Actualidad

Diversificar las exportaciones mejoraría crecimiento económico de Costa Rica, señala Banco Mundial

Un reciente estudio del organismo internacional señala que el país tiene oportunidades sin explotar en términos de mejorar la calidad de los productos para los cuales cuenta con ventajas comparativas

Según el Banco Mundial, Costa Rica aún se encuentra en un nivel intermedio de diversificación de la exportación, por lo que se debe trabajar en estrategias para mejorar dicho rubro. | Foto: Rafael Pacheco.

Un reciente estudio del Banco Mundial sobre Costa Rica destaca la oportunidad del país en diversificar los productos de exportación para un crecimiento más acelerado de la economía nacional luego de la crisis por la covid-19, la creación de nuevos empleos y generar mayor resistencia a volatilidades del mercado internacional.

Si bien Costa Rica migró de la dependencia de exportaciones de bienes agropecuarios a la exportación de software e instrumentos de precisión, la diversificación continúa siendo clave para el crecimiento sostenible.

Si se utilizan precios unitarios como indicadores indirectos de calidad, el informe del Banco resalta que Costa Rica tiene oportunidades sin explotar en términos de mejorar la calidad de los productos para los cuales cuenta con ventajas comparativas.

“Exportaciones clave como piñas y dispositivos ortopédicos ofrecen las mejores oportunidades para mejorar la calidad, seguidas de preparados alimenticios y bananas”, señaló el Banco Mundial en el reporte Desatando el potencial de crecimiento Costa Rica, publicado el 17 de junio.

El país aún se encuentra en un nivel intermedio de diversificación y produce un número relativamente grande de bienes que muchos otros países pueden producir.

Lo anterior difiere respecto a otros países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que mantienen mayor diversificación y menor ubicuidad (suelen exportar gran variedad de productos fabricados por un número relativamente pequeño de países).

“Dado que es una economía pequeña y abierta, debería seguir una estrategia exportadora para generar puestos de trabajo, crecimiento sostenible y cerrar la brecha de ingreso con los países ricos. La diversificación económica es crucial para el desarrollo a largo plazo de Costa Rica”, señala el estudio, que fue presentado este martes 22 de junio por la organización.

En la presentación virtual de la investigación, este martes 22 de junio, participó el ministro de Comercio Exterior (Comex), Andrés Valenciano, quien señaló que actualmente Costa Rica exporta más de 4.000 productos a unos 130 países del mundo y se ha logrado diversificar la oferta de bienes y servicios en los últimos años, lo que permitió una mayor resiliencia ante la pandemia.

“¿Cuál es el reto? La creación de nueva oferta exportadora, nuevos exportadores con valor agregado y a diferentes nichos. Estamos trabajando en el fortalecimiento de la plataforma comercial a través de modernizar acuerdos que ya tenemos (...) y el apoyo de nueva oferta con programas como Greentech o Descubre”, comentó el jerarca.

Actualmente, los dispositivos médicos y de precisión se mantienen a la cabeza de las exportaciones. Según datos de Procomer, es el principal sector exportador de Costa Rica, con una participación de 35% en el total de lo enviado durante los primeros cinco meses del 2021.

En términos generales, el informe del Banco Mundial agrega que si bien Costa Rica muestra importantes avances sociales y económicos en las últimas tres décadas, como una mayor incorporación a la economía mundial por medio de la Inversión Extranjera Directa (IED), algunos obstáculos para alcanzar una calidad de vida más elevada continúan latentes.

“La débil situación fiscal sigue siendo una desventaja, los grandes déficit fiscales elevaron la deuda pública, restringiendo el crecimiento económico y amenazando los notables logros costarricenses”, señala el estudio.

Limitaciones del crecimiento

El Banco Mundial también destacó, como obstáculos para el crecimiento económico, los altos niveles de desempleo, informalidad y brecha de género que aún persisten en el país y que se agravaron con la pandemia de la covid-19.

Dentro de las limitaciones para un crecimiento acelerado se incluyeron factores como la brecha en infraestructura (tanto vial como portuaria y ferroviaria), la escasa innovación, el desarrollo del sector financiero y el bajo cumplimiento de los derechos de propiedad.

En cuanto al sistema financiero nacional, el informe señala que en materia de competencia y profundidad del mercado, Costa Rica se encuentra lejos de sus comparadores estructurales y aspiracionales (países OCDE).

El Banco Mundial también aseguró que para Costa Rica es vital mejorar el desempeño en innovación, para cerrar la brecha de productividad. “Esto requiere una mayor colaboración entre universidades y empresas a través de cambiar la manera en que la investigación pública se financia, para aumentar los incentivos para que las universidades eleven la calidad y pertinencia de sus investigaciones e innovaciones”, se explica.

El crecimiento de la productividad laboral desde 1991 fue más alto en Costa Rica que en los demás países de América Latina y el Caribe, aunque no tanto como en sus comparadores de la OCDE, lo que ha impedido la convergencia de ingresos.

Por otro lado, el estudio incluye un escenario de reformas en la productividad total de los factores (PTF) que incluye un mayor impulso a los temas de en innovación, educación, eficiencia del mercado, infraestructura e instituciones.

El organismo compara un escenario base y otro con reformas; en el segundo, el crecimiento anual del producto interno bruto (PIB) per cápita sería, en promedio, 2,2 puntos porcentuales más alto que en el escenario base y la tasa de pobreza sería un punto porcentual más baja que en el escenario base, al cabo de cuatro años.

Brecha de género

Por otro lado, el estudio de la institución enfatiza en la brecha de género que aún se mantiene en el ámbito laboral. Para el Banco, elevar la inversión y la tasa de participación de la fuerza laboral, en particular a partir de una reducción de las grandes brechas de género, ayudaría a acelerar el crecimiento económico del país.

Incluso, utilizando un modelo de equilibrio general computable (EGC), este informe halló que aumentar la participación de la mujer en la fuerza laboral hasta la mitad del nivel de los hombres eleva el PIB en 6,4% para el año 2030.

“La participación de la mujer en la fuerza laboral sigue estando muy por debajo del promedio para la OCDE y los demás países latinoamericanos. De acuerdo con la OCDE, en Costa Rica alrededor de la mitad de las mujeres que están inactivas informan que sus responsabilidades de cuidado familiar son la principal causa de que no estén buscando o desempeñando un trabajo”, cita el informe.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines