Nadal vuelve a jugar

Etiquetas en: life-sports
Martes, 5 de Febrero del 2013 | Escrito por - DPA
Todas las miradas del mundo del tenis apuntarán mañana hacia el balneario chileno de Viña del Mar, el lugar elegido por el español Rafael Nadal para volver a pisar una cancha tras más de siete meses.

Pasaron 223 días desde su derrota en la segunda ronda de Wimbledon ante el checo Lukas Rosol y desde entonces no solo cayó del segundo al quinto lugar del ranking mundial, sino que también multiplicó las dudas sobre su futuro en el tenis.

Una tras otra se fueron sucediendo las renuncias: Juegos Olímpicos, US Open, Copa Davis, el Masters. Y cuando la doble lesión en la rodilla izquierda parecía darle una tregua apareció un virus estomacal que lo obligó a bajarse primero de Doha y después del Abierto de Australia.

Nunca había estado tanto tiempo fuera del tenis. Y nunca mejor momento para volver a las raíces, Latinoamérica, el lugar donde hace ocho años dejó de ser una promesa para empezar a construir la leyenda. En su superficie favorita, la arcilla, que también es la más benévola con sus articulaciones.

La llegada del español de 26 años provocó una verdadera revolución en Viña del Mar, el pequeño torneo que se juega frente a las frías costas del océano Pacífico y que en palabras de su entrenador, Toni Nadal, es en este momento "tan importante como Roland Garros".

Su presencia en Chile, adonde llegó el viernes, fue también un asunto de estado: desde un encuentro con el presidente Sebastián Piñera en el Palacio de La Moneda hasta una declaración como "visita ilustre" por parte de la alcaldesa de Viña del Mar, pasando por el ejército de fanáticos y periodistas que sigue cada uno de sus pasos en el país.

El entusiasmo es enorme, pero los objetivos del español son moderados en su primera semana. "Hay que tratar poquito a poquito, con la humildad de que las cosas no van a salir igual de bien que cuando me fui, hay que ser un poquito pacientes", pidió Nadal, que no descartó la posibilidad de caer en primera ronda. "Podría pasar".

Lo más importante para él pasa ahora por las "sensaciones" en la pista. Y por supuesto, por el estado de una rodilla izquierda que "está muchísimo mejor", pero que recién a fines de febrero estaría al cien por ciento.

El Nadal que debutará este miércoles en octavos de final ante el ganador del duelo entre los jóvenes argentinos Guido Pella y Federico Delbonis será también otro Nadal, con una nueva raqueta y un nuevo enfoque para sus negocios.

El arma de trabajo que estrenará es la Aeropro Drive de Babolat, un nuevo modelo que según la marca francesa le permitirá tener "más potencia, más top spin y más control", pero siempre basado en el tipo de raqueta que usa desde los 12 años.

"La raqueta al fin y al cabo siempre mejora. Año tras año siempre se van superando, pero yo creo que es una raqueta que conozco bien. Llevo años jugando con una raqueta similar, aunque siempre se va mejorando en pequeños detalles. Yo me siento muy cómodo y muy contento", explicó Nadal en diálogo con la agencia DPA.

"Veremos cómo se nos da en competición, esperemos que bien", agregó el español al término de un evento promocional en un lujoso hotel frente al mar, del que no tuvo más remedio que salir por la cocina ante el revuelo causado.

Y mientras Nadal se adapta a su nuevo modelo de raqueta, sus negocios adquieren una nueva dimensión. Carlos Costa, ex "top ten" y desde hace años manager de Nadal, dejó la agencia de representación IMG, la mayor en su rubro, para crear una sociedad familiar con Sebastián Nadal, el padre de Rafael.

El movimiento es el mismo que encararon hace ya meses el suizo Roger Federer y Tony Godsick, su mánager. Ya no hay comisiones que pagar ni nada que discutir: el control está totalmente en sus manos.

También será un circuito diferente el que encuentre Nadal a la vuelta. Un circuito sensibilizado en el asunto del doping tras la confesión del exciclista Lance Armstrong y que ya le hizo sentir el rigor al español con cuatro controles en dos semanas desde que anunció su vuelta.

"Que hagan los controles que haga falta", desafió Nadal. Pero con una exigencia: que sean "públicos". "Así la gente sabe realmente lo controlados que estamos", opinó.

No son pocas las diferencias que encontrará a su vuelta, y para algunas grandes figuras, pasará un tiempo hasta que Nadal vuelva a ser el Nadal de siempre.

"Creo que probablemente necesite tiempo para ser Nadal, sobre todo para que los otros jugadores piensen en él como el viejo Nadal. Los otros jugadores pierden mucho respeto por el nivel" de un tenista tras una pausa tan prolongada, aseguró el sueco Mats Wilander a DPA en Australia.

"Las expectativas son altas, le gente va a esperar de él que gane ya desde el principio", analizó en la noche del lunes en Londres el británico Andy Murray.

"Pero puede necesitar semanas o meses hasta volver a ser el viejo Nadal. Podría no tener el mismo (aura) desde el principio. Si no empieza en su mejor nivel podría perder. Pero si gana tres torneos eso cambia todo, los muchachos van a volver a preocuparse por él".

El regreso del mallorquín ocurrirá un día después de su presentación de esta noche en dobles junto al argentino Juan Mónaco ante los Lukas Dlouhy y Frantisek Cermak.

Ambos encuentros se jugarán en la cancha central del club Las Salinas, un bello escenario montado en el camino costero que une Viña del Mar con el exclusivo balneario de Reñaca, y que por unos días será el centro del universo tenístico.

Quizá te pueda interesar

comments powered by Disqus