Actualidad

9 de febrero 2020: el día que se resquebrajó la democracia en El Salvador

Hace un año, el presidente de la república, Nayib Bukele, ingresó a la Asamblea legislativa escoltado por militares y se sentó en la silla del presidente del Congreso. Organizaciones aseguran que marcó el inicio de la debacle democrática.

9 de febrero 2020: el día que se resquebrajó la democracia en El Salvador

9 de febrero 2020: el día que se resquebrajó la democracia en El Salvador

Hace un año, el 9 de febrero de 2020, la democracia salvadoreña vivió uno de los capítulos más grises de su historia. Un llamado hecho a los diputados, por parte del consejo de ministros, para una sesión plenaria extraordinaria acabó en una militarización del Salón Azul de la Asamblea Legislativa y con el presidente Nayib Bukele sentado en la silla del presidente del Congreso, Mario Ponce.

El ingreso de miembros de la Fuerza Armada, con armas largas, a la Asamblea tenía como objetivo presionar a los legisladores para la aprobación de un préstamo negociado con el Banco Centroamericano de Integración Económica por $109 millones para la fase II del Plan Control Territorial, una de las principales apuestas del Ejecutivo para entonces.

No se dio dicha aprobación, pero Bukele sí expresó que con el acto se evidenciaba "quien tiene el control".

El acontecimiento fue calificado por académicos, políticos y miembros de sociedad civil como un Golpe de Estado fallido, entendiendo el concepto como la "acción de fuerza contra los poderes públicos ejercida por una parte de los gobernantes o por agentes subalternos, sobre todo por militares y que tiende a derrocar el régimen establecido", según lo tiene establecido la enciclopedia jurídica.

Desde el Gobierno, y partidos políticos afines, se intentó desvirtuar la posibilidad de que se haya intentado un Golpe de Estado. "Aquí (en la Asamblea) no sucedió nada anormal", han repetido en diversas ocasiones algunos diputados del partido oficialista GANA.

“El 9 de febrero fue el arranque de la debacle democrática de nuestro país y el comienzo de un legado autoritario que dejará este Gobierno”.

Eduardo Escobar, director ejecutivo Acción Ciudadana.

Sin embargo, algunas voces nacionales e internacionales, sostienen que se trató de un punto de quiebre para la democracia, al cual se han aunado algunas posturas antidemocráticas de parte de Bukele y algunos de sus principales funcionarios, los cuales quedaron en evidencia durante la cuarentena que vivió el país por la pandemia del covid-19.

"Aquel incidente mostró una conducta autoritaria del presidente que fue señalada por las instituciones y organismos hemisféricos más relevantes. Los incumplimientos de sentencias de la Sala de lo Constitucional, los obstáculos al acceso a la información pública, los ataques a la libertad de prensa y la falta de transparencia en la administración de fondos públicos obliga al restos de actores políticos a ejercer un estricto control para evitar una abultada concentración de poder en el Ejecutivo", mencionó Luis Mario Rodríguez, director del Departamento de Estudios Legales de FUSADES.

"El 9 de febrero fue el arranque de la debacle democrática de nuestro país y el comienzo de un legado autoritario que dejará este Gobierno cuando abandone el poder. Obviamente esto desde una óptica de sociedad civil, academia, empresariado", comentó Eduardo Escobar, director ejecutivo de Acción Ciudadana.

Empero, asegura Escobar, en la sociedad la militarización no ha calado debido a que, a su criterio, "tenemos una sociedad autoritaria, una sociedad que aplaude la mano dura".

Organizaciones de la sociedad civil han previsto algunos actos para hoy con los que se pretende vibilizar los hechos acontecidos hace 366 días, los cuales aseguran, "nunca más" se deben repetir.

Por su parte, José Marinero, directivo de la Fundación DTJ, dijo que "un año después "está claro que el 9F no fue un exabrupto, un capricho, sino la expresión de una forma antidemocrática de ejercer el poder. El 9F evidenció que este es un Gobierno que pretende gobernar sin límites".

Entre ellos se encuentra la solicitud que realizará la Coordinadora Nacional de Movimientos Populares a la Fiscalía General de la República para que investigue los hechos ocurridos el año pasado.


 


9 de febrero | Para medios internacionales, el “9F” no fue “cool”

La reacción de medios de comunicación internacionales sobre la militarización de la Asamblea ocurrida hace un año remarcó la preocupación de la comunidad internacional por la situación política en El Salvador. Bukele dejó de ser visto como un “presidente millenial” y algunos portales de noticias, como Infobae, comenzaron a  referirse a él como “un modelo de autoritarismo millenial”. BBC Mundo, Deutsche Welle, CNN, entre otros, hicieron eco de la actuación de Bukele y dieron voz a quienes calificaron su actitud de intento de golpe de estado. El País, de España, fue el único que logró entrevistarlo. A este medio, Bukele le dijo que si fuera un dictador, ese mismo día habría tomado el poder.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines