Actualidad

A La Haya le urge más que a Londres lograr un acuerdo para después del Brexit

El optimismo nacional tras el aterrizaje en Países Bajos de proveedores financieros, multinacionales e instituciones como la Agencia Europea del Medicamento (EMA), que dejaron Londres por el Brexit, podría verse ensombrecido por el golpe que supone una falta de acuerdo en el comercio neerlandés, en el que el Reino Unido representa un 3 % del PIB y un 8 % del volumen comercial.

Foto: archivo

Alcanzar un acuerdo comercial para después del Brexit es "más importante" para Países Bajos que para la Unión Europea y el Reino Unido, según agencias del Gobierno neerlandés. Aunque beneficiada por el éxodo de muchas empresas que abandonan Londres antes del fin de año, La Haya es también el segundo socio comercial europeo del Reino Unido.

El optimismo nacional tras el aterrizaje en Países Bajos de proveedores financieros, multinacionales e instituciones como la Agencia Europea del Medicamento (EMA), que dejaron Londres por el Brexit, podría verse ensombrecido por el golpe que supone una falta de acuerdo en el comercio neerlandés, en el que el Reino Unido representa un 3 % del PIB y un 8 % del volumen comercial.

Las empresas neerlandesas activas en campos como la energía mecánica, equipos eléctricos, productos químicos y minerales, alimentación, textil y transporte siguen con miedo las reuniones en Bruselas y Londres de los últimos meses de 2020, con un ojo en los efectos financieros que les está provocando ya la pandemia y que multiplica sus preocupaciones.
 
MS IMPORTANTE QUE PARA BRUSELAS

Un divorcio sin acuerdo comercial golpearía sin piedad el cinturón central de Países Bajos, el Randstad, una de las mayores conurbaciones de Europa, que reúne a 8,2 millones de habitantes, la mitad del país. Tienen mucho que ganar, o perder, de un acuerdo.

Un análisis de la Agencia Holandesa de Evaluación Ambiental (PBL) acaba de señalar a las empresas neerlandesas como "las más afectadas de entre los socios comerciales europeos" del Reino Unido, y recuerda que, en Europa, existen "intereses opuestos divididos en una multitud de países y regiones", a pesar de compartir un espacio Schengen.

"El interés medio compartido es menor en la UE y el Reino Unido. Cerrar un buen acuerdo antes de fin de año es más importante para Países Bajos, y en particular para regiones del Randstad, que para la propia UE y el Reino Unido", sentenció la agencia oficial.
 
MEJOR Y PEOR ESCENARIO

Cuando el pasado enero el Reino Unido abandonó oficialmente la UE, se abrió un periodo de transición de un año que llega a su fin, y con él las mismas reglas estándar aplicadas a los productos de ambos lados del mar del Norte, comercializando sin impuestos fronterizos.

Las exportaciones de animales o plantas se realizan hoy sin problema, pero pronto será necesario verificar si un envío cumple con las normas del país receptor, con chequeos lentos y costosos a ambos lados de la frontera solo salvables si ambas partes establecen requisitos similares en muchos frentes.

Las normas británicas sobre ayudas estatales a empresas, fiscalidad, derechos laborales o requisitos medioambientales deberían ser, en líneas generales, las mismas que la UE.

En el peor escenario, habrá que revisar los términos de las exportaciones y negociar nuevos acuerdos para el transporte por carretera, aire y mar, en un "campo de juego desigual" al actual, con riesgo de un escenario de competencia desleal.
 
UN GOLPE DE 4.800 MILLONES DE EUROS

Un Brexit duro costaría "muchísimo dinero" a Países Bajos, solo superado por Alemania, según Johan Geeroms, director neerlandés de la aseguradora Euler Hermes, quien calcula que las exportaciones al Reino Unido se reducirán en un 10,5 %, lo que equivale a 4.800 millones de euros. El impacto total en la eurozona, dice, ascenderá a 33.000 millones.

Pero, recuerda, los efectos serían también "dolorosos" para los británicos: su economía se contraerá un 4,8 % el próximo año, las exportaciones del Reino Unido caerán un 15 % y la inflación superará el 5 % en los primeros seis meses de 2021.

La subida de precios a la que harán frente será un efecto de los aranceles de importación que se ahorran en la UE, los costes administrativos y de transporte, y una depreciación de la libra del 10 %.

Pero Geeroms no cree que un Brexit suave vaya a tener efecto cero en los negocios neerlandeses: calcula que las exportaciones hacia el Reino Unido podrían ser hasta 2.600 millones más bajas.

MULTAS PARA RETENER EMPRESAS

A pesar de que muchas empresas han optado por salir de Londres en busca de nuevas sedes europeas, hay multinacionales como las británico-neerlandesas de higiene Unilever y la petrolera Shell, que amenazan a La Haya con unificar sus oficinas centrales en la capital británica, cerrando las que tienen en Países Bajos.

Un proyecto de ley de la izquierda verde Groenlinks, de la oposición, propone un impuesto de "salida", que, de aprobarse, resultará en multas millonarias a las compañías que quieran marcharse a otro país (11.000 millones de euros en el caso de Unilever), en concepto de impuestos retroactivos por las pérdidas de ingresos que dejará de obtener Países Bajos. 

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines