Centroamérica

El Salvador: Endeudamiento restringirá presupuestos futuros

El rápido aumento de la deuda dejará con limitaciones al Gobierno que cada vez tendrá que pagar más por intereses y amortizaciones. Las opciones de financiamiento también se irán agotando a medida se deterioren las  finanzas  públicas.

Tomando en cuenta la sobrestimación de ingresos, la deuda sería 96 % del PIB el próximo año, sino el ratio sería del 93 %, de acuerdo con FUNDE.

El rápido aumento de la deuda pública dejará al Gobierno con dificultades para gastar, ya sea porque será cada vez más complicado encontrar financiamiento, o porque el pago de intereses será tan alto que quedará muy poco para Educación, Salud o cualquier otra partida.

El proyecto de presupuesto para 2021 que el Ministerio de Hacienda llevó a la Asamblea Legislativa contempla gastos totales por $7,453.47 millones,  de los cuales  de $5,169,9 millones se pagarían con la recolección de impuestos y $1,575.4 millones con  endeudamiento público.
Sin embargo, la Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE)  considera que  la recolección de impuestos podría ser   menor en $714.1 millones. 

Hacienda ha planteado  que los ingresos tributarios crecerán 16.5 % respecto a 2020 y 8.2 % respecto a 2019, cuando el producto interno bruto (PIB) será menor.  Pues aunque se cumplan las proyecciones de crecimiento económico de 3.8 % que ha hecho el Gobierno, no compensarían la caída de este año.

Tomando en cuenta la supuesta sobrestimación de ingresos, la deuda sería del 96 % del PIB el próximo año, sino  el ratio sería del 93 %, de acuerdo a FUNDE.

Rommel Rodríguez, investigador del tanque de pensamiento, considera que lo que el Ejecutivo está buscando es no tener restricciones presupuestarias para realizar acciones en cualquier momento, ya que no hay todavía un  documento con un plan o política a seguir.

Para esto necesitarán ingresos, y si los impuestos no bastan, deben recurrir a deuda.  A  medida que lo hagan, habrán inversionistas dispuestos a  prestar, pero    a tasas altas,  y “a medida que el Gobierno comienza a endeudarse más, también quienes son sus acreedores lo comienzan a ver con cautela”.

Seguir buscando deuda cara sería  “irracional”, ya que el pago de intereses crecería  tanto, que en el presupuesto de 2022 y los años siguientes, habrán menos recursos para todo lo demás.

 En ese sentido, Roberto Rubio, director ejecutivo de FUNDE, señaló  que la aprobación del presupuesto podría ahondar los problemas  de liquidez del Estado.

El Salvador: Moody's pone en revisión la calificación de riesgo del país

 Aclaró que aunque puede haber preocupación porque estos problemas contagien al sistema financiero, como sucedió en la crisis fiscal de Grecia, por el momento la banca se mantiene sólida.“Es buen momento de prevenir para que esta sanidad del sistema financiero  no se vea contaminada por el Gobierno, por eso es fundamental ponerle atención a estos problemas”, dijo.

El lunes Moody's anunció que  estaba revisando la calificación de riesgos del país y probablemente podría bajar. Además de problemas de liquidez, señalaban el poco respeto de las instituciones a la Ley de Responsabilidad Fiscal.

Carolina Alas de Franco, investigadora  de la Fundación para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), explicó  que prestarle al país  es considerado como  un deudor vulnerable a las condiciones del entorno, pero con capacidad de pago. 

El Salvador: la deuda pública llegó a $21,698 millones en septiembre

Si la calificación bajara “estaríamos en otro grado y los mercados financieros volverían a reaccionar y esto lo que significa es que tendríamos que pagar una tasa de interés más alta”, apuntó.

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines