Actualidad

Agricultores de Bolivia, Guatemala y Nicaragua avanzan con planes de negocio

Agricultores de Bolivia, Guatemala y Nicaragua avanzan con planes de negocio

Agricultores de Bolivia, Guatemala y Nicaragua avanzan con planes de negocio

Pequeños agricultores de Bolivia, Guatemala y Nicaragua se han beneficiado en los últimos años de ayuda técnica para mejorar los planes de negocio de sus productos, declaró hoy un experto de la FAO.

Jeffrey Campbell, de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), presentó en Roma las conclusiones de la primera fase de un programa para bosques y explotaciones agrarias que esa agencia ha implementado juntos a otros socios entre 2012 y 2017 en diez países, incluidos los tres latinoamericanos.

Un total de 937 organizaciones de pequeños agricultores han recibido apoyo financiero directo y entrenamiento para desarrollar los planes de negocio de unos 30 productos agrícolas diferentes, según Campbell.

Además de lograr aumentar los ingresos, el especialista destacó que se han transferido 114 títulos de propiedad de la tierra a comunidades locales de Gambia, se han cambiado hasta 33 políticas y han aumentado los intercambios de conocimientos entre países en desarrollo.

En Bolivia, se creó un programa de incentivos con más de 30 millones de dólares disponibles para organizaciones de pequeños productores de café en colaboración con una asociación empresarial y el Gobierno.

Además, más de 1.200 familias de campesinos e indígenas han recibido apoyo para mejorar el procesamiento de sus cultivos como el aaí (un tipo de fruta) y la recolección de frutos silvestres, de forma que se han preservado 8.731 hectáreas de bosques de castaña amazónica, señaló el embajador boliviano en Italia, Carlos Aparicio.

José Luis Crespo, representante de la Asociación de Organizaciones de Productores Ecológicos de Bolivia (AOPEB), sostuvo que han avanzado con la certificación de sus productos, pero aún necesitan más fondos para abrir un centro de comercialización, ser autosuficientes y no depender de la cooperación internacional.

En Nicaragua, la FAO documentó el crecimiento de los ingresos después de que mujeres indígenas recibieran formación para asociarse en cooperativas y mejorar sus productos, mientras que en Guatemala se crearon plataformas de diálogo intersectorial y se asesoró a las organizaciones de comunidades forestales. 

La siguiente fase, que la FAO busca financiar con 96 millones de dólares hasta 2022, pretende mejorar la resiliencia ante el cambio climático y las condiciones de vida de los productores familiares, incluyendo a las mujeres, los jóvenes y los indígenas en las cadenas de valor. 

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines