Actualidad

Trump sigue indeciso sobre cómo responder al ataque químico en Siria

Trump sigue indeciso sobre cómo responder al ataque químico en Siria

Trump sigue indeciso sobre cómo responder al ataque químico en Siria

El presidente estadounidense, Donald Trump, sigue indeciso sobre qué respuesta dar al presunto ataque químico ocurrido el pasado sábado en Siria, pese a que este lunes se dio un plazo de 48 horas para anunciar su decisión. La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, aseguró hoy en su rueda de prensa que el equipo del presidente continúa analizando la situación, aunque reiteró que la responsabilidad del ataque recae sobre el presidente sirio, Bachar Al Asad, así como en Rusia, por no frenarlo. Sanders indicó que el Gobierno estadounidense tiene una "confianza alta" en las informaciones de inteligencia sobre la autoría del ataque, así como en el "fallo" de Moscú por no detenerlo. En este sentido, la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, aseguró en su rueda de prensa de hoy que Estados Unidos tiene "pruebas" que demuestran que la autoría del ataque corresponde al Gobierno de Al Asad. "Continuamos analizando la información, recolectando información, pero no podemos hacerla pública porque aún es clasificada", apuntó Nauert. "Creemos que sabemos quién es responsable por este ataque. Sabemos que un arma química fue usada y los resultados (de los análisis) de la OPCW no determinan quién fue el responsable, solo la sustancia (utilizada)", añadió respecto a las investigaciones que está llevando a cabo la Organización para la Prohibición de Armas Químicas sobre lo ocurrido. El secretario de Defensa, James Mattis, rechazó los llamamientos del presidente Trump a una respuesta militar más amplia, según informó hoy el diario The Wall Street Journal. Citando a funcionarios estadounidenses y de defensa no identificados, el aseguró que el Pentágono había programado dos posibles operaciones para un bombardeo, incluido uno este pasado jueves, pero Mattis canceló ambas. Según los informes, el jefe del Pentágono está preocupado de que cualquier represalia militar suponga una escalada más amplia en la región, en particular por parte de los rusos, mientras que Trump está insatisfecho con las limitadas opciones que le han presentado sus asesores. "(Trump) quiere que Mattis lleve los límites un poco más allá", dijo un funcionario de la Casa Blanca al Journal. Pese a que a lo largo de esta semana Trump parecía estar dispuesto a una respuesta militar inminente, el multimillonario continúa despachando con sus "socios y aliados" para coordinar su respuesta, y en un contacto estrecho con otros líderes europeos. "Seguimos teniendo continuas conversaciones con nuestros socios y aliados. El presidente habló nuevamente con el presidente (Emmanuel) Macron de Francia en el día de hoy. Seguimos teniendo reuniones en curso y cuando tengamos más avances, les haremos saber", indicó Sanders. La portavoz detalló, además, que esta tarde Trump mantendrá nuevas reuniones con su equipo de Seguridad Nacional para analizar la cuestión, pero no entró en detalles sobre las posibilidades que baraja el equipo del presidente. No obstante, y como hizo en días anteriores, insistió en que "todas las opciones están sobre la mesa", en alusión a un posible ataque militar contra Siria. Por su parte, Rusia defiende que el supuesto ataque químico del pasado sábado en Duma fue un montaje orquestado por el Reino Unido, y que EE.UU. y sus aliados quieren usarlo como pretexto para actuar contra las autoridades de Siria. Estados Unidos y Francia, junto a Reino Unido, coinciden en que el nuevo uso de armas químicas por parte del régimen sirio no puede quedar impune, mientras Moscú alerta de que un ataque estadounidense o de las potencias occidentales contra Siria sería inadmisible. Mientras tanto, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas mantuvo hoy su cuarta reunión sobre Siria en lo que va de semana, sin que se aviste ningún tipo de acercamiento entre las potencias sobre cómo atajar la situación. "La Guerra Fría ha vuelto", lamentó el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, durante el encuentro en el que, lejos de acercar posturas, Estados Unidos y Rusia insistieron una vez más en sus tesis. Rusia, que acusaba a la investigación internacional de parcial y poco profesional después de que ésta señalase a Damasco como responsable de varios ataques químicos en los últimos años, vetó esta semana una nueva propuesta para resucitarla, por lo que la comunidad internacional y los aliados occidentales siguen estancados ante la crisis.

Lee también

Comentarios