Actualidad

El Salvador: reconciliar con privados es el reto económico de 2019, según FUSADES

Coyuntura.  FUSADES presentó ayer el informe de coyuntura económica.

Coyuntura. FUSADES presentó ayer el informe de coyuntura económica.

La economía continúa con un bajo crecimiento que no permite la creación de empleos para la población salvadoreña. El nuevo gobierno tendrá el reto de llegar a consensos con el sector privado para reducir la incertidumbre, factor que mina el clima de inversión del país, de acuerdo con el análisis de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES).

"Hay dos grandes acciones en términos de crecimiento económico para generar empleo. Necesitamos crear un clima de confianza entre la valoración que hace el Gobierno y el sector privado. Esa relación pública-privada que es beneficiosa para los países (...) ha estado bastante ausente en los últimos años", dijo Pedro Argumedo, investigador de la institución.

"Eso no permite tener una predictibilidad y hace que haya habido un deterioro muy importante en muchos indicadores internacionales en los que El Salvador participa", agregó el economista.

Por ejemplo, en desempeño logístico, El Salvador ocupaba el puesto 66 en 2008, es decir que había 65 naciones más competitivas; para 2018, el país ocupa el puesto 101, apuntó Argumedo. Mientras que en competitividad global, el país pasó del puesto 79 en 2008 al 98 en 2018. Esta lista la elabora el Foro Económico Mundial. 

El analista señaló que El Salvador pasó de seguir a Costa Rica y Panamá en cuanto a la economía más competitiva de Centroamérica, a disputarse el último lugar con Nicaragua.

Ayer FUSADES presentó el informe de coyuntura económica. Indica que en el tercer trimestre del año las ventas de las empresas no están creciendo al mismo ritmo que el año pasado.

"Durante el tercer trimestre de este año, aunque levemente menor que el del trimestre anterior, se registró un saldo neto positivo de +24.0 (del indicado de ventas de FUSADES); es decir, fueron más las empresas que aumentaron sus ventas (45 %) que las que las redujeron (21 %) con respecto al mismo período del año anterior", sostiene el informe.

"No obstante, se aprecia que no todos los sectores tienen igual desempeño. Los sectores industria y servicios registraron saldos netos positivos en sus indicadores principales. Los sectores construcción y comercio, por el contrario, registraron indicadores negativos", sigue el documento publicado ayer.

Asimismo, el índice de volumen de la actividad económica (IVAE) cayó a 1.4 % en septiembre, cuando en el mismo mes de 2017 era de 3.2 %. La sequía que afectó al sector agropecuario es uno de los factores que minó la actividad productiva, según FUSADES.

Los cotizantes del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) aumentaron en 1.5 % en agosto pasado, es decir, un incremento de 12,433 plazas de trabajo, por debajo de las 55,000 que se necesitan para emplear a la población que entra al mercado laboral.

Shocks externos

Las remesas que envían los salvadoreños en el exterior a sus familiares, casi todos en Estados Unidos, han dado un empuje a la economía nacional. Este flujo siempre ha sido importante, pero desde la administración de Donald Trump ha aumentado considerablemente a causa de un efecto precautorio: los familias envían sus ahorros porque temen duras políticas migratorias.

El Salvador recibió $4,504.2 millones en concepto de remesas familiares a octubre de 2018 con un crecimiento de 9.1 %, superando en $375.3 millones a los ingresos recibidos bajo este concepto en el mismo período del año anterior, según datos del Banco Central de Reserva (BCR).

Solo en octubre se recibieron $464.9 millones en remesas, esto contribuyó a la economía a través de la mayor capacidad adquisitiva de los hogares, que incide positivamente en su consumo.

Esta tendencia no es exclusiva para El Salvador, otros países obtuvieron resultados favorables en la recepción de remesas a octubre: Guatemala alcanzó los $7,687.4 millones y creció 12.6 %; Honduras, $4,053.3 millones creció a una tasa de 9.5 %. Mientras tanto, en los ingresos acumulados a octubre, México registró una tasa de 10.8 % y Nicaragua 7.6 %.

Argumedo explicó que al tratarse de ahorros, el flujo se reducirá eventualmente y regresará a un nivel similar a lo que se percibía antes. Este ingreso extraordinario de divisas ayudó a compensar el aumento en la factura petrolera.

Luz María Serpas, también investigadora de FUSADES, agregó que aparte del efecto migratorio, también la economía estadounidense se aceleró por una reforma fiscal que promovió Trump; no obstante, este efecto eventualmente mermará.

A esto se agrega que las tasas de interés de la Reserva Federal (Fed), el Banco Central de Estados Unidos, han ido aumentando. Esto significa que el financiamiento para la economía se vuelve más caro.

La economía de El Salvador está fuertemente ligada a la de Estados Unidos, no solo por el flujo de remesas, sino también porque es el principal destino de las exportaciones.

Lee también

Comentarios