Actualidad

EUA continuará discutiendo convertir a Guatemala en un "tercer país seguro"

EUA continuará discutiendo convertir a Guatemala en un

EUA continuará discutiendo convertir a Guatemala en un "tercer país seguro"

El ministro del Interior guatemalteco, Enrique Degenhart, aceptó este miércoles seguir discutiendo con Estados Unidos la posibilidad de convertir a Guatemala en un "tercer país seguro" para contener el flujo migratorio irregular que busca llegar a suelo norteamericano.

Acompañado de sus homólogos de El Salvador y Honduras, así como del secretario de Seguridad Nacional en funciones de EE.UU., Kevin McAleenan, Degenhart admitió que aún no ha concluido la discusión del convenio, pero detalló que existe "una contraparte de la oferta" del Gobierno estadounidense que será "sumamente beneficiosa para Guatemala".

Al concluir la VII Reunión de Ministros y Secretarios del Triángulo Norte de Centroamérica con el secretario de Seguridad Nacional de los EE.UU., Degenhart indicó que "ha habido un abuso de los objetivos del CA-4", el convenio centroamericano de libre movilidad, debido al "desplazamiento masivo de migrantes" que se han "constituido en esas caravanas que están bajo una evaluación".

Sin embargo, reconoció que el acuerdo "no puede sufrir una modificación unilateral", por lo que todo cambio deberá hacerse "en consenso".

El acuerdo de la posibilidad de que Guatemala se constituya como un país que brinde asilo a los migrantes es una "asociación" que, según el funcionario estadounidense, se está buscando no solo con Guatemala "sino con México, algo que ya ha hecho público el presidente Donald Trump".

McAleenan agradeció al presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, y al canciller, Marcelo Ebrard, y dijo que así como han conseguido llegar a acuerdos con ese país también quieren hacerlo con "el resto de la región", por lo que igualmente apreció el apoyo de Degenhart y del presidente guatemalteco, Jimmy Morales, por tener "ese diálogo con nosotros".

El ministro Degenhart adelantó que en julio se realizará la octava reunión entre homólogos de Seguridad e Interior en Washington, a la que invitarán a Costa Rica y Panamá "para que se integren a la estrategia regional" que se está desarrollando.

Además, mencionó que próximamente se integrará también Colombia, como parte del "triángulo del sur", pues sin el apoyo de estos países "es imposible alcanzar los objetivos de una región más segura y de fortalecimiento a nuestro principal aliado, que es Estados Unidos".

Aunque todavía no está definida la fecha de arranque para la implementación de pruebas de ADN a los menores migrantes que se desplazan por territorio guatemalteco, reiteró, como lo había hecho el lunes, que la identificación de menores dará resultados prontos.

Con esta nueva tecnología, continuó el ministro guatemalteco, los resultados de identificación se tendrán en 90 minutos, pero admitió que aún no cuentan con un protocolo de reacción en caso de que los menores sean extranjeros, lo cual "evitaría la posibilidad de generar un conflicto" con los países de origen de los menores.

Por su parte, McAleenan dijo sentir una "profunda empatía" por la crisis humanitaria y migratoria de la región y apuntó que ha visto en la frontera sur de Estados Unidos cómo los menores han sido "explotados" y que ya fueron identificados unos 5.000 casos en los que no había relación familiar.

"Consideramos que el número es mucho mayor de aquellos que llegan con niños que no son propios con la expectativa de poder entrar a territorio norteamericnao", por lo que pidió trabajar en equipo para evitar esos casos.

Cuestionado por las condiciones infrahumanas que sufren los niños migrantes en los centros y albergues y que han sido denunciadas por organizaciones humanitarias, McAleenan aseguró que su Gobierno ya ha gastado 400 millones de dólares para proveer alimentación, mantas y otros cuidados básicos; "pero necesitamos más", subrayó.

Adicionalmente, enfatizó que mientras se desarrollaba la conferencia de prensa el Congreso de su país se encuentra discutiendo una aprobación de 4.500 millones de dólares para un apoyo adicional a la crisis humanitaria en la frontera sur y "ofrecer mejor cuidado de los niños bajo nuestra custodia y cuidarlos incluso desde antes (de que lleguen a territorio norteamericano". 

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines