Loading...
Actualidad

Salvadoreños cambian su dieta por alza de precios en productos de la canasta básica

Los hogares gastan $23 más en alimentos en relación con 2021. Esta escalada en los precios ha obligado a la población a cambiar a marcas más baratas y hasta dejar de comer un tiempo de comida al día.

Los salvadoreños sufren cada vez más al hacer sus compras por los incrementos en los precios de los alimentos, alzas que en algunos casos superan el 80%, obligándolos a cambiar sus hábitos de consumo y hasta a comer una ración menos al día.

"He dejado de comprar algunos productos, por ejemplo, el aceite que antes comprábamos tres botellas hoy estamos disminuyendo a dos, prácticamente ahora vamos al día. A veces compramos de la marca más barata se podría decir, para llevar las cosas más baratas a la casa", manifestó Beatriz Rivera, quien aseguró que su presupuesto para los alimentos de la semana ha pasado de $50.00 a $75.00.

El aceite de origen animal ha escalado tan alto que el precio de la botella de 750 ml, presenta una variación interanual del 80 %, al pasar de $1.25 a $2.25, volviendo un lujo cocinar unos huevos o papas fritas en los hogares salvadoreños.

También hay aumentos de precios en otros componentes de la canasta familiar como los huevos. En un año, el precio del cartón de huevos grandes ha incrementado $1.75, al pasar de $3.00 a $4.75. El frijol es otro de los que más ha subido en las últimas semanas hasta llegar a $1 por libra, es decir un 37 %, más que en junio de 2021, cuando fue de $0.73, lo cual ha provocado que la población reduzca su consumo, según comerciantes del Mercado Central de San Salvador.

"Nosotros preferimos no comer lo que está bien caro y comer otra cosa, por ejemplo el pollo casi no lo comemos, porque está un poco más caro y el queso también, los frijoles siempre los comemos porque es bien básico en la casa, comemos más verdura hoy que lo que está más caro", expuso la consumidora Guadalupe Zelaya.

“Antes compraba alitas y pollo, pero ahora lo que más hacemos nosotros en la casa es menudo, porque la libra de pollo vale $1.65, es verdad que sabe mejor el pollo, pero como no alcanza”.

Yessenia Canales, consumidora.

Otro de los granos que ha subido es el maíz, que de $0.20 por libra pasó a $0.35, en un año. Esta alza impactó de forma directa el precio de las tortillas, que es parte esencial de la dieta diaria en todo el país. Algunas tortillerías en Antiguo Cuscatlán, han pasado de dar 20 unidades por un dólar a dar solo 15.

El arroz se suma a la tendencia alcista. El cereal se encareció 24 % desde junio 2021, y aunque es a menor escala, los consumidores están pagando hasta $0.10 más por libra y $9.30 por quintal, en comparación con el año pasado.

"Arroz compraba dos o tres libras, hoy he mermado y ya ni cocino la libra sino que hago menos, porque está todo caro y el dinero no abunda. Antes compraba alitas y pollo, pero ahora lo que más hacemos nosotros en la casa es menudo, porque la libra de pollo vale $1.65 y ya comprando menudos dan tres libras por $1.00 es verdad que sabe mejor el pollo, pero como no alcanza", expuso la consumidora, Yessenia Canales.

La inflación en la canasta básica alimentaria salvadoreña ocurre en el contexto de una escalada en precios que afecta a nivel mundial, impulsado por la guerra en Ucrania, y los efectos económicos de la pandemia por la covid-19, como altos precios en materias primas y elevado costo de los fletes.

Impacto

Un estudio ejecutado por la unidad de investigación social de LA PRENSA GRÁFICA, LPG Datos, arrojó que hasta mayo de 1,448 encuestados, el 90.7 % consideraba que los productos de la canasta básica habían aumentado de precio, predominando los frijoles, aceite para cocinar, maíz, huevos, el arroz y azúcar.

“He dejado de comprar algunos productos, por ejemplo, el aceite antes comprábamos tres botellas, hoy estamos disminuyendo a dos; prácticamente ahora vamos al día”.

Beatriz Rivera, consumidora.

"El dinero ya no nos alcanza, porque antes me venía con $50.00 y llevaba más, ahora traigo la misma cantidad y llevo menos. Ahorita aquí llevo la lista y no compre algunas cositas como los pepinos, la carne, los macarrones, ni los frijoles, el arroz y ni el aceite", le dijo la consumidora Gloria Rosa a reporteros de LPG.

La subida en los alimentos es confirmada por la Dirección de Estadísticas y Censos (Digestyc) la cual reportó que a abril, el costo de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) en la zona urbana llegó a $223.86, $23.73 más en comparación al cuarto mes del 2021 cuando promedió $200.13. En la zona rural el incremento fue de $20.16, al llegar a los $163.93.

El alza en la CBA urbana fue impulsada por el incremento en el costo en las raciones de tortillas y verduras, mientras que en la CBA rural fue por el encarecimiento en las tortillas y el arroz.

El Centro para la Defensa del Consumidor (CDC) estima que estos incrementos están provocando que tres de cada 10 salvadoreños hayan dejado de comprar alimentos y que quienes tenían tres platos de comida, ahora puedan comer solo dos, y los que tenían dos, uno.

"Aquí en el mercadito de Merliot le dan a $2.50 el medio plato y antes que el platito lo daban a $2, el de la boquita que le dicen, ‘en veces’ ese pedíamos, ‘puesí’ porque nosotros no podemos hoy. Otras compañeras quizá ya fueron a comprar su corita de queso para almorzar pero yo aguanto hasta la cena", dijo Rosa Paulino, habitante de Lourdes, Colón.

Medidas

Desde marzo, el Gobierno ejecuta 11 medidas para "combatir la inflación", sin embargo, los consumidores y comerciantes a nivel afirman que aún no detectan impactos positivos por las medidas, que incluyen: la eliminación de tributos a los combustibles y el cobro de un IVA diferenciado, la suspensión de ciertos aranceles, y congelar el precio de la energía eléctrica.

En el caso de los granos, la semana pasada, algunas gremiales de productores de granos reportaron a este medio que el fuerte incremento estaría injustificado y obedecería, más que por un efecto del alza en los combustibles o la invasión rusa de hace algunos meses a Ucrania, a prácticas de acaparamiento y especulación por parte de los distribuidores locales que aún no han sido demostradas.

Ante denuncias de esta naturaleza, la Defensoría del Consumidor aumentó sus controles en diferentes mercados capitalinos y de las cabeceras, para "garantizar que las medidas de alivio económico, como el subsidio a los combustibles, beneficien a los consumidores con mejores precios", según publicó en sus redes sociales.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines