Actualidad

Duque toma la delantera en segunda vuelta presidencial en Colombia

Duque toma la delantera en segunda vuelta presidencial en Colombia

Duque toma la delantera en segunda vuelta presidencial en Colombia

El protegido de Uribe culmina su notable ascenso con un éxito electoral.

 A medida que surgieron los resultados de la primera ronda de las elecciones presidenciales en Colombia, uno de los políticos más poderosos y controvertidos del país se sentó en su rancho en la región noroccidental de Antioquia y vio los acontecimientos en la televisión con satisfacción.

Por primera vez, el expresidente Álvaro Uribe no tuvo necesidad de estar involucrado en el proceso político de Bogotá. Su candidato a la presidencia, Iván Duque, estaba haciendo todo bien sin él.

Hacia el final de la noche del domingo, el Sr. Duque, un abogado de derecha de 41 años, educado en Georgetown, había obtenido 39.1 por ciento de los votos, 14 puntos porcentuales por encima de su rival más cercano, Gustavo Petro, exguerrillero y exalcalde de izquierda de Bogotá.

Los dos candidatos se enfrentarán en una segunda vuelta el 17 de junio, pero parece casi seguro que el Sr. Duque, conocido por ser pro mercado, ganará y será coronado como el líder más joven en la historia del país.

Es un ascenso notable para un hombre con poca experiencia política. Después de haber trabajado durante más de una década en el Banco Interamericano de Desarrollo en Washington, el Sr. Duque se desempeñó como senador por un único período de cuatro años hasta el mes pasado, cuando renunció para concentrarse en su candidatura presidencial.

Durante la campaña, el Sr. Duque ha sido conciso y consistente. Parado en el escenario con una camisa de cuello abierto en la celebración de su victoria el domingo por la noche, parecía estar relajado y listo para la segunda vuelta, instando al Sr. Petro a comprometerse a participar en una pelea limpia. "Estoy convencido de que la esperanza puede superar el odio de clase", dijo.

El Sr. Duque ha prometido recortar los impuestos de las empresas y apoyar la iniciativa privada. Sin embargo, además de su enfoque pro mercado, el ascenso del Sr. Duque ha sido impulsado por el respaldo del Sr. Uribe.

El expresidente de 65 años tiene muchos seguidores devotos entre los colombianos que recuerdan su cruzada contra el grupo guerrillero marxista, las FARC, durante sus ocho años en el cargo, aunque los opositores censuraron a su administración por abusos contra los derechos humanos que según ellos fueron cometidos durante la campaña contra las FARC.

Pero los críticos dicen que si el Sr. Duque gana, el Sr. Uribe — mucho más experto en temas políticos, quien sigue siendo un senador influyente y popular y quien ha elogiado al Sr. Duque por su combinación de "firmeza y decencia" — será el poder detrás del trono.

Ambos hombres han criticado el acuerdo de paz de Colombia con las FARC, diciendo que es demasiado indulgente. El Sr. Duque ha dicho que fue un error otorgar 10 escaños en el Congreso a las FARC como parte del acuerdo, y cree que los ex guerrilleros acusados de narcotráfico deberían ser juzgados en tribunales convencionales en lugar de un tribunal especial. Si es elegido, es probable que trate de deshacer partes del acuerdo.

"Hay un límite a lo que el presidente podría hacer para hacer retroceder el proceso de paz porque el tribunal constitucional ya ha dicho que debe ser protegido", dijo Oscar Palma, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Rosario en Bogotá.

Económicamente, el Sr. Duque respalda los mercados libres, pero, aunque algunos economistas celebran su promesa de recortar los impuestos corporativos, temen que pueda hacer más difícil que Colombia alcance su objetivo de reducir el déficit estructural de 1.9 por ciento del PBI a 1 por ciento para el 2022.

"Los riesgos fiscales del país son abundantes y somos escépticos de un plan que se centre principalmente en los elementos favorables al crecimiento de impuestos más bajos", dijo el banco de inversiones Nomura en una nota de investigación reciente.

El candidato que asuma el cargo del actual presidente Juan Manuel Santos el 7 de agosto heredará una economía que ha crecido por debajo de 2 por ciento en los últimos dos años, pero que se está recuperando, debido en parte a los precios más altos del petróleo. El gobierno y el banco central esperan un crecimiento de 2.7 por ciento este año y hasta 3.7 por ciento el próximo año.

Venezuela también será un gran problema para el presidente entrante, con más de 1 millón de venezolanos que han invadido la frontera para escapar del colapso del estado de Nicolás Maduro.

Las tensiones con Caracas podrían aumentar si el Sr. Duque asume la presidencia. Si el Sr. Petro gana, es probable que adopte una postura más conciliatoria. En el pasado se ha aliado con el fallecido líder socialista venezolano Hugo Chávez, aunque ha tratado de distanciarse del régimen de Maduro, describiéndolo como una dictadura dependiente del petróleo.

La confirmación de los Sres. Duque y Petro como los dos candidatos a la presidencia probablemente contribuirá a una contienda polarizada y dejará a muchos votantes centristas sin un candidato obvio.

"Ambos me asustan", dijo Isabela Franco, una estudiante de medicina de 21 años, mientras hacía cola para votar el domingo por Sergio Fajardo, uno de los moderados que no obtuvo suficientes votos para participar en la segunda vuelta.

"El Sr. Petro ha jugado con las esperanzas de la gente. Él sabe cómo jugar con las masas de una manera peligrosa", dijo. En una velada referencia al Sr. Uribe, agregó: "¿Y Duque? Sabemos quién está detrás de él".

Copyright The Financial Times Limited 2018

© 2018 The Financial Times Ltd. All rights reserved. Please do not copy and paste FT articles and redistribute by email or post to the web.

Lee también

Comentarios