Actualidad

Proyecto de Davivienda es respaldado por GIZ

El programa de conservación de manglares será el primero en el país en recibir apoyo de la agencia, a través del proyecto Biodiversidad y Negocios.

1 Celebración. Cada 26 de julio es celebrado el Día Internacional del Manglar, a fin de crear conciencia sobre la importancia de estos  ecosistemas.

1 Celebración. Cada 26 de julio es celebrado el Día Internacional del Manglar, a fin de crear conciencia sobre la importancia de estos ecosistemas.

El programa de conservación de manglares de banco Davivienda es el primero en El Salvador en ser respaldado por la Cooperación Alemana para el Desarrollo (GIZ), a través del proyecto Biodiversidad y Negocios.

Así lo anunció la Fundación Empresarial para la Acción Social (FUNDEMAS), la cual apoya el proyecto desarrollado desde hace tres años, en el complejo de la Barra de Santiago, en Ahuachapán, el cual es considerado como humedal de importancia internacional.

Maythé Cornejo, gerente de Medio Ambiente en FUNDEMAS, indicó que el proyecto Biodiversidad y Negocios tiene más de 10 años de existencia, sin embargo El Salvador no había sido partícipe hasta este 2021, convirtiendo a Davivienda en el pionero con su programa.

"A futuro los consumidores y las personas que toman servicios van a estar más enfocados en empresas que protegen los ecosistemas y la biodiversidad. No es solamente un tema económico sino de sostenibilidad y gestión de riesgos que al final van a abrir la puerta a nuevos consumidores", expuso.

Los bosques de manglar son ecosistemas costeros, con flora y fauna adaptadas a vivir en la frontera tierra-mar, que mitigan los daños provocados por fenómenos naturales como las tormentas, tala descontrolada, contaminación con agroquímicos y prácticas ganaderas.

"La participación de la GIZ en el programa de conservación del mangle ratifica el compromiso adquirido en Davivienda por la sostenibilidad ambiental de El Salvador y nos reta a continuar impulsado iniciativas de valor compartido; para que juntos trabajemos en la salvaguarda del complejo Barra de Santiago, área crítica para la biodiversidad. Agradecemos la confianza y fidelidad de nuestros clientes, quienes al preferir el Seguro de Vida Verde protegemos el ecosistema manglar", señaló Rafael Puente, director de Davivienda Seguros.

Carlos Santos, coordinador de Sostenibilidad de banco Davivienda, destacó el impacto económico del programa, con la mejora en la productividad de especies de comercialización como cangrejo, pescado, camarón, punches, conchas, jaibas, entre otros mariscos.

"Con este proyecto se están beneficiando más de 185 familias de la comunidad; así como recibiendo el aprovechamiento ecosistémico, por ejemplo la pesca, la leña que nos da el manglar. El ecosistema de manglar es único, solo se da en la zona costera; por lo que somos responsables de su reforestación. Esta acción produce una cantidad de beneficios para la comunidad, aquí las personas pueden obtener sustento, materiales de construcción para sus casas, leña, entre otros", manifestó Luis Quintanilla, uno de los beneficiados con el programa.

Para Jochen Quinten, director Regional GIZ, la alianza público–privada entre el banco Davivienda, FUNDEMAS y la GIZ, marca un hito para el sector financiero salvadoreño al establecer y dar a conocer su compromiso con la biodiversidad.

El proyecto regional Biodiversidad y Negocios se enmarca en la cooperación alemana con el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), que se concentra en el medio ambiente y recursos naturales, clima y energía, paz y cohesión social. "Como FUNDEMAS nos complace tener a organizaciones socias y comprometidas con el desarrollo sostenible de nuestro país El Salvador, una de ellas es el banco Davivienda, entidad que ha revolucionado su estrategia de sostenibilidad, en lo económico, social y ambiental. Uno de los esfuerzos más emblemáticos que hemos tenido el gusto de acompañar y trabajar es su programa ambiental ‘Seguro de Vida Verde’, el que hemos apoyado durante varios años", dijo la directora ejecutiva de FUNDEMAS, Haydée de Trigueros.

La inversión anual del proyecto asciende a $23,000. Entre las apuestas para 2021 está intervenir 12 hectáreas de bosque de mangle, las cuales se sumarían a las 18 que ya fueron intervenidas.

Este año, la GIZ brindará asesoría técnica para establecer una línea base sobre el estado de la biodiversidad del manglar y desarrollar un plan de manejo y monitoreo que proporcione herramientas y contribuya a la toma de decisiones.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines