Actualidad

Cristoffer, el joven que se salvó de migrar

Como parte del programa Renacer, ha llegado a Grupo Unicomer, donde espera sea su primer empleo.

Deprimido y acongojado, Cristoffer Martínez había decidido embarcarse y migrar hacia España a buscar trabajo. Tenía apenas 18 años, pero vivir en un hogar de escasos recursos y soñar con ir la universidad y no lograrlo lo había derribado.

“Todo me hacía recordar que no lo había logrado, me quería alejar”, comenta al recordar cómo se frustraban los intentos de buscar una beca.

Gracias al ejemplo de uno de sus tíos, estaba decidido en que quería ir a la universidad. En pleno bachillerato ya sabía que quería ser contador.

“Me encantó la palabra objetividad del perfil de contador, hacer lo correcto sin importar qué digan los demás”, recuerda.

Recién graduado de bachillerato y casi con las maletas hechas, un joven de la iglesia a la que asistía su madre le cambió todos los planes. Lo llevó al hogar Mercedarios, una instancia de la Asociación de Religiosos, que le otorgó una beca, techo y comida. Su sueño había iniciado.

“Fue como que Dios me dijo ‘te tengo que recordar que no es tu tiempo, es el mío’ porque yo había hecho tantos intentos y no se me había dado y de repente me envía todo en bandeja de plata”, comenta.

Entonces dejó su natal Acajutla, en Sonsonate, e inició sus estudios en la capital con el apoyo del hogar.

Ahí conoció lo que califica como una de las oportunidades más grandes de su vida. La Fundación Renacer lo sumó a su programa y ahora busca su primer empleo.

Se encuentra capacitándose con Grupo Unicomer, una de las empresas que ha decidido apoyar a 10 jóvenes dentro de la fundación. Cristoffer a sus 21 años tiene la férrea convicción de que lo van a contratar con lo que espera ayudar a sus tres hermanos menores, quienes aún esperan encontrar una oportunidad para salir adelante.

“A nosotros como jóvenes nos dicen que salgamos adelante, pero son pocos los que te ayudan y te dan la mano. Sin embargo, don Ricardo y don Fernando Poma verdaderamente nos han dado la mano con toda la gente que integra Fundación Renacer”, asegura.

Cristoffer ya vive solo y además de ser contador quiere ser auditor y certificarse en neuromarketing. No hay límites.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines