Actualidad

Crisis sociopolítica alcanza los hackeos a internet domiciliario en Nicaragua

Crisis sociopolítica alcanza los hackeos a internet domiciliario en Nicaragua

Crisis sociopolítica alcanza los hackeos a internet domiciliario en Nicaragua

La crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua alcanzó hoy el campo de la tecnología, ya que cientos de usuarios de la trasnacional mexicana Claro denunciaron hackeos en sus conexiones inalámbricas.

Según los denunciantes, en su mayoría personas naturales, sus nombres de usuario ante la compañía fueron sustituidos en horas de la madrugada por la frase "Quiten los tranques", lo que causó alarma, ya que se trata del mensaje principal del Gobierno de Nicaragua en medio de una crisis que ha cobrado al menos 127 muertos.

La firma Claro, del magnate mexicano Carlos Slim, no se pronunció de inmediato sobre el tema, pero a mediados de la semana, cuando unos pocos clientes habían denunciado un hackeo parecido, negó casos de su tipo de manera rotunda.

Esta misma madrugada el Gobierno denunció el incendio de la Radio Nicaragua, emisora oficial, y responsabilizó de la quema a "vándalos de la derecha golpista", sin especificar sus identidades.

El siniestro desató críticas en las redes sociales, espacios donde la población señaló al Gobierno de Daniel Ortega por el incendio, ya que supuestamente se dio en circunstancias parecidas a las de otros edificios públicos, y que no han sido investigadas por la Policía Nacional.

Horas antes algunos de los 52 bloqueos de carreteras dispersos en todo el país, así como la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua) habían sido atacados por agentes policiales y por fuerzas de choque oficialistas conocidas como "turbas", y a las que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) llamó "parapoliciales".

Los ataques, realizados casi de manera simultánea, cobraron la vida del joven de 19 años Chester Javier Chavarría, un estudiante de la UNAN-Managua que estaba dentro del campus cuando un grupo oficialista atacó de forma repentina, según la denuncia de la Coalición Universitaria.

Los manifestantes, conocidos como "autoconvocados" porque no siguen a un líder, confirmaron esta mañana que los ataques supuestamente perpetrados por el Gobierno fueron infructuosos, ya que no desmontaron los tranques establecidos en las vías.

La violencia, que parecía haber mermado ayer jueves, volvió tan sólo horas después de que Ortega pidió a la Conferencia Episcopal de Nicaragua tiempo para "reflexionar" sobre el pedido de la población para "democratizar" el país, lo que se traduce en su salida del poder.

Nicaragua cumple hoy 52 días de una crisis sociopolítica, la más sangrienta que vive el país centroamericano desde los años 80, que ha dejado al menos 127 muertos y más de un millar de heridos, según la CIDH.

Las protestas contra Ortega y contra su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción. 

Lee también

Comentarios