Actualidad

CCI: "Los superávits comerciales podrían costar crecimiento y empleo"

CCI:

CCI: "Los superávits comerciales podrían costar crecimiento y empleo"

La directora ejecutiva del Centro de Comercio Internacional (CCI), Arancha González, advierte de que "la obsesión por alcanzar superávits comerciales es un mal cálculo", pues "podría costar crecimiento y empleo", en alusión al enfoque proteccionista de la Administración estadounidense. González hace esta advertencia en un artículo publicado hoy en Firmas de EFE (https://www.efedocanalisis.com/category/firmas/), en el que expresa su preocupación por que los "herederos intelectuales" de los mercantilistas del siglo XVI, especialmente Estados Unidos, "piensan que los superávits comerciales acarrean bienestar, empleo y crecimiento económico a nivel nacional, mientras que los déficits generan desempleo y pobreza". González expresa que "el beneficio principal del comercio son las importaciones: extranjeros mandándonos los resultados de su trabajo para que nosotros los disfrutemos, permitiéndonos así focalizarnos en lo que somos más competitivos". Por eso, un objetivo "efectivo" debe ser "reducir los esfuerzos de exportación necesarios para obtener una cantidad de importaciones dada", lo que los economistas llaman "mejorar las condiciones comerciales". Según la directora ejecutiva del CCI, "Adam Smith reconoció en 1776 que la verdadera riqueza de las naciones no era el oro y la plata en sus arcas, sino la productividad de su fuerza laboral" y, en ese sentido, escribió: "Nada puede ser más absurdo que toda esta doctrina sobre la balanza comercial". González cree que "el proteccionismo comercial difícilmente va a crear puestos de trabajo y prosperidad" porque "no hay una relación directa entre la balanza comercial de un país y su bienestar económico o las dinámicas de su mercado laboral". Y otra razón - agrega - es porque "en el superávit o déficit comercial de un país influye menos el contenido de sus acuerdos comerciales -aranceles, cuotas, reglamentaciones y demás - que el equilibrio entre ahorro interno y la inversión en su propia economía". "Países con déficit gastan más en importaciones de lo que ganan de las exportaciones, y toman prestado del resto del mundo para compensar la diferencia. En cambio, las economías con superávit ganan más de las exportaciones de lo que pagan por las importaciones, así que prestan al resto del mundo", matiza Arancha González.

Lee también

Comentarios