Actualidad

Negociaciones por crisis de Nicaragua avanzan, ahora bajo "hoja de ruta"

Negociaciones por crisis de Nicaragua avanzan, ahora bajo

Negociaciones por crisis de Nicaragua avanzan, ahora bajo "hoja de ruta"

 Las negociaciones entre el Gobierno y la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, para solucionar la crisis de Nicaragua, avanzan este miércoles, ahora bajo la "hoja de ruta" que debe permitir alcanza acuerdos el día 28 de este mes.

La "hoja de ruta", establecida ayer, en la quinta sesión de las negociaciones, establece las reglas para que las partes alcancen un acuerdo, en un intento por evitar que haya un rompimiento como el que ocurrió en julio pasado, cuando el presidente Daniel Ortega abandonó de forma unilateral el diálogo nacional para detener la crisis.

El principal acuerdo alcanzado en la "hoja de ruta" es el de invitar como testigo y acompañante al cardenal Leopoldo Brenes, miembro de la Iglesia Católica, única institución que goza de la aprobación de actores nacionales e internacionales para mediar en las negociaciones.

Un representante de la Iglesia Evangélica recibió la misma invitación que Brenes, pero no goza del mismo prestigio que la Católica, debido a que sus pastores demostraron indiferencia en la parte más sangrienta de la crisis, contrario a los sacerdotes, que abrieron las puertas de las parroquias a los heridos y arriesgaron sus vidas para evitar muertes, entre abril y julio pasados.

De acuerdo con la "hoja de ruta", los representantes del Gobierno y de la Alianza se reunirán casi a diario en sesiones de 8 horas, y solamente brindarán información a través de conferencias de prensa previamente convocadas, hasta llegar a un acuerdo, preferiblemente a más tardar dentro de 22 días.

Nicaragua vive una crisis que, desde abril pasado, ha dejado entre 325 y 561 muertos, de 340 a 777 detenidos, cientos de desaparecidos, miles de heridos y decenas de miles en el exilio, según organismos humanitarios.

El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, reconoce 199 muertos y 340 detenidos, a los que llama "terroristas", "golpistas" o "delincuentes comunes".

Ortega, que lleva doce años seguidos en el poder, no acepta la responsabilidad de la crisis ni tampoco las acusaciones generalizadas sobre graves abusos de las autoridades contra los manifestantes antigubernamentales y denuncia ser víctima de un intento de "golpe de Estado fallido".

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha denunciado que el Gobierno de Nicaragua ha cometido crímenes "de lesa humanidad", mientras que en la OEA está en proceso la aplicación de la Carta Democrática Interamericana.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines