Actualidad

"Hemos dado la mano al gobierno para operativizar el plan de reapertura", asegura la directora ejecutiva de COEXPORT

La directora ejecutiva de COEXPORT estuvo presente en las reuniones que el Ejecutivo sostuvo con varias gremiales la semana pasada. Dijo que esperan que el Gobierno tome en cuenta sus recomendaciones.

Silvia Cuéllar ha sido, durante muchos años, el rostro y la voz de la Corporación de Exportadores de El Salvador (COEXPORT), desde su cargo como directora ejecutiva. Conoce bien el funcionamiento de su sector, y ha ayudado a la gremial a navegar crisis como la de 2008, cuando la caída de la economía mundial implicó un fuerte golpe para los exportadores.

Ahora, y con una nueva crisis en su apogeo, con la pandemia del covid-19 y la paralización de las actividades productivas que fue parte de las medidas de contención ante la enfermedad, Cuéllar prevé un año duro, con una caída de las exportaciones en torno al 20 %.

Durante la cuarentena, en la que se frenó la operación de las empresas exportadoras, Cuéllar abogó por una apertura parcial que les permitiera continuar con los despachos de los contratos ya firmados. Más adelante, asistió a las reuniones que el Ejecutivo organizó con diversas gremiales y sectores, la semana pasada, previo al inicio de la reapertura de la economía.

La directora ejecutiva de COEXPORT habló con LA PRENSA GRÁFICA sobre lo que se logró y lo que quedó pendiente con estos acercamientos, y sus expectativas ante el plan presentado por el Ejecutivo.

El sector exportador es, junto a las remesas, dos de las vías por las que se transmitió el impacto externo del covid-19 a El Salvador, porque son fuentes de ingreso de divisas. Cuéllar prevé que la recuperación del sector comience a hacerse visible hasta el próximo año.

¿Qué opinión tienen sobre plan de reactivación?

A nuestro juicio es un buen esfuerzo que, según nos indicaron, se diseñó tomando en consideración las propuestas del INCAE, de la ESEN y otros. Y que los criterios para clasificar a los sectores en cada fase fueron el nivel de contagio y el nivel de contribución de los sectores productivos a la economía. Nos dieron la oportunidad de participar con observaciones y recomendaciones, pero no participamos en el proceso de la elaboración de esa propuesta de ruta.

Estuvimos y hemos estado siempre de acuerdo en que la economía debe ir abriéndose resguardando las salud de los empleados, de las familias y del población en general, en forma ordenada y gradual. Deseo mencionar que este ejercicio debió iniciar mucho antes, para haberle dado mayor espacio de análisis entre todos.

Es oportuno tomar en cuenta otros buenos ejemplos para América Latina, como el de Uruguay. Podemos aprender de esa experiencia, porque fundamentalmente fue una cuarentena muy efectiva la que lograron, era voluntaria, y los niveles de concertación política y de coordinación en toda la institucionalidad ha sido ejemplar. Todavía estamos a tiempo de aplicarlo de alguna forma.

¿Se les entregaron los protocolos por sector?

No se nos entregaron los protocolos en las reuniones de la mesa, se nos explicó que estaban finalizándose, nos mostraron los contenidos generales y que se publicarían una vez se tuviera la autorización de la Presidencia de la República.

Debo aclarar que los protocolos originalmente fueron elaborados por los sectores y empresas mismas, estas se enviaron al Ministerio de Trabajo para su revisión, se nos regresaron para consideración y nuevamente se les entregaron para su autorización. Esto fue hace casi tres semanas. Hemos visto que ya fue publicado un protocolo general y estimamos que en un 60 % el contenido es el mismo.

También debo aclarar que las empresas que han estado abiertas, lo han hecho con las medidas más estrictas de bioseguridad.

¿Tomaron en cuenta en este protocolo y en el plan de reapertura las observaciones que ustedes les hicieron durante las reuniones?

Agradecemos el que se nos haya tomado en cuenta, pues se nos dio la oportunidad de presentarles las observaciones y recomendaciones y que en efecto, muchas fueron atendidas, más que todo en pasar algunos sectores a la Fase 1 y en reducir los tiempos entre las fases.

No fueron aceptadas observaciones más sensibles como la de abrir parcialmente el transporte colectivo en fase 1 y adelantar la apertura del aeropuerto para los vuelos de pasajeros de ingreso a nuestro país, entre otras.

Por otra parte, también externamos que el plan debía contar con el marco legal pertinente y que de preferencia debía armonizarse con el trabajo hecho por la Asamblea Legislativa y con ello de una vez superar el tema de la crisis de institucionalidad para adelante.

¿Están preparados para la reapertura?

Las empresas que han estado abiertas cuentan con una gran experiencia que deberíamos reconocerle ya que el país ha vivido una primera fase de la cual tenemos muchas lecciones aprendidas.

Para las empresas que ahora entran a la vida productiva se solicitó a la mesa brindarles autorización especial para hacer sus adecuaciones antes del 16. Se nos externó que no era posible, por lo cual solicitamos que las inspecciones que se hicieran por parte del Ministerio de Trabajo fueran flexibles y que en un tiempo prudencial se hiciera una labor más educativa que punitiva. Esperamos que así sea, más que todo las pymes, que requieren recursos tanto para su operatividad normal, como para atender este tema.

¿Se está a tiempo para recuperar mercados?

Creemos que las empresas pueden ir recuperando mercados poco a poco, pero también debemos estar conscientes que por la situación misma de contracción de la demanda podrá ser menos rápido o hasta perder espacios para algunos sectores.

Nuestra recomendación es invertir en encontrar nuevas oportunidades más allá de los canales tradicionales, nuevas formas de ofrecer los productos por ejemplo, buscar otros productos o servicios que estén demandados en el marco mismo del covid-19, etc. Ya varias de las empresas que han estado trabajando han tenido buenas oportunidades de crecimiento.

¿Qué perspectivas tienen para el resto del año?

A mayo de este año, la disminución de las exportaciones es de un 18 %, a junio probablemente llegaremos al 20 % que habíamos estimado desde el cierre de varios sectores para exportar. Es más, el segundo trimestre para Estados Unidos, según la Reserva Federal, será muy malo, tanto como decir que el Producto Interno Bruto (PIB) de ese país caerá en 30 % entre abril, mayo y junio. Por ello, y siendo nuestro principal destino de exportación, probablemente para fin de año superemos esa disminución del 20 %.

Será un año difícil, pues se disminuyen las remesas, bajan las exportaciones, se reducen las fuentes de empleo, se acrecientan las deudas, se cierran negocios, sumado a la crisis de institucionalidad. Pese a esto, confiamos en la capacidad de nuestros empresarios en salir adelante, aprovechando esas áreas que nos pueden dar nuevas perspectivas, pero para ello es necesario hacer un verdadero equipo entre todos, privado y público.

Como COEXPORT, estaremos apoyando en la reconquista de mercados, en el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad, en lograr que se den buenas condiciones para inversiones, que se agilicen trámites, entre otros. También hemos dado la mano al Gobierno para la operativización del plan propuesto.

¿Cuándo creen que inicie la recuperación post pandemia?

Para el sector exportador, para algunas empresas más bien, la demanda ha subido, por ejemplo alimentos, farmacéuticos, higiene, y los demás según se recupere la demanda internacional y la confianza del consumidor iremos creciendo, pero creemos que será hasta el próximo año que podamos hablar de una recuperación sostenible.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines