Actualidad

Mossack y Fonseca piden rapidez a justicia panameña para acabar con "acoso"

Mossack y Fonseca piden rapidez a justicia panameña para acabar con

Mossack y Fonseca piden rapidez a justicia panameña para acabar con "acoso"

Los socios del bufete Mossack Fonseca, clausurado dos años después de los Papeles de Panamá e implicado en la trama brasileña "Lava Jato", pidieron hoy a la justicia panameña que ventile su caso con rapidez para poner fin al "acoso" que supuestamente están sufriendo.

Jürgen Mossack y Ramón Fonseca Mora, imputados por blanqueo de capitales en el mayor caso de corrupción de Brasil, aseguraron en una carta publicada este jueves en La Estrella de Panamá que la firma vendió más de 250.000 sociedades a lo largo de 40 años y que "nunca estuvo involucrada en actos ilícitos".

"Pedimos al Ministerio Público y al órgano Judicial que inicien el juicio de inmediato o haya sobreseimiento del caso para así terminar de una vez por todas con este acoso, humillación y tortura psicológica", apuntaron.

Los abogados volvieron a acusar a la Fiscalía de obcecarse con su compañía, a pesar de que hay otras firmas bajo investigación, y declararon que "miramos con horror e impotencia como se llevan detenidos, como si fueran delincuentes, a hombres y mujeres que colaboraron con nosotros para crear un sueño y una de las pocas multinacionales orgullosamente panameñas".

Mossack y Fonseca Mora fueron detenidos en febrero de 2017 y pasaron cerca de cuatro meses en prisión preventiva.

El Ministerio Público les acusa de formar una "organización criminal" que ayudaba a lavar dinero en la megatrama "Lava Jato", por el que están encarceladas decenas de políticos brasileños, entre ellos, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

En un principio, la Fiscalía solo imputó a los socios fundadores y a otros dos trabajadores, pero el pasado 24 de mayo amplió las investigaciones y formuló cargos contra al menos una decena de personas más.

El bufete, que tenía oficinas en una decena de países y se hizo mundialmente famoso hace dos años tras la publicación de los Papeles de Panamá, cerró todas sus oficinas el pasado marzo por falta de liquidez y de clientes.

En abril de 2016, cientos de medios de comunicación tuvieron acceso a la base de datos de Mossack Fonseca y desvelaron que personalidades de todo el mundo contrataron sus servicios para crear sociedades "offshore" y presuntamente evadir impuestos.

"Entendemos el dolor de los panameños al ver a nuestro querido Panamá en este escándalo y pedimos disculpas a todos y cada uno de ellos por haber sido el arma que usaron para atacar a nuestro país", concluyeron en referencia a los Papeles de Panamá.

El escándalo desató críticas contra el sistema financiero y fiscal de Panamá y su primera consecuencia fue la decisión de Francia de volver a incluir a la nación centroamericana en su lista de paraísos fiscales.

Lee también

Comentarios