Actualidad

Fondo de la Solidaridad de FUSAL impulsa estrategia para enfrentar el impacto del covid-19 en El Salvador

A diciembre de 2020, el Fondo de la Solidaridad de FUSAL ha entregado más de 30 mil pruebas para el diagnóstico de covid-19 a las autoridades nacionales de salud. 

Foto: cortesía

En 2020, FUSAL creó el Fondo de la Solidaridad, una iniciativa que ha consolidado el esfuerzo de más de 30 donantes y movilizado $2.2 millones con el objetivo de contener y superar los efectos negativos de la pandemia por covid-19.

La estrategia  que se mantiene en ejecución consiste en adquirir pruebas para detectar el virus, dotar equipo de protección personal (EPP) a quienes están en primera línea y brindar asistencia técnica para ampliar la capacidad de tomar pruebas en el país.

A diciembre de 2020, el Fondo de la Solidaridad de FUSAL ha entregado más de 30 mil pruebas para el diagnóstico de covid-19 a las autoridades nacionales de salud. Las pruebas moleculares donadas fueron utilizadas principalmente en personal de primera línea, pacientes en hospitales, personas en centros de cuarentena y otras poblaciones en riesgo.

También se entregaron pruebas serológicas cuantitativas para seleccionar donantes de plasma convaleciente. Como parte del apoyo, se instaló bajo comodato maquinaria que permitió ampliar la capacidad de procesamiento de pruebas en tres laboratorios del país y se habilitó el banco de plasma en el Hospital El Salvador.

 
Fondo de la Solidaridad de FUSAL impulsa estrategia para enfrentar el impacto del covid-19 en El Salvador

Para ampliar la capacidad de toma de pruebas, FUSAL firmó un convenio con la organización Basic Health International (BHI), con experiencia en la administración de pruebas moleculares, gracias al cual se realizaron 29 mil pruebas diagnósticas.

A través de BHI, se contrataron 56 profesionales de la salud que por seis meses contribuyeron con las autoridades aumentando la capacidad de toma de muestras para identificar focos de contagio, nexos epidemiológicos y apoyar en la clasificación de casos.

Esta experiencia permitió establecer mejores prácticas en la logística para afrontar la pandemia. Adicionalmente, fueron donadas ocho cabinas especiales para la toma de muestras que brindan mayor protección al personal de salud y optimización del EPP. Las cabinas fueron ubicadas en el aeropuerto de El Salvador y en griparios de hospitales covid-19.

Foto: cortesía

“FUSAL siempre ha estado presente para apoyar en las emergencias de nuestro país y en medio de la pandemia no es la excepción. Hemos hecho equipo con el sector privado y muchos salvadoreños que individualmente donaron para conformar el Fondo de la Solidaridad. Agradecemos la disposición y compromiso de los empresarios y ciudadanos a unirse por el bienestar de los salvadoreños y apoyar significativamente para que nuestro país supere esta emergencia humanitaria”, dijo el presidente de FUSAL, Ricardo Poma.

La entrega de EPP alivió las necesidades de los hospitales a nivel nacional que concentraban la mayor cantidad de casos de covid-19. En total, entre mayo y diciembre, fueron donados más de 30 mil kits de EPP nivel 3 y 43 mil EPP nivel 2 para personal  de 25 centros de salud de la red pública; también se entregó EPP a la red de vacunadores y al equipo de los laboratorios nacionales donde se procesan las pruebas.

A la fecha, FUSAL ha movilizado más de $4 millones entre el Fondo de la Solidaridad y sus donaciones regulares del programa de Ayuda Humanitaria para hacerle frente a la pandemia y sus efectos secundarios.
 

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines