Actualidad

Manifestantes toman la palabra a Ortega y van a nueva protesta en Nicaragua

Los manifestantes autoconvocados de Nicaragua le tomaron la palabra al presidente Daniel Ortega y se citaron hoy a una nueva protesta contra su Gobierno, en medio de una crisis que ha dejado cientos de muertos desde abril.

Los autoconvocados esperan marchar la tarde de este jueves en Managua, en una manifestación denominada "Vamos ganando", siempre que Ortega "cumpla con lo que dijo", afirmó el miembro de la Alianza Cívica, Carlos Tünnermann, a periodistas.

En un mensaje a sus seguidores el 5 de septiembre pasado en Managua, Ortega aceptó que los manifestantes realizaran marchas. "Está bien, pero que las hagan de forma pacífica", indicó el presidente, "es mejor librar la batalla con marchas que librarla a balazos", agregó.

Tünnermann reiteró que, al igual que todas las manifestaciones contra Ortega, la de este jueves será "pacífica y cívica", y pidió que "no haya provocación".

Desde el estallido social de abril pasado la mayoría de protestas contra Ortega han terminado en tiroteos, en los que han muerto y resultado heridos decenas de manifestantes, algo que el Gobierno nicaragüense niega.

La Acnudh ha responsabilizado al Gobierno de "más de 300 muertos", así como por ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros y violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) respaldó las conclusiones de la Acnudh, tras emitir dos informes similares.

En una reciente entrevista con Efe en Managua, Ortega negó que haya sofocado las protestas con represión, dijo no sentirse responsable de las muertes en las calles durante los últimos meses y culpó a EE.UU. y al narcotráfico de financiar, apoyar y armar a grupos violentos.

Nicaragua vive una crisis social y política que ha generado varias protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega y un saldo de entre 322 y 481 muertos, según organismos de Derechos Humanos locales y extranjeros, mientras que el Ejecutivo cifra en 198 los fallecidos.

Las manifestaciones contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.

Lee también

Comentarios