Actualidad

La receta de la Cepal para reactivar la economía de América Latina

Recomienda mantener las transferencias sociales de emergencia y elaborar reformas tributarias.

Foto: archivo EE 

Los impactos sociales de la crisis del covid-19 y los problemas estructurales de América Latina se han agudizado tanto en el último año que para lograr una reactivación económica sostenida los gobiernos deberán implementar una serie de políticas expansivas que se centren en potenciar la inversión, en robustecer los sistemas de protección social y en el cierre de brechas de género.

Así lo sostuvo Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), durante la presentación de las proyecciones de crecimiento de la economía de la región que hizo el organismo.

“Necesitamos impulsar políticas transversales y sectoriales para avanzar hacia un nuevo modelo de desarrollo. También sostener las transferencias, universalizar un ingreso básico de emergencia o implementar bonos contra el hambre”, manifestó Bárcena.

Para este año, la estimación es que Latinoamérica crezca un 5,2 por ciento, una cifra mayor a la contracción de 6,8 por ciento de 2020, pero que todavía no sería suficiente para revertir los efectos de la pandemia y volver a los niveles de 2019. Incluso, la Cepal explica que la tasa de crecimiento podría retornar a trayectorias mediocres, con insuficiente inversión y empleo, y mayor deterioro ambiental.

Panamá y Perú serán los países de mayor recuperación momentánea, con un PIB de 12 y 9,5 por ciento para 2021, respectivamente. Entre tanto, Colombia también estaría en el grupo de los que más crecerían, con un alza de 5,4 por ciento.

En este contexto, la Cepal elaboró una serie de recomendaciones sobre lo que tienen que hacer los países de la región, la mayoría desiguales y con altas tasas de pobreza, si quieren mitigar los efectos de la pandemia y poder avanzar en una recuperación.

A pesar del deterioro de los indicadores fiscales, Bárcena aconseja un aumento del gasto público para poder mantener las transferencias sociales de emergencia, mejorar los ingresos laborales, apoyar a los sectores productivos e impulsar políticas en favor del empleo, entre otros.

Por ejemplo, el reporte establece que si los gobiernos mantienen los programas de transferencias monetarias surgidos durante la pandemia (en el caso de Colombia sería el Ingreso Solidario) con montos y coberturas similares a los de 2020, la tendencia de la pobreza disminuiría.

Esta se situaría en un 31,7 por ciento (2 puntos menos que en 2020) y la extrema quedaría en 11,9 por ciento (0,6 puntos menos). De lo contrario, un gran número de personas no podrían satisfacer sus necesidades básicas.

Adicional a ello, el organismo asegura que es clave pensar en reformas del sistema pensional, en políticas fiscales con enfoque de género y en sectores dinamizadores que permitan un desarrollo más inclusivo y sostenible, como es el caso de las fuentes energéticas renovables no convencionales.

Para sostener toda esta política de gastos expansiva durante 2021 y a futuro, la Cepal asegura que los países de la región requerirán de medidas adicionales que les permitan acceder a mayores recursos.

En ese sentido, el organismo considera esencial eliminar la evasión tributaria, la cual representa una pérdida de recursos de 325.000 millones de dólares (6,1 por ciento del PIB regional), y reducir las conocidas como gabelas, que suponen ingresos no percibidos del 3,7 por ciento del PIB.

El organismo también aconseja a los países que elaboren reformas tributarias con algunos puntos en común al proyecto que presentará el Ministerio de Hacienda el próximo 20 de julio y que buscará un recaudo alrededor de 14 billones de pesos.

En concreto, pide que se incrementen los impuestos sobre la renta y que se extienda el alcance de los tributos al patrimonio. Además, aconseja revisar y actualizar de forma progresiva las regalías por la explotación de recursos no renovables y considerar impuestos a la economía digital y a los bienes y servicios que causen daños ambientales o a la salud pública.

Con relación al financiamiento, Bárcena aseguró que será necesaria una nueva arquitectura financiera internacional para responder a la emergencia y al desarrollo de la región, y que se tendrían que debatir condiciones de emisión de nueva deuda y reestructuración de deuda.

Respecto a la salud, solicitó una cooperación regional para acelerar los procesos de vacunación, especialmente en los países más rezagados. Por el lado de la educación, indicó que es necesario promover el regreso gradual y seguro a las escuelas.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines