Actualidad

Colombia se convierte en el miembro 37 de la OCDE, el tercer latinoamericano

Colombia se convierte en el miembro 37 de la OCDE, el tercer latinoamericano

Colombia se convierte en el miembro 37 de la OCDE, el tercer latinoamericano

Colombia formalizó hoy su entrada en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) como el miembro número 37 y el tercer latinoamericano tras México y Chile, al término de un proceso lanzado por su presidente, Juan Manuel Santos, que se ha traducido en cinco años de negociación.

Santos firmó el acuerdo de adhesión en un acto solemne durante la sesión inaugural de la reunión ministerial anual de la OCDE en su sede de París junto al secretario general, el mexicano ngel Gurría, y con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, como testigo excepcional.

"Esta adhesión es un gran honor y una gran responsabilidad" pero también "uno de los legados más importantes que voy a dejar a mi país, señaló el jefe del Estado colombiano, que había sido precedido en la firma por Dalia Grybauskaite, la presidenta de Lituania, país que también se incorpora a este organismo.

Contó que si hace ocho años, cuando inició su primer mandato, acudió a París para solicitar la entrada, es porque estaba convencido de que "las buenas prácticas" y "el aprendizaje mutuo" que promueve la OCDE son las claves del "buen gobierno".

Reconoció que en el trabajo de adaptación de su normativa a los estándares de la organización con 23 comités, algunas de las reformas "no fueron fáciles" de explicar a la población, pero "los argumentos que nos dio la OCDE fueron claves".

Gurría, que al término de la firma abrazó a Santos -al que conoce desde que ambos coincidieron en su juventud como representantes de sus países en la Organización Internacional del Café- destacó que "en el proceso de adhesión, Colombia ha hecho progresos impresionantes".
Se refirió, entre otras cosas, a la reducción de la informalidad en el mercado laboral, a la reforma de la gobernanza de las empresas públicas, a la gestión del agua o a la de los productos químicos.

También recordó que al pedir la apertura de negociaciones de adhesión hace ocho años, Santos le había dicho que su primer objetivo como presidente de Colombia era la paz, y luego incorporarse a la OCDE.

A ese respecto, Santos argumentó que la paz era "una condición necesaria" para que el país pudiera desarrollarse, y se felicitó de la primera vuelta de las presidenciales el pasado domingo con la tasa de participación más elevada y con el antiguo líder de la guerrilla, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, votando.

"Es un gran triunfo de la democracia", señaló, además de aprovechar para hacer un breve balance de sus ocho años como jefe del Estado, en los que "Colombia ha cambiado profundamente".

Hizo notar que 5,5 millones de personas han salido de la pobreza, que la educación es gratuita en las escuelas públicas, que se ha universalizado la cobertura sanitaria o que la inversión está en uno de los niveles más elevados de Latinoamérica.

En la práctica, el ingreso en la OCDE se producirá cuando Colombia deposite el instrumento de adhesión, lo que requiere la ratificación por el Parlamento.

México entró en 1994 y Chile en 2010. Costa Rica debería ser el miembro número 38, probablemente a finales de 2018 o principios de 2019, según Gurría.

Macron, cuyo país ejerce este año la presidencia ministerial de turno, dedicó su discurso de apertura a defender el sistema multilateral de los ataques que está recibiendo por los Estados Unidos de Donald Trump, sobre todo en el terreno comercial.

Cuidándose de citar en ningún momento a Estados Unidos o al presidente Trump, Macron se refirió continuamente de forma crítica a su posición al señalar que en un momento en que la globalización se está haciendo "cada vez más violenta" sería un error "dar la espalda al multilateralismo, con el argumento de que no es eficaz".

El francés propuso llevar a cabo una reforma de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que empezarían a discutir Estados Unidos, la Unión Europea (UE), Japón y China, a los que luego se añadirían el resto de los países del G20.

El objetivo sería tener una "hoja de ruta" en la cumbre del G20, que se celebrará a finales de año en Buenos Aires, para hacer más ágil una OMC vilipendiada por Washington.

Lee también

Comentarios