Actualidad

Gremiales salvadoreñas piden diálogo para apertura gradual de la economía

La Cámara de Comercio señala que ,de prolongarse las restricciones actuales, estarían en riesgo 350,000 empleos en el país.

De continuar la economía local cerrada, las pérdidas de empleo podrían superar las 350,000 , aseguró la Cámara de Comercio.

El sector privado hizo un llamado al Gobierno a retomar el diálogo para definir cómo y cuándo reabrirá la economía y advirtió que prolongar las restricciones a la actividad productiva más allá de los 15 días que se establecieron originalmente en la prórroga podría dejar a cientos de miles de salvadoreños sin empleo.

Las gremiales empresariales enviaron al Ministerio de Trabajo y Previsión Social (MTPS) protocolos para operar una vez se retome la actividad económica, como medidas de distanciamiento e higiene a seguir en cada industria.

La semana pasada hubo una reunión con el titular de dicha cartera, Rolando Castro, donde recibieron observaciones a dichos protocolos y para el miércoles estaba programada otra reunión para firmar las versiones finales. Sin embargo, la reunión se suspendió. Esta semana también estaba programado que Gobierno y empresa privada discutieran qué sectores podrían ser los primeros en abrir o la gradualidad de esa apertura.

La relación entre privados y con el Gobierno inició bien, pero se ha ido accidentando.

Antes que la reunión fuera suspendida, la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (CAMARASAL), la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), entre otras organizaciones académicas y representantes de la sociedad civil, renunciaron a participar en un comité fiscalizador para el uso de los $2,000 millones en deuda que la Asamblea Legislativa aprobó para que el Ejecutivo enfrentara la crisis del covid-19.

El presidente Nayib Bukele desconoció a Javier Simán como representante de la empresa privada. Para Simán eso estaría en contra de los convenios que El Salvador ha firmado con la Organización Internacional del Trabajo (OIT). No obstante, dice que los puentes con el Gobierno se mantienen. "Los canales de comunicación con el Gobierno se mantienen abiertos, yo no guardo ningún resentimiento, ni malestar (...) siempre los gobiernos tienen que trabajar de la mano con el sector privado", dijo.

Además, agregó que el sector privado no apoya que se prolongue la cuarentena con las restricciones que están funcionando en este momento.

Para Jorge Hasbún, presidente de la CAMARASAL, es urgente un calendario de apertura económica, así como protocolos. De extenderse la cuarentena por más tiempo, dice que están en riesgo unos 350,000 empleos.

Apenas en marzo, las AFP habían registrado una reducción de 13,333 cotizantes y eso que parte de ese mes la economía funcionó libremente.

"La economía se va a abrir, no porque la gente no quiera cumplir la cuarentena, sino porque la gente ya está desesperada. Si no hacemos esto, la responsabilidad de todos esos infectados va a ser del Gobierno, porque no está dando los lineamientos autorizados a los sectores", agregó Hasbún.

Algunos sectores, como el textil y la confección, que genera 120,000 empleos, y los call center, que generan 30,000, están perdiendo contratos de trabajo o volúmenes de llamada que pasan a hacia Honduras y Guatemala que permitieron cierto grado de operación, de acuerdo con Hasbún.

Ernesto Castro, secretario privado de la Presidencia, afirmó ayer que "es falso" decir que no hay un plan para reactivar la economía y que el Gobierno mantendrá el diálogo con la empresa privada. Además, la diferencia con los liderazgos en el sector privado "son un tema de actitud", dijo.

"A nosotros no nos interesa tener un país económicamente quebrado. Los gobiernos necesitamos un país productivo", apuntó.

En cuanto a medidas económicas, el Gobierno y la ANEP ya habían llegado a un acuerdo que incluía un paquete de deuda de $1,000 millones, que incluye un fideicomiso con préstamos a la micro, pequeña y mediana empresa (mipyme) y a informales, y un subsidio para el pago de salario de trabajadores. Sin embargo, las gremiales no están de acuerdo con otras medidas, como las restricciones de la última cuarentena, con límites a la circulación entre municipios, más sectores sin poder trabajar y que no pueda circular el transporte público, medida anunciada solo horas antes que fuera implementada.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines