Actualidad

Colombia: consumo de hogares, casi 3 años creciendo por encima del PIB

El crecimiento de la economía del país en el segundo trimestre del año sorprendió positivamente. Con un fuerte impulso dado por el consumo de los hogares, el producto interno bruto (PIB) se expandió 3 por ciento, por encima del 2,9 por ciento que esperaba la mayoría de analistas.

El empujón dado a la economía por los hogares hizo que entre las distintas actividades productivas, el comercio fuera la de mayor crecimiento, con 4,8 por ciento. Además, aportó el 27 por ciento del crecimiento total del trimestre.

Tras conocer el resultado de este periodo, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, ratificó la expectativa de crecimiento que tiene el Gobierno para el año, que es de 3,6 por ciento, pese al riesgo de recesión global, manifestado en las turbulencias de los mercados en los últimos días, principalmente por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que le han pegado a la moneda nacional y a las acciones.

“Aún estamos por debajo de lo que quisiéramos, pero la economía está rebotando y está mejor de lo que mucha gente cree. De hecho, si no fuera por la turbulencia internacional, ya podríamos estar pensando en crecimientos de 4 o 4,5 por ciento. La turbulencia nos reduce las expectativas en un punto, es decir, no hay ninguna razón para revisar a la baja el 3,6 por ciento”.

Sobre el dinamismo mostrado por el comercio –que incluye los comercios al por mayor y al por menor, el transporte, el alojamiento y los servicios de comida–, el ministro de Comercio, José Manuel Restrepo, destacó que el resultado es el más alto de ese sector “en los últimos cuatro años. Estos números prueban que la reactivación económica no tiene reversa”.

Un hecho que se destaca del informe del Dane es el crecimiento positivo de todas las ramas. Tres actividades de la economía subieron por encima del 4 por ciento. Además de comercio, las actividades financieras crecieron 4,6 por ciento y comunicaciones e información 4,2 por ciento. En tanto que agricultura y minas y canteras lograron crecer al 1,5 y al 1,2 por ciento, respectivamente.

La construcción sigue tímida, pero da señales de empezar a expandirse. Foto: iStock

El resultado del segundo trimestre fue recibido con optimismo por la calificadora Moody’s, que dijo que “confirma que la economía está en una senda de recuperación. Si bien, condiciones externas más adversas de lo esperado pueden llevar a que la tasa anual esté por debajo de nuestro pronóstico (3,3 %), esperamos que la economía colombiana siga alineada con nuestro escenario de tasas anuales de 3 a 3,5 por ciento entre 2019-2021”.

¿Qué les pasó a los minerales?

Entre las cifras reveladas por el Dane llama la atención el tímido incremento de los minerales, toda vez que el petróleo ha tenido una producción relativamente alta de 892.338 barriles diarios y es el que más pesa en esta rama. Sin embargo, empujó mucho a la baja el carbón, que decrece en 4,4 por ciento, con una caída importante de los precios internacionales.

Solo dos de las actividades tuvieron un dinamismo cercano al cero y ellas son, precisamente, las que más aportan empleo. Se trata de industria y construcción. Cada una tuvo un crecimiento del 0,6 por ciento. Este último sector incluye edificaciones (construcción de viviendas, oficinas, etc.), que bajó 5,6 por ciento, más las obras civiles (particularmente construcción de carreteras y otras obras de ingeniería) que dio un salto de 13,9por ciento. 

Juan Martín Caicedo, presidente de la Cámara Colombiana de Infraestructura, relaciona el fuerte impulso de esas obras con “el compromiso y la tarea del sector privado, y de manera particular, de las concesiones viales a cargo de los proyectos 4G y sus socios”.

Y sobre el dinamismo que le inyectan a la construcción los proyectos de vivienda, Sandra Forero, presidenta de Camacol, dijo que “el sector edificador ha estado expuesto a un menor nivel de actividad y a ciclos más largos de oferta y demanda afectado por un contexto económico con bajos niveles de confianza y menor generación de empleo”.

Por su parte, Julián Domínguez, presidente de Confecámaras, comentó que el PIB “demuestra la resiliencia de la economía colombiana frente a un entorno mundial con bastantes turbulencias”. Agregó que “el llamado es a seguir trabajando en generar confianza, como lo ha venido haciendo el Presidente Duque al apoyar el empresarismo y emprendimiento”.

En la presentación de los resultados, el Dane también divulga el dato de crecimiento desestacionalizado, que el Banco de la República prefiere para sus análisis. Este muestra un crecimiento aún mayor, de 3,4 por ciento. En este cálculo se ‘limpian’ posibles sesgos que produce el hecho de que haya más o menos días hábiles, y este año la Semana Santa, por ejemplo, fue en el segundo trimestre, y el año pasado, en el primero.

Consumo de hogares lleva 11 trimestres con ritmo mayor al del PIB

Tanto el consumo de los hogares como la inversión tuvieron crecimientos superiores a la producción total. El consumo de las familias se expandió en 4,6 por ciento y el de la inversión, en 4,3 por ciento. Esto refleja que fueron las compras de las personas y de las empresas las que dieron el mayor impulso al resultado final, lo que está en línea con el crecimiento del comercio. De hecho, el consumo de los hogares pesa el 70 % del PIB en el segundo trimestre ($ 7 de cada $ 10).

Sin embargo, el hecho de que lo que consumen e invierten los hogares y las empresas crezca más que la economía total significa que están adquiriendo más bienes importados. Es así como, en el informe del Dane, se registra que las importaciones aumentaron 8,2 por ciento. Si bien el aumento de compras de bienes extranjeros puede mostrar más confianza, en lo inmediato le resta al crecimiento económico.
De otro lado, hay que destacar que el crecimiento del consumo de las familias colombianas lleva 11 trimestres a un ritmo mayor que el de toda la economía.

El resultado del primer trimestre fue mayor

El Dane revisó la cifra de crecimiento del primer trimestre de este año, la cual había sido anunciada a finales de abril en 2,8 por ciento. Según la entidad, el crecimiento de ese periodo fue realmente de 3,1 por ciento. 

El director del Dane, Juan Daniel Oviedo, explicó que la cifra de crecimiento del primer trimestre se proyectó “con información preliminar del recaudo de impuestos de la Dian, de la Adres –que maneja la seguridad social– y del Fomag (Fondo del magisterio), que en ese momento aún no había incorporado sus estados financieros acerca de la remuneración de asalariados de la educación pública”. Ovideo agregó que “las revisiones son necesarias, son el reflejo de la capacidad del Dane para brindar información más precisa”.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines