Actualidad

OIM: violencia en El Salvador impacta más en migración

Desplazamientos.  Según el último informe de Cristosal, 418 niños fueron víctimas de desplazamiento forzado en los últimos tres años.

Desplazamientos. Según el último informe de Cristosal, 418 niños fueron víctimas de desplazamiento forzado en los últimos tres años.

¿Existe una relación entre desplazamiento forzado por violencia y migración? La pregunta, una de las formuladas ayer en un panel del Foro Centroamericano de Donantes, fue respondida por un representante de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), quien dijo que en el país, por su geografía y condiciones, la violencia tiene un mayor impacto en la migración internacional. En otros países, las personas que sufren violencia se desplazan internamente; en El Salvador, mejor se van.

"El Salvador tiene un territorio relativamente pequeño y tiene una alta presencia de estos grupos de presión. Es muy difícil que las personas se desplacen a lugares donde encuentren la protección necesaria para desarrollar sus vidas. El impacto de la violencia y su relación con la migración internacional es más alto. En el caso de países como Guatemala o México, hay una mayor frecuencia de desplazamiento interno", dijo Salvador Gutiérrez, oficial regional de Enlace y Políticas de la Oficina Regional de OIM.

OIM, según Gutiérrez, no tiene certeza de cuántas de las personas que migraron se desplazaron internamente antes de salir del país. De lo que sí tienen certeza, con base en sus estudios, es que el 15 % de los que retornan al país dicen que migraron por violencia. "En el caso de los niños, ese porcentaje se duplica. La niñez que emigra está más fuertemente afectada por la violencia", agregó.

En el panel, moderado por Cristosal, una organización que atiende a las víctimas de desplazamiento por violencia, participó Sidney Blanco, exmagistrado de la Sala de lo Constitucional y uno de los firmantes del fallo que ordenó atender a los desplazados y recuperar el control en territorios gobernados por las pandillas. Él hizo un análisis de cuáles han sido los avances desde julio pasado, cuando la sala dictó el fallo.

"Las víctimas no son prioridad para ninguna política pública", dijo Blanco, quien recordó que hace dos años la sala ordenó asignar un presupuesto especial para atención de víctimas del conflicto. A Blanco le resulta inexplicable cómo el Ministerio de Hacienda corre a patrocinar partidos políticos (con la deuda política) "que derrochan dinero en campañas vacías" y no da presupuesto para atender a víctimas.

Antonio Morales, en representación del Gobierno, no supo responder cómo hará el Ejecutivo para financiar la atención a víctimas si han contemplado un recorte presupuestaria para el Ministerio de Seguridad para 2019. Para él, un síntoma del avance que ha existido en atención al tema fue la creación del consejo nacional de seguridad y la fabricación del Plan El Salvador Seguro.

Lee también

Comentarios