Actualidad

Grupos civiles rechazan propuesta de prohibir etiquetado nutricional en TLCAN

Grupos civiles rechazan propuesta de prohibir etiquetado nutricional en TLCAN

Grupos civiles rechazan propuesta de prohibir etiquetado nutricional en TLCAN

Grupos civiles y diversos actores sociales informaron hoy que enviaron cartas a los líderes de México, Estados Unidos y Canadá para evitar que avance la propuesta de prohibir el etiquetado nutricional en alimentos como parte de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). "Los países tienen el derecho a proteger la salud de sus ciudadanos. De darse esta prohibición se crearía un precedente negativo y trastocaría derechos soberanos de cada nación al respecto", dijo en conferencia de prensa Manuel Arango, director de Incidencia y Políticas Públicas de la Salud para la Heart & Stroke Foundation de Canadá. De acuerdo con información revelada el mes pasado por el diario estadounidense The New York Times, la propuesta estadounidense plantea que no se incluya en el etiquetado de los productos ningún símbolo, forma o color que "denote de manera inapropiada que existe un daño por el consumo de comidas o bebidas no alcohólicas". Alejandro Calvillo, director de la organización mexicana El Poder del Consumidor, aseguró que el Gobierno de Donald Trump ha cedido a la insistencia de grandes empresas de alimentos y bebidas azucaradas de Estados Unidos para acelerar las pláticas comerciales con México y Canadá. "Se quiere limitar la capacidad de los tres países de advertir a los consumidores sobre los peligros de la comida chatarra", detalló. En la misiva, dirigida al primer ministro canadiense, Justin Trudeau, al presidente mexicano Enrique Peña Nieto y a personas involucradas en la renegociación del TLCAN -vigente desde 1994-, las organizaciones expresaron sus preocupación ante la propuesta. "Es una de las formas más invasivas de interferencia industrial que hemos visto", dijo Calvillo, cuya asociación fue víctima de un software de espionaje en 2016 cuando luchaba en favor de un impuesto a las bebidas azucaradas en México. Hasta ahora, algunos legisladores de Estados Unidos han alertado respecto a esta iniciativas, pues aseguran que al no haber un etiquetado comprensible, el consumidor no puede saber qué tan dañino puede ser un producto para su salud. Del mismo modo, han solicitado al representante comercial de ese país dar explicaciones de esta interferencia en las políticas de salud de los países desde un tratado comercial, dijo Calvillo. En el documento, las organizaciones resaltaron los beneficios de contar con etiquetados comprensibles en los productos "pues esto representa una medida crítica para combatir la epidemia de enfermedades relacionadas a la alimentación". Investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) de México hallaron recientemente que solo 17 % de los consumidores se fijan o entienden el sistema de etiquetado nutricional que establece la ley. En otra investigación, los científicos pidieron a estudiantes de nutrición que intentaran descifrar el sistema, que requiere hacer varios cálculos para determinar cómo los productos pueden ser dañinos a la salud, y solo 1,8 % de ellos lograron interpretar correctamente el etiquetado. De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud, la prevalencia mundial de obesidad casi se triplicó entre 1975 y 2016. Asimismo, Canadá, Estados Unidos y México tienen índices de obesidad y/o sobrepeso muy por encima del promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Al respecto, Arango explicó que la prevalencia de estos problemas en la población tanto canadiense como estadounidense es de 60 %. En México, de acuerdo con el INSP, aproximadamente 70 % de la población adulta y 34,4 % de la población en edad escolar presenta exceso de peso, lo cual representa un factor de riesgo para desarrollar enfermedades crónicas no transmisibles. La propuesta estadounidense está en conflicto con las guías del INSP y de la OMS, pues ambos organismos han recomendado que México instaure regulaciones para combatir la diabetes, que cobra 80.000 vidas al año. Hasta ahora, el único país en América Latina que tiene un etiquetado de advertencia claro es Chile, implementado desde 2016, y su ley prohíbe que los alimentos ultraprocesados y comida chatarra sean promovidos por personajes animados, entre otras cosas.

Lee también

Comentarios