Actualidad

El Salvador: se perdió todo el cultivo de repollo en la zona alta de Chalatenango a causa del coronavirus

Las hortalizas y verduras cultivadas en la zona alta del departamento se perdieron por la falta de clientes. Los agricultores señalan que la cuarentena decretada por el coronavirus afectó sus ventas. Muchos pedidos se cancelaron durante la pasada Semana Santa.

La zona alta de Chalatenango posee un clima que favorece el cultivo de ciertas hortalizas y frutas. La falta de clientes ha causado la pérdidas de las cosechas para los agricultores.

"Estamos picando este repollo, era la esperanza que teníamos para estos cuatro meses, pero a causa del coronavirus, nos hemos visto afectados, estamos mal los agricultores", dice William Rivera, agricultor de la zona alta de Chalatenango, quien en una mano tiene un repollo y en la otra el corvo para triturar todo el fruto.

El cultivo se perdió y no queda más que triturarlo para posteriormente, preparar ese terreno que alquila por $300, para la próxima temporada de la milpa. Rivera, al igual que más de 10,000 agricultores de la zona de San Ignacio y La Palma, en Chalatenango, perdieron la producción de repollo; también se vio afectada la producción de lechuga, tomate, cebolla, chile verde y apio.

Rivera gira su mirada al otro terreno que alquila y ve otras 35,000 matas de repollo que debe triturar, todo se perdió, los gastos: "más de $5,000 en pérdidas", dice con mucho desconsuelo.

Según la Asociación Agropecuaria Productores de Hortalizas de la Zona Alta de Chalatenango (ASAPROZACH DE R.L.), la cuarentena domiciliar obligatoria decretada por el gobierno ante la pandemia por el coronavirus, afectó directamente en la producción de hortalizas. Más del 90% de producto se perdió ante la baja en las ventas.

¿Por qué? Ante la cuarentena impuesta por el Gobierno, restaurantes y pupuserías cerraron sus puertas a nivel nacional. En la zona alta del norteño departamento estaban preparados para surtir a restaurantes, supermercados, mercados municipales y mercados informales, pero los pedidos fueron cancelados.

Semana Santa, las fiestas de agosto y finales de año son la temporada alta para la venta, especialmente del repollo, pero esta vez, el producto se perdió ante la falta de clientes, según explicó Samuel López, presidente de vigilancia de ASAPROZACH.

 
Agricultores salvadoreños comienzan a sembrar

Según López, "nuestra preocupación es grande a nivel de zona, por el coronavirus perdimos un 90% de la producción, preparamos el producto para las temporadas, en este tiempo tenemos mucho producto, tenemos verduras, pero lo más fuerte es el repollo, los restaurantes y pupuserías están cerrados, del 100% del repollo que cultivamos en la zona, movemos solo el 15% o 20%, el resto se perdió porque es un producto que después de ocho días, que da punto, se revienta o pudre".

Explicó que "tenemos producto todo el año, pero hay épocas que nos preparamos más fuerte. Para la temporada de diciembre, Semana Santa y fiestas agostinas, preparamos mucho producto, pero lastimosamente todo el producto de Semana Santa se perdió".

Más de 200 manzanas de cultivo de repollo se perderán en el mes de mayo, según la estimación de ASAPROZACH "las ventas no funcionan, si hay pupuserías abiertas, hay venta de repollo, caso contrario, no vendemos repollo", indicó López.

¿QUÉ PIDEN?

La ASAPROZACH pide una mesa de diálogo con el Gobierno para gestionar ayuda a este sector "en temporada de cosecha. Entre los centros de empaque de Los Planes, Las Pilas y ASAPROZACH, a diario bajan hasta 30 camionadas de ocho toneladas con producto, entre papa, repollo, lechugas, apio, espinacas, para diferentes supermercados, restaurantes y mercados informales. Hay un potencial en la zona alta, que lastimosamente está abandonada", indicó Uriel Flores, secretario de ASAPROZACH.

Esta Asociación, recibió su personería jurídica el 5 de febrero de 2019, gestión acompañada por el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), a través de la División de Asociaciones Agropecuarias de la Dirección General de Economía Agropecuaria.

Según el MAG y su registro de Asociaciones Agropecuarias, hasta mayo de 2018 se tenían inscritas 1,716 cooperativas activas; 316 creadas en el proceso de la Reforma Agraria y 1,400 que pertenecen al sector tradicional (no reformado). De estas últimas, 26 están registradas como cooperativas ganaderas, 326 pesqueras, 11 apícolas y 2 viveristas; el resto se dedican principalmente a la producción de granos básicos.

Flores manifestó que preocupa la falta de mercado para los productos porque "se ha perdido todo el repollo, lechuga, cebolla, apio. Nuestros agricultores trabajan con créditos, no se ha movido el producto, hacemos el llamado para que el Gobierno apoye el producto nacional, que no traiga de otro país, que le apueste a consumir lo que se produce en el país, para levantar la economía".

"Pedimos apoyo de insumos para los agricultores, no sabemos cómo levantarán sus cultivos estos agricultores, trabajamos sin apoyo del Gobierno, por eso pedimos apoyo para levantar este sector abandonado por mucho tiempo", añadió.

 
Relatos del covid-19: Tierra con potencial

Aseguró que se reunieron con Pablo Anliker, ministro de Agricultura y Ganadería, pero que sus peticiones de apoyo al sector no fueron escuchados y que con la llegada de la cuarentena, el problema se agudizó. "Esperamos sentarnos, pero de verdad, con las personas que toman decisiones del Gobierno, para poner a trabajar un plan de acción, para apoyar a los agricultores afectados por esta pandemia, no buscamos culpables, queremos soluciones, por eso nos ofrecemos para canalizar y unir los esfuerzos", concluyó.

TERRITORIO PROHIBIDO

La zona alta de Chalatenango es limítrofe con Honduras, muchos agricultores chalatecos, de San Ignacio y La Palma alquilaron terrenos del lado del vecino país, para cultivar hortalizas, especialmente repollo y ante la cuarentena, también ese producto se perdió.

Los salvadoreños dejaron de cruzar al lado hondureño por temor a ser capturados a su regreso por las autoridades nacionales y enviados a centros de contención, por eso, prefirieron dejar perder los frutos, aunque las pérdidas económicas aumentaran.

Samuel López, presidente de vigilancia de ASAPROZACH, explicó que "la gente que cultiva en esos terrenos fronterizos es salvadoreña, por la ley, no puede entrar a ese terreno, toda la verdura del lado de Honduras también se perderá, tenemos frijol, zanahoria, papa y repollo, 100% de agricultores salvadoreños. Se perdió".

Mientras todo esto pasa, el recuento de daños es enorme y William Rivera, sigue contando las pérdidas en esta temporada: "necesitamos ayuda, en mi caso, ni los $300 que entregó el Gobierno recibí, ojalá nos escuchen", sentenció.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines