Actualidad

Aerolíneas podrían comenzar a subir el precio de sus boletos 

Aerolíneas podrían comenzar a subir el precio de sus boletos 

Aerolíneas podrían comenzar a subir el precio de sus boletos 

El aumento de los precios de los combustibles ha representado un impacto importante para las aerolíneas, lo que implicaría que dichas compañías comenzarían, en algún momento no muy lejano,  a cobrar tarifas más altas en sus boletos. Así lo dejó entrever una nota del portal cnnespanol.cnn.com

 

A principios de esta semana, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo redujo, de hecho, su proyección de beneficios para este año en un 12 % culpando a los crecientes costos de los combustibles y de la mano de obra.  Solo en lo que va de 2018, el crudo Brent ha reportado un alza de 12 %, llegando a alrededor de $75.

 

Por eso no es extraño que, en abril pasado, el gerente general de American Airlines, Doug Parker, advirtiera ya: "Si los precios del combustible se van a detener aquí, esperaría ver tarifas más altas para los consumidores".

 

En línea con él, el gerente general de Delta, Paul Jacobson, una firma que el miércoles pasado anunció una reducción en su pronóstico de ganancias, también ha señalado: "Tenemos que ser un negocio al que se le pague el costo de nuestro producto. Cuando el costo de ese producto cambia, tenemos que adaptarnos al entorno de demanda y los precios adecuados".

 

"Cuando los precios del combustible suben, las tarifas tienden a subir, lo cual es natural en la mayoría de las empresas", refirió, por su parte, en una conferencia de la semana pasada, Scott Kirby, presidente de United Airlines.

 

Entrevistado por CNN, el analista de viajes y fundador de Atmosphere Research Group, Henry Harteveldt, aseguró que  las líneas aéreas tienen varias formas de aumentar sus tarifas. Algunas pueden realizar un aumento directo en el precio del boleto de hasta $10, sobre todo en vuelos de larga distancia o en asientos de clase ejecutiva. Otras, agregar recargos por combustible o vender menos asientos de los precios más bajos.

 

En todo caso, Harteveldt precisó que la a fuerte competencia entre los operadores debería limitar las fluctuaciones extremas de los precios: "Saben que si aumentan las tarifas demasiado, la demanda disminuirá", concluyó.

Lee también

Comentarios