Actualidad

Parlamento de Nicaragua aprueba recorte de gastos al presupuesto por crisis

Parlamento de Nicaragua aprueba recorte de gastos al presupuesto por crisis

Parlamento de Nicaragua aprueba recorte de gastos al presupuesto por crisis

La Asamblea Nacional de Nicaragua (Parlamento) aprobó hoy un recorte en los gastos del presupuesto nacional de 2018 por 186,3 millones de dólares, que afectará, principalmente, las carteras de salud, educación, las trasferencias a los municipios y los programas de inversión pública.

La iniciativa de ley, enviada por el Ejecutivo con carácter urgente, fue aprobada con el voto de los 72 diputados sandinistas y sus aliados, mientras 15 votaron contra, tres no ejercieron su voto y uno no asistió entre los 91 legisladores, precisó el presidente del Legislativo, el oficialista Gustavo Porras.

La reducción del presupuesto general de egresos o gastos fue de 186,3 millones de dólares, lo que significa un 6,8 por ciento del presupuesto inicial, según el proyecto.

El presupuesto general de gastos de 2018 pasó de 2.745,8 millones de dólares a 2.559,5 millones de dólares, apenas un 0,9 por ciento más respecto al de 2017.

En porcentaje del producto interno bruto (PIB), el gasto total pasó de 19,4 por ciento en 2017 a 18,7 por ciento en 2018, según el proyecto.

En tanto, el presupuesto general de ingresos se redujo en 235,2 millones de dólares, es decir 9,2 por ciento menos del presupuesto inicial aprobado y menor en un 0,7 por ciento al de 2017.

"Las reducciones del presupuesto general de ingresos y del presupuesto general de egresos conlleva a un incremento del déficit presupuestario global de 48,8 millones de dólares, o sea 24,4 por ciento del presupuesto aprobado", indicó el ministro de Hacienda y Crédito Público, Iván Acosta, quien hizo una presentación ante el plenario antes de su aprobación.

El recorte presupuestario obedeció a una menor recaudación de los ingresos tributarios, y a una reducción de las donaciones y de los desembolsos de préstamos externos, explicó el funcionario.

Algunos de los sectores más perjudicados son la salud, que perderá 26,6 millones de dólares; la transferencia a los municipios, con 23,6 millones de dólares; la educación, cuyos ingresos mermarán en 19,7 millones; y el Programa de Inversión Pública, con 18,5 millones de dólares menos.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, reconoció anoche el "enorme daño a la economía" de su país a raíz de las protestas iniciadas el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas a la seguridad social, que lo obligó a presentar un cambio de recorte presupuestario.

Ortega propuso dichos cambios "por la necesidad de realizar ajustes al Presupuesto General de Ingresos, Presupuesto General de Egresos y su financiamiento, como consecuencia del fallido intento de golpe de Estado".

Entre las explicaciones brindadas por Ortega está la reducción en la recaudación de impuestos, que pasó de un 102 por ciento antes del estallido social del 18 de abril, a un 93 por ciento cuando los manifestantes bloquearon las principales vías del país, y bajó al 74,1 por ciento después de que el Gobierno rompiera los bloqueos utilizando armas de guerra contra las protestas.

El Ejecutivo achacó esa medida "como resultado de los golpistas terroristas que apostaron a destruir la economía para derrocar al Gobierno", en alusión a sus detractores.

Desde el pasado 18 de abril, Nicaragua está sumergida en una crisis sociopolítica que ha dejado, según diferentes organizaciones pro derechos humanos, entre 317 y 448 muertos, pero el Gobierno cifra las víctimas en 198, convirtiéndose así en la más sangrienta desde la década de los años 80.

Las protestas contra Ortega se iniciaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.ACAN-EFE

Lee también

Comentarios