Actualidad

Unión Europea invierte más de $173 millones en proyectos para acceso de agua potable en Nicaragua

La Unión Europea está trabajando fuertemente en proyectos de acceso para agua potable  y saneamiento en Nicaragua. 

Visita de funcionarios de la UE a uno de los proyectos.

La cooperación europea en este rubro asciende a más de 133.6 millones de euros (unos $173 millones) y beneficiando a más de 385 mil nicaragüenses.

Actualmente los trabajos en esta materia se desarrollan en 8 municipalidades de la cuenca alta del Rio Coco y de la Costa Caribe. El último de estos proyectos en ser habilitado es el de la  comunidad de Sonis-Somoto.

“El acceso al agua potable y saneamiento es vital para el desarrollo y la salud pública, y constituye uno de los ejes claves de nuestra cooperación en el país. En tiempos de pandemia, nuestra contribución adquiere más relevancia por su impacto directo en la prevención del contagio del covid-19 y otras enfermedades cuando más lo necesitan los nicaragüenses. Juntos por Nicaragua, logramos algo tan básico y necesario como lavarse las manos, especialmente donde la escasez de agua es más severa”, dijo Pelayo Castro Zuzuárregui, Embajador de la UE en Nicaragua.

También buscan prevenir y limitar el impacto de inundaciones, un problema muy serio que afecta actualmente a las poblaciones de la Costa Caribe, un área fundamental para la cooperación europea, según señalan en un comunicado. Asimismo, iniciarán la implementación de un proyecto que contribuirá con la mejora de la red de conexión y distribución del servicio de agua en la zona de Altamira-Managua.

España es uno de los cooperantes en esta materia creando en el Fondo de Cooperación para agua y saneamiento (FCAS) para América Latina y el Caribe, y también trabajan de lleno en el Programa integral sectorial de agua y Saneamiento Humano de Nicaragua (PISASH), dijo María del Mar Fernández-Palacios, Embajadora de España en Nicaragua.

Por otra parte Christoph Bundscherer, Embajador de Alemania en Nicaragua, señaló que también están trabajando  para la buena gestión del agua y su uso para el cultivo; para conservar y proteger fuentes de agua valiosas como el Río Coco que recientemente fue nombrado como Geoparque por la UNESCO. "La idea es fortalecer la capacidad de resiliencia de las comunidades ante los impactos negativos del cambio climático, por ejemplo, a través del establecimiento de áreas de bosques cerca de recursos hídricos importantes”, finalizó. 

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines