Actualidad

Bloqueos proliferan en Nicaragua tras nuevos ataques a manifestantes

Bloqueos proliferan en Nicaragua tras nuevos ataques a manifestantes

Bloqueos proliferan en Nicaragua tras nuevos ataques a manifestantes

Los bloqueos en las carreteras de Nicaragua para protestar contra el Gobierno de Daniel Ortega proliferaron hoy en el país centroamericano, donde una crisis sociopolítica ha cobrado 48 muertos en 24 días, la mayoría entre el 18 y el 22 de abril pasado. Los obstáculos se multiplicaron en las carreteras del norte, centro, sur y Pacífico de Nicaragua, luego de que anoche las fuerzas de choque del Gobierno, conocidas como "turbas", la Juventud Sandinista y la Policía Nacional, atacaron dos universidades y varios barrios del ese de Managua. Esos ataques dejaron al menos un muerto y decenas de heridos, tres de ellos graves, según un reporte del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh). Los costos económicos a causa de la crisis todavía no han sido evaluados por el Gobierno ni por el sector privado. Los municipios que reportan bloqueos son Camoapa (centro), La Concepción (Pacífico), Juigalpa (centro), Managua (Pacífico), Masaya (Pacífico), Muelle de los Bueyes (centro), Nagarote (Pacífico) y Ticuantepe (Pacífico), que se unieron a otros que iniciaron ayer en Matagalpa (norte) y San Pedro de Lóvago (sur). Aunque en la mayoría de barricadas los manifestantes permiten el paso de vehículos de forma escalonada, en otros el tráfico está paralizado. Algunos de los bloqueos, como el de Nagarote, a 40 kilómetros al noroeste de Managua, afecta la Carretera Panamericana, sin embargo, los que se encuentran en el centro y sur de Nicaragua interrumpen la conexión del litoral Pacífico con el Caribe. La crisis en Nicaragua alcanza hoy su día 24, y es causada por continuas y multitudinarias protestas a favor y en contra del presidente Ortega, que comenzaron con el rechazo a unas reformas a la seguridad social y que continuaron tras su derogación, debido a los muertos a causa de la represión. Las protestas suman ya 48 muertos, según el Cenidh, que no descarta más víctimas mortales, a la vez que otras organizaciones humanitarias elevaron a 63 el número de los fallecidos. Un diálogo entre el Gobierno y el sector privado, con la Conferencia Episcopal (CEN) como mediadora, es visto como la solución a la crisis, pero no tiene fecha de inicio.

Lee también

Comentarios