Actualidad

Tsipras presenta líneas maestras de su plan para el día después del rescate

Tsipras presenta líneas maestras de su plan para el día después del rescate

Tsipras presenta líneas maestras de su plan para el día después del rescate

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, presentó hoy a sus ministros las líneas maestras de su plan para el "día después" del rescate, cuyo pilar será mantener la fidelidad a los compromisos presupuestarios con los acreedores, pero reduciendo la presión fiscal y con un mayor acento a la cohesión social.

"Es hora de escribir el plan para el día siguiente (al rescate)", dijo Tsipras ante el Consejo de Ministros, y anunció que este plan, bautizado como "Estrategia de Crecimiento para el Futuro" y cuya duración es de tres años, será debatido en el Eurogrupo del próximo jueves en Bruselas.

El punto de partida para mejorar el clima inversor debe ser un cambio radical de un modelo productivo basado en el crédito y el consumo que llevó a un dramático deterioro del sector agrícola e industrial, a desigualdades sociales y a la bancarrota, dice el proyecto, que todavía deberá ser desarrollado en detalle.

Tsipras ha presentado su plan dos días después de que su Gobierno alcanzara un principio de acuerdo con las instituciones acreedoras para cerrar la cuarta y última evaluación del rescate, una piedra angular en el camino hacia la salida definitiva del programa de asistencia.

Según Tsipras, este plan integral servirá de base para la refundación de la economía, y pondrá fin a los modelos productivos del pasado, carentes de orientación y basados en alimentar a élites estatales.

El primer ministro identificó una serie de sectores con especial potencial de crecimiento, entre los que, además del tradicional motor de la economía griega, el turismo, figura la medicina, la agroalimentación, la energía y la innovación, entre otros.

Entre sus objetivos figura lograr que las exportaciones constituyan el 50 % del producto interior bruto (PIB) en 2025, desde el 33 % de la actualidad. En 2009, antes de firmar el primer rescate, todavía comportaban el 19 % del PIB.
La principal herramienta para sacar adelante este proyecto la constituirá el Banco Griego de Desarrollo, una figura que está todavía por crear.

Además se recurrirá a los fondos del denominado Plan Juncker (8.000 millones de euros), y a los créditos del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) (2.500 millones) y sobre todo del Banco Europeo de Inversiones (20.000 millones de euros).

Todo esto se organizará, insistió Tsipras, respetando plenamente los objetivos de estabilidad presupuestaria comprometida con los acreedores, incluida la necesidad de tener que generar anualmente un superávit primario del 3,5 % del PIB hasta 2022.

Para poder dar un impulso a la economía, recalcó, es imprescindible que las instituciones acreedores cumplan con su compromiso de aliviar el peso de la deuda helena, actualmente cerca del 180 % del PIB.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha puesto el jueves como fecha como límite para que los socios europeos se pronuncien al respecto, y de no hacerlo, ha advertido que no participará finalmente en el programa de asistencia con los 1.600 millones (sobre el total de 86.000 millones) que había reservado.

"Si el Eurogrupo del jueves no llega a un compromiso sobre la cuestión de la deuda, es probable que el FMI salga del programa", dijo hoy el representante griego en el Fondo, Mijalis Psalidópulos, en declaraciones a la emisora de radio 247.

Tsipras aseguró que las conversaciones sobre este tema están en marcha y manifestó su confianza en que se resuelvan positivamente este jueves, sobre el marco definido por el propio Eurogrupo en junio del año pasado, lo que incluye medidas a corto, mediano y largo plazo, y limitar a un 15 % del PIB la financiación bruta anual de la deuda.

En material laboral, el líder de Syriza puso especial acento en la lucha contra el trabajo no declarado y afirmó que en los tres años de su mandato ya ha habido primeros progresos en esta cuestión.

El objetivo, dijo, es que en 2021 el trabajo negro tan solo comporte el 5 % del empleo total, del 13 % actual. Al comienzo de su mandato, agregó, todavía estaba en el 19 %.

Otra meta imperativa, añadió, será elevar el salario mínimo (actualmente en 586 euros brutos para los mayores de 25 años), y restaurar la negociación colectiva, dos de las principales promesas de Syriza al asumir el Gobierno en 2015, enterradas en su momento por exigencia de los acreedores.

Lee también

Comentarios