Actualidad

El Salvador: El Tren del Pacífico

En cadena nacional, el presidente Nayib Bukele aseguró que en el 2022 colocará la primera piedra del proyecto. El estudio de factibilidad aún no ha sido elaborado.

Intentos. El tren dejó de operar en El Salvador en 2012, al ser ya una infraestructura muy antigua. Varios gobiernos han intentado

Intentos. El tren dejó de operar en El Salvador en 2012, al ser ya una infraestructura muy antigua. Varios gobiernos han intentado "revivirlo".

Más de dos años después de iniciado su mandato, el presidente Nayib Bukele prometió, en cadena nacional el 15 de septiembre, que en el 2022 colocará la primera piedra de uno de sus proyectos "insignia": el Tren del Pacífico.

Esa noche, el mandatario fijó el plazo para el inicio del ambicioso proyecto, sin contar aún con el estudio de factibilidad, el cual confirmará su viabilidad y cuya elaboración demoraría entre 12 y 18 meses, según ha estimado inicialmente el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

El Tren del Pacífico fue una de las principales promesas de campaña de Bukele. "Hoy también reitero mi compromiso con el desarrollo de nuestro país. El otro año, 2022, pondremos la primera piedra de enormes proyectos de infraestructura como el viaducto Francisco Morazán, que se construirá en la carretera Los Chorros (...) la primera piedra del aeropuerto de oriente, en la Unión; y del Tren del Pacífico", aseveró Bukele durante la cadena nacional.

Será hasta hoy que el BCIE dé a conocer el nombre de la empresa o consorcio que elaborará el estudio de factibilidad de dicho proyecto, en una conferencia de prensa programada para las 10 de la mañana.

A principios de 2020, el BCIE entregó el estudio de prefactibilidad al gobierno salvadoreño. En ese documento determinó que "hay mercado en El Salvador, tanto para abrir una recuperación del tren en concepto del traslado de mercancías y en concepto de traslado de pasajeros", según explicó Raúl Castaneda, oficial jefe de País del BCIE en El Salvador, en una entrevista concedida a LA PRENSA GRÁFICA a inicios de este año.

Según este primer estudio, el proyecto sería ejecutado en fases: la primera fase uniría el puerto de Acajutla, en Sonsonate, con la frontera La Hachadura, en Ahuachapán, así como el tramo Acajutla- San Salvador.

"Se hizo un estudio estratégico en el cual se determinó que el segmento más importante hoy en El Salvador es el que conecta al puerto de Acajutla con la ciudad de San Salvador. Ese sería el segmento prioritario, relativamente corto, pero es vital por el congestionamiento que se da en esas vías terrestres", había dicho meses antes a LA PRENSA GRÁFICA, el presidente del BCIE, Dante Mossi.

¿Qué dice el estudio de prefactibilidad?

Que el tren conectará solo la capital con puntos en la zona occidental es una de las conclusiones del estudio de prefactibilidad, según ha revelado el BCIE.

Un estudio de prefactibilidad incluye análisis de oferta y demanda, análisis técnico de la ingeniería del proyecto, su tamaño y localización, evaluación financiera, análisis de la legislación vigente aplicable, ficha ambiental, entre otros aspectos.

Con el estudio que se anuncia hoy, el de factibilidad, la empresa o consorcio que resulte adjudicado deberá analizar seis componentes, según ha explicado el BCIE.

A detalle, el primero de los puntos implica hacer un estudio de mercado para analizar la demanda y el tráfico de pasajeros y de carga; en el segundo componente se evaluarán aspectos como la topografía, tecnología de rodaje del tren, entre otros.

También se revisará el costo financiero del proyecto, para determinar qué es lo más rentable. Esto incluye el análisis costo-beneficio. El aspecto regulatorio y legal también está incluido para valorar la posibilidad de que el tren se financie a través de un asocio público-privado (APP).

Como quinto componente figuran aspectos como el ambiental y el social. El último aspecto está relacionado con la transferencia de conocimiento para la mejora de capacidades institucionales en el por parte de Corea, país que ha aportado el financiamiento para hacer los estudios del tren.

Varios intentos

La idea de que El Salvador cuente otra vez con un tren como medio de transporte ha sido mencionada por las tres últimas administraciones. En 2013, CEPA firmó un acuerdo de asistencia con la empresa española TRAMRAIL, S.A., para que esta elaborara estudios preliminares para la rehabilitación y modernización del sistema ferroviario.

La firma debía colaborar en diseñar términos de referencia para generar un plan maestro y estudios de factibilidad. Sin embargo, los estudios no se pudieron concretar.

En agosto de 2016, la junta directiva de CEPA autorizó erogar $42,900 para financiar un estudio para rehabilitar el tren de pasajeros de corta distancia en el tramo San Salvador-Apopa-Nejapa-Quezaltepeque-Sitio del Niño, según el acta 2799.

En esa ocasión se contrató a la empresa China Railway Construction Corporation International Limited (CRCCI). Los fondos aprobados se usaron para financiar el viaje, la alimentación y estadía de una delegación de miembros de CRCCI que estuvo en el país en septiembre de 2016.

A cambio, según el acta, esta entregaría un estudio de nueve capítulos con una estimación económica del proyecto de rehabilitación y un plan de operación, entre otros. CEPA no divulgó los resultados de ese trabajo. En el acta, se estableció que no se daría a conocer información sin la autorización de la otra parte por "secreto comercial".

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines