Actualidad

Productores ticos hacen tambalear reingreso de aguacate Hass mexicano

La negativa de los productores nacionales de aguacate Hass a recibir a los técnicos mexicanos en sus fincas altera los acuerdos de alto nivel logrados el pasado 17 de diciembre. Costa Rica aún no reconoce un fracaso de ese pacto. Foto: Melissa Fernández

La negativa de los productores nacionales de aguacate Hass a recibir a los técnicos mexicanos en sus fincas altera los acuerdos de alto nivel logrados el pasado 17 de diciembre. Costa Rica aún no reconoce un fracaso de ese pacto. Foto: Melissa Fernández

Fruteros rechazan una de las condiciones de México: inspeccionar sus fincas para determinar si es cierto que mancha del sol no está presente en Costa Rica. ‘México no va a recibir bien esta situación’, dice ministro del MAG.

La negociación entre Costa Rica y México que permitiría el reingreso del aguacate Hass mexicano, se tambalea.

El ministro de Agricultura y Ganadería (MAG), Renato Alvarado, lo confirmó la noche de este jueves al indicar que los productores ticos de esa fruta rechazan una de las condiciones de México: la inspección de las fincas costarricenses para determinar si es cierto que aquí no está presente la mancha del sol, enfermedad que ataca a ese producto.

Alvarado envió, al finalizar la tarde de este 21 de febrero, una carta al gobierno mexicano en la cual comunica la negativa de los agricultores ticos a la inspección.

“No sé si es un fracaso a la salida negociada que se buscaba; lo que sí le puedo decir es que México no va a recibir bien esta situación”, advirtió el ministro al responder una pregunta.

Este choque entre los productores y el Gobierno deja en el limbo un acuerdo de alto nivel, logrado el 17 de diciembre pasado, en una reunión en la Cancillería costarricense.

En ese pacto, los dos países acordaron buscar una salida al conflicto por el comercio del aguacate Hass, porque Costa Rica impidió su importación desde el 5 de mayo del 2015.

El principal alegato fue que en México está presente la mancha del sol y que la intención era impedir su entrada a Costa Rica, donde, según el Servicio Fitosanitario del Estado (SFE), adscrito al MAG, no hay afectación.

Los aguacateros de Hass de la región de Los Santos (Dota, Tarrazú y León Cortés) argumentan que el Gobierno, por medio del MAG, les ocultó el pacto del 17 de diciembre, pues no se enteraron sino hasta el 12 de febrero pasado.

Ese día, agregaron, el SFE confirmó a la prensa el acuerdo. Eso fue un día después de que la ministra de Comercio Exterior (Comex), Dyalá Jiménez, hizo público el tema de las inspecciones en las fincas.

El Comex debe representar al país en los litigios internacionales y financiar el costo de la defensa.

El choque comercial

México sostiene que la medida fitosanitaria que se basa en que la fruta mexicana puede contagiar el mal a las ticas no tiene sustento técnico y tampoco reconoció dos inspecciones mediante muestreos en las fincas ticas, realizadas por el SFE, las cuales determinaron la inexistencia de la mancha del sol.

Mientras tanto, los mexicanos pidieron a la Organización Mundial del Comercio (OMC) la conformación de un panel de árbitros para que resolver el tema.

La petición se presento el 26 de noviembre del año pasado y el 20 de diciembre la OMC aceptó la solicitud mexicana.

Estaba pendiente la conformación de panel, pero México lo pospuso a la espera de una eventual salida negociada.

Un proceso en la OMC exige contratar abogados para la defensa, que en el caso de Costa Rica costarían entre los $500.000 y $600.000.

De esto partió el interés de Costa Rica y de las autoridades del nuevo gobierno mexicano por encontrar una salida negociada bilateral y evitar ir a la OMC, explicó la ministra Jiménez al anunciar el inminente inicio de las inspecciones en las fincas.

Pero México pidió estar presente como observador cuando se tomen las muestras en las fincas que luego se someterán a los exámenes de laboratorio.

Lo que sigue

El ministro Alvarado explicó la noche de este jueves que el muestreo de las fincas en todo el país se iniciará, como se tenía previsto, este lunes 24 de febrero, pero solo con los técnicos del SFE, a quienes los productores sí quieren recibir en sus fincas.

El tema aquí, reconoció el jerarca costarricense de agricultura, es si México avala el proceso del SFE o lo sigue rechazando como lo hizo en dos ocasiones anteriores.

Agregó que en comercio internacional se estila que un país reconoce los análisis de las instituciones especializadas del otro, pues se supone que se realizan con metodologías y normas estrictamente técnicas.

La participación de los mexicanos, siguió Alvarado, es una situación atípica que se puso en el pacto de diciembre porque los dos países quieren una salida negociada y rápida al conflicto.

Añadió que ni siquiera con una orden legal pueden obligar a los agricultores a permitir el ingreso a sus fincas, pues eso solo es posible cuando se trate de una emergencia fitosanitaria, caso que no es el presente.

En esta situación se trata de un muestreo rutinario para demostrar la inexistencia de una enfermedad.

Lee también

Comentarios