Actualidad

Armas de Argentina a Bolivia: el escándalo de presunta entrega de pertrechos durante las protestas bolivianas de 2019 por el que se denuncia a Macri

El gobierno de Alberto Fernández presentó una denuncia contra el expresidente Mauricio Macri por el presunto envío de armas y pertrechos a Bolivia en noviembre de 2019. El exmandatario rechaza la acusación y lo califica de "persecución".

Mauricio Macri
Getty Images
Mauricio Macri fue presidente de Argentina de 2015 a 2019.

Para el presidente de Argentina, Alberto Fernández, se trata de un asunto de "dolor y vergüenza" por el que pidió disculpas a Bolivia y anunció una denuncia contra su predecesor, Mauricio Macri.

Para el acusado, todo se trata de una "persecución" política en su contra, con motivaciones electorales.

La nueva disputa política en Argentina inició la semana pasada, luego de que el canciller de Bolivia, Rogelio Mayta, denunciara ante la prensa que Macri (2015-2019) envió "munición" para "reprimir" las protestas de finales de 2019, un día después de que Jeanine Áñez asumiera el poder interinamente.

El gobierno de Fernández, aliado político del de Bolivia, emprendió entonces una investigación que detectó "inconsistencias" en los registros de envío de pertrechos y otros materiales antidisturbios"no letales" al país vecino.

Por ello, el presidente confirmó el lunes la presentación de una denuncia contra Macri.

Señala a él y a otros funcionarios por el "envío ilegal de armamento y municiones" que presuntamente fue puesto "a disposición" de la presidencia de Áñez en la "represión" de manifestaciones.

Un enfrentamiento entre policías y manifestantes en Bolivia
AFP
Bolivia tuvo protestas que se tornaron violentas durante el conflicto electoral de 2019.

Macri rechaza las acusaciones y afirma que se trata de una "persecución" hecha pública para influir en las próximas elecciones primarias de septiembre en Argentina.

Estas son algunas claves sobre el presunto envío de pertrechos que eleva la tensión política en Argentina.

¿Qué se investiga?

La crispación social y política que siguió a las elecciones presidenciales de octubre de 2019 en Bolivia desembocó en la renuncia del presidente Evo Morales -que denunció ser víctima de un golpe de Estado- el 10 de noviembre de ese año.

Áñez asumió la presidencia boliviana el 12 de noviembre.

Un día después, un avión de la Fuerza Aérea argentina aterrizó en La Paz, la capital política de Bolivia, con guardias de la Gendarmería Nacional enviados para resguardar su embajada en Bolivia.

En el vuelo también fueron transportados pertrechos y equipo antidisturbios no letales, presuntamente, para uso de ese agrupamiento encargado de resguardar las fronteras argentinas.

El canciller boliviano, Rogelio Mayta, presentó el jueves pasado ante la prensa una carta, firmada por el general Gonzalo Terceros, en la que el entonces comandante de la Fuerza Aérea Boliviana agradece al embajador argentino en La Paz, Normando Álvarez, por la colaboración de entrega de equipo de seguridad "en el marco del apoyo internacional" bilateral "debido a la situación conflictiva que vive Bolivia".

Le detalla la recepción de una serie de suministros de "material bélico de agentes químicos" que incluyen 40.000 cartuchos de balas de goma AT 12/70, así como decenas de gases lacrimógenos y granadas de gas.

Ante la denuncia boliviana, una investigación iniciada por el Ministerio de Seguridad argentino detectó "inconsistencias" respecto al material autorizado para acompañar a la Gendarmería Nacional en Bolivia.

Fernández envió la semana pasada una carta al presidente de Bolivia, Luis Arce, en la que se disculpa por la "colaboración" de Macri con la "represión militar y policial" boliviana.

El lunes, tras presentarse la denuncia contra Macri, el presidente Fernández le dijo a la emisora Radio 10: "Me parece que es un tema muy grave".

"Que el gobierno argentino acepte rupturas institucionales en otros países y que además colabore con los que reprimen para favorecer el golpe es de una gravedad enorme. Por eso creo que era necesario hacer esta denuncia".

¿Qué "inconsistencias" hay?

Un informe preliminar difundido por el Ministerio de Seguridad de Argentina indica que la Agencia Nacional de Materiales Controlados (Anmac) autorizó, el 11 de noviembre de 2019, el envío a Bolivia de pertrechos para la agrupación "Alacrán" de la Gendarmería Nacional.

Se registraron 10 pistolas semiautomáticas, dos escopetas de repetición, cinco carabinas automáticas, dos ametralladoras, dos fusiles de repetición, 12 chalecos antibalas, 12 cascos balísticos, dos escudos balísticos; dos visores nocturnos y 8.820 municiones de distintos calibres, de las cuales 3.600 eran calibre 12/70.

La embajada de Argentina en La Paz
Getty Images
Argentina envió guardias para reforzar la seguridad de su embajada en La Paz.

Un día después se autorizó también el envío de 70.000 cartuchos antidisturbios, 100 spray de gas pimienta y 661 granadas de mano "de gas hostigamiento".

La Policía boliviana se encargó de registrar el armamento y municiones introducidos a su país, según dos informes del 12 y 28 de noviembre de 2019.

La reciente investigación argentina indica que hay "diferencias entre lo pedido y lo registrado por la Policía boliviana".

De los 70.000 cartuchos antidisturbios, la policía boliviana registró la entrada de solo 1.350 cartuchos. No hay registro de las granadas de mano ni los spray "que sí están en lo enviado por Argentina".

Por otra parte, las autoridades bolivianas anotaron la entrada de elementos como "mantas antibomba" y un detector de metales y otros objetos que Argentina no autorizó.

Elementos de la Gendarmería Nacional
Getty Images
La Gendarmería Nacional es la institución habilitada para resguardar fronteras y sedes diplomáticas de Argentina.

"La inconsistencia entre lo autorizado por la Anmac y lo autorizado y registrado por la Policía boliviana muestra diferencias sugestivas", dice el informe del Ministerio de Seguridad.

¿De qué se acusa a Macri?

La ministra de Seguridad de Argentina, Sabina Frederic, encabezó la presentación de la denuncia contra Macri y una decena de funcionarios de su gobierno.

Señala el presunto "envío ilegal de armamento y municiones a Bolivia perpetrado el 12 de noviembre de 2019 por el Gobierno Nacional encabezado por el expresidente Mauricio Macri, con la participación de altas autoridades del Poder Ejecutivo Nacional".

"La gravedad institucional del hecho se consolida al advertir que el material enviado tuvo como destino final a las Fuerzas Armadas que días antes habían derrocado" a Morales, dice la denuncia judicial.

Mauricio Macri y Patricia Bullrich
Getty Images
La denuncia señala al expresidente Macri y su ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Días después del envío, añade, se registraron "múltiples violaciones a los Derechos Humanos, entre ellas, las recordadas 'masacres' -según las calificó la propia Comisión Interamericana de Derechos Humanos- de Sacaba y Senkata".

¿Qué responde Macri?

El expresidente Macri no fijó una posición inmediata tras anunciarse la denuncia en su contra.

Pero el sábado pasado, en una entrevista con la agencia Efe, rechazó las acusaciones, que calificó como un "disparate", y denunció ser objetivo de una "persecución" del actual gobierno.

"Yo para esa época ya había perdido la elección [presidencial del 27 de octubre de 2019], así que fue hecho en coordinación con el gobierno que entraba", afirma el expresidente.

"Y hay mensajes de texto y WhatsApp que muestran esto. Además quedó claro que se informó de que un Hércules viajó ya con Morales fuera del poder, en el proceso del Congreso a designar una presidencia interina para defender la embajada argentina en Bolivia, donde además había varios funcionarios de Morales asilados", añadió.

Alberto Fernández y Evo Morales
Getty Images
Fernández es aliado político del expresidente de Bolivia Evo Morales (derecha) y el actual gobierno de Luis Arce.

Aseguró que la supuesta carta de agradecimiento nunca llegó a la embajada argentina en La Paz, y que los materiales en cuestión "son antidisturbios, no material bélico".

El exmandatario considera esta denuncia como parte de la disputa política de cara a las elecciones legislativas intermedias, cuyas primarias se celebran en dos meses.

"Han sido mucho los ataques. Eso muestra que están en una situación de debilidad y preocupados por el resultado electoral seguramente negativo que van a tener en noviembre, que tenemos elecciones de medio término para elegir nuevos miembros del Congreso", expresó.

El exmandatario se encuentra fuera de Argentina, en una gira por Europa, pero no pesa sobre él un pedido de detención.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines