Actualidad

Solicitarán cancelar el partido oficial de Guatemala por financiación ilícita

Solicitarán cancelar el partido oficial de Guatemala por financiación ilícita

Solicitarán cancelar el partido oficial de Guatemala por financiación ilícita

La Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y la Fiscalía anunciaron hoy que solicitarán la cancelación del partido oficial, Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación), por financiación electoral ilícita. El anuncio lo hicieron este jueves la fiscal general, Thelma Aldana, y el titular de la Comisión, el abogado colombiano Iván Velásquez, después de destapar una nueva red de financiación electoral ilícita durante la campaña de 2015, que llevó al poder al presidente guatemalteco, Jimmy Morales. Esta nueva línea de investigación señala que un grupo de grandes empresas del país entregó más de 8 millones de quetzales (más de 1 millón de dólares) de forma anómala y anónima, que fueron utilizados para pagar a los fiscales electorales, personal de la formación política que vigila el proceso y el conteo de votos, en las dos vueltas de los comicios. El año pasado, la CICIG y la Fiscalía pidieron el desafuero del presidente Morales por presunta financiación electoral ilícita, ya que como secretario general del partido no declaró fondos por un valor de 7,6 millones de quetzales (1,1 millón de dólares), pero el Congreso rechazó esa solicitud. Las dos investigaciones señalan entonces que la cantidad detectada de forma anómala en esta formación política, por la que pedirán su suspensión en los próximos días, asciende a más de 15 millones de quetzales (más de 2 millones de dólares). En la causa presentada este jueves hay dos colaboradores eficaces de la fiscalía: Paulina Paiz Riera y Olga Vitalia Méndez López, ambas con cargos de gerencia en Novasservicios S.A., la empresa a través de la cual se pagó directamente a los fiscales de FCN-Nación. En sus declaraciones como anticipo de prueba, las dos mujeres, que presentaron documentos, correos electrónicos o facturas, contaron cómo entre julio y agosto de 2015 varios empresarios hablaron de cómo "poder apoyar a Jimmy Morales" y por ello celebraron una reunión el 19 de agosto en la que participó el propio Morales. Rodrigo Arenas, quien era presidente de la organización Movimiento Cívico Nacional, fraguó los contactos para la reunión a través del exdiputado oficialista Edgar Ovalle, prófugo de la Justicia por un caso de desapariciones forzadas. En ese encuentro participaron Jimmy Morales y grandes empresarios del país, como Carlos Manuel Paiz Andrade (dueño durante 43 años de la cadena de supermercados Paiz, una de las mayores empresas del país), Fernando Paiz (hermano de Carlos, exdirector de Walmart Centroamérica, empresa que compró Paiz, y ahora cabeza de Latam Hotel Corporation, Hyatt) y los hermanos Sergio Paiz del Carmen y Salvador Paiz del Carmen. Salvador Paiz es vicepresidente de la organización empresarial Fundesa y presidente de la compañía PDC -inversión privada-, mientras que su hermano Sergio es miembro del Consejo de Administración de Interbanco, una de las entidades financieras de Guatemala. Además de ellos, estuvieron José Miguel Torrebiarte (presidente de la mayor cementera de la región, Grupo Progreso, y también vicepresidente de la Fundación Fundesa), óscar Emilio Castillo y el propio Ovalle. En esa reunión, los grandes empresarios le dijeron a Morales que la gente lo veía como favorito y le preguntaron como lo podrían apoyar, a lo que el ahora presidente dijo, según las testigos, "no me den (dinero) porque no tenemos cómo recibir una donación, a estas alturas no podemos manejarlo". Es así, en ese encuentro, donde se comentó de pagar a los fiscales en mesas de todo el país para las elecciones, algo que a los empresarios les pareció una buena idea, aunque Sergio Paiz se opuso a hacer donaciones "por fuera" del partido. No obstante, fue a través de la empresa Novaservicios S.A. como se entregó el dinero que donaron los empresarios, más de 8 millones de quetzales, tanto para la primera vuelta del 6 de septiembre como para la segunda, en octubre de 2015, mejorando la logística y el desorden de la primera vez. Otros empresarios que tenían conocimiento de esta propuesta para aportar dinero a FCN eran Julio Ramiro Castillo Arévalo, del Banco Industrial; Felipe Antonio Bosch Gutiérrez, presidente de la junta directiva de Corporación Multi Inversiones y presidente de Fundesa; José Guillermo Castillo Villacorta, y otros relacionados con ingenios azucareros: Fraterno Villa Girón, José Andrés Botrán Díaz, Ramiro Alfaro Samayora y Herbert González. Cada grupo empresarial confirmó su aporte, que depositó en las cuentas de la empresa para pagar a los fiscales y algunos de ellos también se usaron para propaganda electoral, aunque ninguno fue reportado al Tribunal Supremo Electoral. Ante esta investigación, que todavía continúa abierta y por la que varios de los empresarios ya acudieron a la Fiscalía a reconocer los hechos, el titular de la CICIG dijo que financiar un partido es lícito si se hace por los mecanismos legales. Pero cuando se oculta "no solo se afecta a la democracia y al sistema electoral", sino que también se comete un delito, demostrando una "relación perversa entre financiamiento ilícito y estructuras de corrupción". Por este caso, imputarán el delito de financiación electoral ilícita a José Andrés Botrán Briz, excomisionado presidencial contra la desnutrición (entre enero de 2016 y noviembre de 2017) y presidente de uno de los grandes ingenios azucareros del país, a Luis Rodrigo Arenas (del Movimiento Cívico Nacional) y a Edgar Ovalle, prófugo. También continuarán investigando a los empresarios, algunos de los cuáles les manifestaron que no sacaron nada a cambio y que solo querían ayudar a alguien ajeno a la política a dirigir el país.

Lee también

Comentarios