Actualidad

Promotora del mejor café de C.A.

"Mi trabajo es un puente para promover cafés de excelencia que además de tener alta calidad, han sido producidos con respeto al medio ambiente, a la sociedad y que fomenten una mejor calidad de vida para los productores y sus colaboradores.  Este trabajo genera mucho valor agregado a los cafés que se producen y se compran y eso de mucho beneficio para nuestros proveedores", explica Canjura. 

Marjorie Canjura es Q Grader, es decir catadora certificada de café, que busca sobre todo evaluar la calidad del grano. Y es en el mundo cafetero donde se ha desarrollado desde 2010, primero en Chemonics con el café de la Zona Norte de El Salvador, y ahora en Belco, una empresa francesa de sourcing de cafés de especialidad, donde ella es directora para El Salvador y responsable de montar una agencia regional.

Esto implica un  laboratorio de control de calidad para evaluar cafés  desde México hasta Panamá (y algunos países del Caribe). 

Para conocer el mundo cafetero, he visitado casi todos los orígenes en el mundo de donde compran café y muchos países donde se distribuye.

"Mi trabajo es un puente para promover cafés de excelencia que además de tener alta calidad, han sido producidos con respeto al medio ambiente, a la sociedad y que fomenten una mejor calidad de vida para los productores y sus colaboradores.  Este trabajo genera mucho valor agregado a los cafés que se producen y se compran y eso de mucho beneficio para nuestros proveedores", explica. 

El mundo cafetero cada vez se está abriendo más a la presencia femenina, destaca. “Habemos cada vez más catadoras y tostadoras de café, más productoras, más comerciantes.... Solamente en Belco, un  60 % de mujeres ocupamos los cargos de dirección, y cada una nos desenvolvemos en diferentes áreas, unas más administrativas, otras más técnicas, pero todas dirigidas a un mismo target, el café”, asegura. 

Y aunque ella no ha sentido dificultades para destacar por ser mujer, está consciente que eso depende mucho de la realidad y oportunidades que tiene cada una. Además su trabajo le ayuda a poder cambiar un poco ese contexto.  

“Trabajar en el campo en nuestros países pobres es una experiencia de humildad sin duda y yo he logrado ver con mucha empatía las necesidades de las otras personas. He logrado cambiar aunque sea un poquito la realidad de algunas personas mediante lo que hago”, dice.

Por otra parte, considera que las empresas, no solo las agrícolas,  también pueden hacer su parte para generar una mayor equidad, como realizar  talleres o ejercicios de concientización sobre la importancia de los roles de cada uno de los miembros de la empresa independientemente sean hombres o mujeres." Pienso que para la asignación de roles se debe tomar en cuenta la capacidad, fortalezas y debilidades de cada uno. Además, es importante promover el respeto y sancionar drásticamente cualquier falta que ofenda o que ponga en riesgo la integridad de los demás. El respeto es la base de la convivencia y es un valor que se debe reforzar en el ámbito profesional", agregó.

Esta nota fue originalmente publicada en la edición 165 / Septiembre- octubre 2021  

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines