Actualidad

Lluvia podría afectar cosecha cafetalera en medio de los precios más bajos de los últimos años

Lluvia podría afectar cosecha cafetalera en medio de los precios más bajos de los últimos años

Lluvia podría afectar cosecha cafetalera en medio de los precios más bajos de los últimos años

2018 podría catalogarse como un "Annus horribilis" para los productores de café que se enfrentan a los precios internacionales más bajos de los últimos 12 años.

Según los reportes de la Organización Internacional del Café (OIC), los precios globales de los arábigos suaves habían sumado, a septiembre pasado, cuatro meses de caída y habían perdido hasta un 4.4 % de su valor, llegando a $99.8 el quintal, el más bajo registrado desde octubre de 2006.

A ello se suma la incertidumbre porque esa tendencia de bajos precios continúe ya que la producción global de la cosecha 2017/2018 creció 5.7 %, mientras que la demanda apenas aumentó 1.8 %; quedando un excedente de 2.58 millones de sacos, sobre todo por el aumento de producción de Vietnam, Brasil e India.

Al sombrío panorama del mercado internacional, en el caso de El Salvador, se suma el clima que preocupa a ciertos productores ya que podría generar un rebrote de roya, la plaga que menguó la producción centroamericana en 2012, y de la cual ningún país se ha recuperado (a excepción de Honduras). Solo en El Salvador, la cosecha cayó un 70 %, mientras que a escala regional las pérdidas sumaron más de $250 millones. 

En el último monitoreo mensual, realizado por CENTA Café en septiembre, se encontró una afectación en un 7.8 % (promedio general) de las hojas de los cafetos, y las zonas altas de la cordillera Apaneca Lamatepec son unas de las más afectadas, dijo Adán Hernández, gerente de la entidad.

Aunque Hernández confía en que los productores hayan aplicado los fungicidas a tiempo, la lluvia es un elemento que ayuda a propagar la roya, una plaga que afecta las hojas del cafeto y las hace caer

De exfoliarse las plantas, la cosecha del siguiente año sería la más afectada, ya que la planta buscaría recobrar sus hojas y dejaría de dar frutos.

Desde 2014, los esfuerzos de los caficultores privados y de las instituciones públicas han estado encaminados a la siembra de variedades más resistentes. De acuerdo con Hernández, hasta un 20 % de las plantaciones se ha resembrado con estas variedades. CENTA, de hecho, ha entregado unos 14.5 millones de plantas de variedades como Cuscatleco.

El gerente de Cooperativa La Majada, Paulino Herrera, asegura que en su caso, la mayoría de socios han fumigado sus plantaciones, y que ahí la incidencia de la roya es de aproximadamente un 3 %.

Para esta cosecha, la cooperativa, ubicada en la zona occidental de El Salvador, espera una producción un 8 % menor a la registrada en el ejercicio anterior que llegó a los 71,000 quintales.

Los consultados esperan que la experiencia de 2012 no se vuelva a repetir. En primer lugar por el conocimiento, y por el hecho de que poco a poco se han ido resembrando variedades más resistentes; pero habrá que esperar que terminen las lluvias y hacer nuevamente un muestro, detalla Hernández.

Para la cosecha 2018/2019 se proyecta que la producción salvadoreña alcance el millón de quintales de café.

Lee también

Comentarios