado y exitoso programa de doping en la historia del deporte".

Sus victorias en el Tour de Francia, entre 1999 y 2005, después de que se le diagnosticara un cáncer de testículo en 1996, ya no existen en la historia del ciclismo. Uno de los mayores milagros que vio el deporte terminó por no ser cierto.

La Unión Ciclista Internacional (UCI), una entidad cada vez más en entredicho a raíz del escándalo, aceptó las pruebas de la USADA, sancionó al corredor y declaró aquellos años como el "periodo negro", dejando sin ganador las siete ediciones porque la mayoría de los que escoltaron al texano en el podio estaban salpicados por casos de doping.

La caída del que fuera uno de los patrones de la ronda francesa, que tenía a políticos y a organizadores de carreras en el bolsillo, se expandió: algunos equipos despidieron a corredores, otros perdieron patrocinadores -Rabobank-, y la UCI vive su peor crisis desde el escándalo Festina en 1998.

El ente rector del ciclismo pretende lavar su imagen con una comisión de autoayuda para arreglar su pasado y construir su futuro, pero cada vez hay más voces que piden la dimisión de su presidente, Pat McQuaid, salpicado por el caso Armstrong.

El movimiento "Change Cycling Now" es uno de los más críticos con la UCI y uno de sus miembros, el tres veces campeón del Tour Greg LeMond, anunció que está dispuesto a desafiar a McQuaid en las elecciones presidenciales de 2013, un año que arranca a finales de enero con el juicio en España de la Operación Puerto.

A pesar del huracán que desató, Armstrong permaneció inmóvil: dos semanas después de que se le retiraran sus victorias en el Tour, subió una foto a Twitter en la que aparecía tumbado en un sofá observando sus siete "maillots" amarillos.

El escándalo le está saliendo cada vez más caro al excorredor. Aparte de todos los gastos en su ejército de abogados, varios patrocinadores, la empresa organizadora del Tour y el diario Sunday Times, al que Armstrong demandó hace unos años, exigen indemnizaciones por un valor de 2 millones de euros.

Además, el texano podría enfrentarse a una pena de prisión por perjurio tras haber asegurado que "nunca" se dopó. Su imperio se desmorona, pero él se mantiene firme: aún no confesó y no tiene previsto hacerlo por el momento.

Mientras el informe de la USADA se gestaba, el ciclismo vio por primera vez a un británico ganar el Tour de Francia, Bradley Wiggins, que semanas más tarde ganaría la contrarreloj de los Juegos Olímpicos de Londres.

El canadiense Ryder Hesjedal se impuso en un ajustado Giro d'Italia al español Joaquim Rodríguez. "Purito" quedó tercero meses más tarde en la Vuelta España, donde la victoria fue para el español Alberto Contador, en su primera carrera grande tras regresar de su sanción de dos años por doping.

Quizá te pueda interesar

comments powered by Disqus