Actualidad

Costa Rica obligada a replantear diálogo fiscal tras intento fallido

Las organizaciones solidaristas, los productores agrícolas, grupos de mujeres, iglesias y municipalidades tendrían dos sillas cada uno, mientras que los grupos comunales, estudiantes universitarios y agencias de desarrollo contarían con un espacio cada uno.

El país cumplió este miércoles dos semanas de protestas de grupos sociales y sindicales en contra de un eventual acuerdo financiero con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y de nuevos impuestos. | Foto: archvo/EFE

Costa Rica deberá replantear el proceso de diálogo que discuta soluciones a los problemas fiscales del país, luego de que el intento de conformar una mesa multisectorial fracasara este jueves debido al rechazo de varios sectores, entre estos la cúpula empresarial.
El director del Programa Estado de la Nación del Consejo Nacional de Rectores, Jorge Vargas, a quien se le encargó la organización del proceso de diálogo, anunció este jueves que "la mesa no pudo ser conformada dentro de los términos de la convocatoria".

De los 29 cupos de la mesa, 12 fueron confirmados, cuatro declinaron, siete no respondieron y dos solicitaron más tiempo para responder. Los restantes cuatro correspondían a representantes del Gobierno.

Uno de los que declinó participar fue la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP), que adujo que el proceso no garantiza la representación de todos los sectores.

Este poderoso grupo empresarial invitó al Gobierno a unirse a otro proceso de diálogo que lleva adelante la Asamblea de Trabajadores del estatal Banco Popular.

Los sindicatos tampoco confirmaron su asistencia a la mesa multisectorial, que fue convocada el pasado domingo por el presidente del país, Carlos Alvarado, y el presidente del Congreso, Eduardo Cruickshank, en medio de protestas sociales que se desarrollan desde el 30 de septiembre en rechazo a un eventual acuerdo financiero por 1.750 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

EL DIÁLOGO VA, DICE EL GOBIERNO

Alvarado y Cruickshank emitieron este jueves un pronunciamiento conjunto en el que afirman que a pesar de este traspié, continuarán con los esfuerzos por conformar una mesa de diálogo.

"Se hace necesario construir un nuevo mecanismo. Nuestra convocatoria sigue abierta porque Costa Rica necesita dialogar para resolver la emergencia fiscal. Trabajaremos en las próximas horas y días de manera multisectorial para alcanzar la mejor fórmula que permita concretar el diálogo", indica un pronunciamiento.

La metodología de la mesa multisectorial estipulaba que se establecería únicamente si todos los convocados aceptaban el llamado.

La mesa estaría confirmada por cuatro sillas para el Poder Ejecutivo, y la misma cantidad para la empresa privada, los sindicatos y las cooperativas.

Manifestantes chocan con efectivos antidisturbios durante una protesta en contra de un eventual acuerdo del Gobierno costarricense con el Fondo Monetario Internacional. | Foto: EFE

Las organizaciones solidaristas, los productores agrícolas, grupos de mujeres, iglesias y municipalidades tendrían dos sillas cada uno, mientras que los grupos comunales, estudiantes universitarios y agencias de desarrollo contarían con un espacio cada uno.

Según las proyecciones oficiales, Costa Rica cerrará el 2020 con un déficit fiscal del 9 % del producto interno bruto (PIB), la deuda en torno al 70 % del PIB y una caída económica del 5 %, números que se han deteriorado por la pandemia de la covid-19.

La intención del Gobierno de negociar con el Fondo Monetario Internacional un acuerdo por 1.750 millones de dólares, que contemplaba nuevos impuestos y la venta de activos, generó desde el 30 de septiembre protestas sociales que han tenido episodios violentos.

Manifestantes increpan a la policía durante una protesta en contra de un eventual acuerdo del Gobierno costarricense con el Fondo Monetario Internacional. | Foto: EFE

El 4 de octubre el presidente Alvarado descartó la propuesta al FMI ante la falta de apoyo político, y una semana después convocó a la mesa de diálogo multisectorial que no pudo ser conformada.

Sin embargo las protestas continuaron, aunque muy debilitadas hasta el punto que este jueves no se reportaron bloqueos de carreteras, que había sido el método utilizado por el llamado "Movimiento Rescate Nacional", organizador de las manifestaciones.

DENUNCIAS PENALES CONTRA LOS LÍDERES DE LAS PROTESTAS

Este jueves el Ejecutivo denunció ante el Ministerio Público a los líderes del "Movimiento Rescate Nacional", entre ellos el exdiputado Célimo Guido, por los presuntos delitos de asociación ilícita, instigación pública, obstrucción de vía pública, entorpecimiento de servicios públicos, motín, atentado, incendio o explosión.

"La acusación recae ante la atribución de los denunciados como representantes de diversos sectores para incitar a la ciudadanía a bloquear calles. Los hechos provocaron que manifestantes obstruyeran puertos, calles y vías principales de las rutas más importantes del país, ocasionando entorpecimiento de servicios públicos y desencadenando actos violentos y vandálicos", señala el comunicado oficial.

Un hombre participa junto a cientos de personas en una protesta por las inmediaciones del aeropuerto Juan Santamaría. | Foto:EFE

Durante las dos semanas de protestas ocurrieron enfrentamientos entre la Policía y manifestantes que dejaron como saldo más de 100 policías y un número no cuantificado de manifestantes heridos; más de 100 detenidos y vehículos policiales incendiados o con daños.

La Fiscalía notificó este jueves a los dirigentes del "Movimiento Rescate Nacional" sobre otra denuncia presentada por un ciudadano por el delito de instigación pública, y sobre la cual deberán presentarse a declarar en los próximos días.

Este grupo no fue convocado al proceso de diálogo. 

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines