Actualidad

EUA refuerza la búsqueda del narco mexicano Caro Quintero con nuevos cargos

EUA refuerza la búsqueda del narco mexicano Caro Quintero con nuevos cargos

EUA refuerza la búsqueda del narco mexicano Caro Quintero con nuevos cargos

Estados Unidos reforzó hoy la búsqueda del narcotraficante mexicano Rafael Caro Quintero, prófugo de la justicia desde 2013, con la apertura de un nuevo proceso criminal en su contra, su inclusión en la lista de más buscados del FBI y una recompensa de 20 millones de dólares. En una rueda de prensa en la sede central de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), las autoridades estadounidenses describieron a Caro Quintero como un "peligroso criminal" responsable del secuestro, tortura y "brutal asesinato" en 1985 del agente de la DEA Enrique "Kiki" Camarena. "Hoy, es uno de los líderes más altos del cartel de Sinaloa, considerada la organización criminal más grande de México y responsable del tráfico de cientos de toneladas de metanfetaminas, marihuana y cocaína a Estados Unidos", aseveró el "número dos" del FBI, David Bowdich. "Caro Quintero -continuó- está escondido y necesitamos ayuda para encontrar a este individuo que es una amenaza para la sociedad". El acusado, apodado como "Narco de Narcos", fue uno de los fundadores del extinto cártel de Guadalajara, llegó a ser uno de los narcotraficantes mexicanos más peligrosos en la década de 1980 y, tras salir de la cárcel en 2013, se unió a las filas del cártel de Sinaloa, según Estados Unidos. Por esas actividades criminales, el Gobierno de EE.UU. anunció hoy la apertura de un nuevo proceso judicial en la corte del distrito este de Nueva York, en donde será juzgado en septiembre el mexicano Joaquín "el Chapo" Guzmán, quien fuera uno de los líderes más temidos del cartel de Sinaloa. En su escrito de acusación, el Gobierno de EE.UU. asegura que Caro Quintero continúa en activo y que, entre febrero de 2015 y enero de 2017, estuvo implicado en el tráfico ilegal de drogas. De ser extraditado a Estados Unidos, Caro Quintero podría enfrentarse a cadena perpetua por los delitos de narcotráfico, pertenencia a una organización criminal y tenencia de armas. En 1992, un tribunal federal de California (EE.UU.) presentó cargos en contra de Caro Quintero. El capo de la droga salió de prisión en 2013 después de haber cumplido 28 años de cárcel debido a la decisión de un tribunal federal de México que desechó por un error de forma varias causas en su contra, incluida la del agente de la DEA, y por las que había sido condenado a 40 años de prisión. Esa decisión de liberar a Caro Quintero fue considerada hoy como "desafortunada" por las autoridades estadounidenses, que llevan décadas tratando de lograr la extradición del narcotraficante. La muerte de "Kiki" Camarena hace más de 30 años hizo que Estados Unidos pusiera en marcha la llamada "Operación leyenda", destinada a capturar a los responsables de la muerte del agente y que desencadenó varios incidentes diplomáticos en la relación entre México y Estados Unidos. "Nunca vamos a dejar de buscar a Caro Quintero, jamás, hasta que lo encontremos y lo pongamos entre rejas, donde pertenece", prometió Bowdich. Por eso, explicó que el FBI ha decidido ahora usar una de sus herramientas más populares, la lista de los diez fugitivos más buscados, para tratar de obtener pistas sobre el paradero de Caro Quintero, que según las autoridades se encuentra en algún lugar de México protegido por sus sicarios. Es bastante inusual que el FBI incluya a un capo de la droga en su famosa lista de diez fugitivos más buscados, un dudoso privilegio que no detentó ni siquiera "el Chapo" Guzmán, al que Estados Unidos consideró su enemigo público número uno tras la muerte de Osama Bin Laden. Además, el Departamento de Estado anunció hoy una recompensa de 20 millones de dólares, una de las "más altas jamás ofrecidas", según destacó en rueda de prensa James Walsh, subsecretario de Estado en la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley (INL) de Estados Unidos. "Nos complace usar nuestro programa de recompensas para apoyar este renovado esfuerzo por aplicar la ley y, por fin, llevar a este criminal ante la Justicia", resaltó Walsh. Para localizar a Caro Quintero, el FBI distribuirá por todo el país unos carteles con cuatro fotos del acusado y los que se describen algunos de sus rasgos, como cabello "canoso", ojos de "color café", raza blanca e hispana, 1,8 metros de alto y entre 72 y 77 kilos de peso.

Lee también

Comentarios