Deportes

Las formas en que seis futbolistas salvadoreños se ganan la vida tras la suspensión definitiva del Clausura 2020

Esta es la historia de seis futbolistas salvadoreños que se refugian en otros trabajos para generar ingresos económicos y sobrevivir ante el parón del fútbol del sector profesional. 

Ante la suspensión del Clausura 2020 en primera, segunda y tercera división y la prohibición de los entrenamientos, los futbolistas  buscan otras alternativas para generar ingresos económicos para hacerle frente a la emergencia nacional decretada por el Gobierno salvadoreño por la crisis mundial ocasionada por el coronavirus.

Esta es la historia de seis futbolistas salvadoreños de la primera y segunda división, que se dedican a otras actividades, paralelas al fútbol, como medio de generación de ingresos económicos. 

En Santa Rosa de Lima, La Unión, Abiel Aguilera, portero del Municipal Limeño, se dedica desde hace cinco años a la venta de yinas. Por el parón del torneo fortalece su negocio, aunque afirmó que las ventas cayeron considerablemente por esta crisis "el detalle está que la gente no compra nada por esta situación, solo buscan comida, nadie busca invertir en la compra de yinas. Me he quedado al momento solo a ventas a domicilio (cerró local), pedidos en Santa Rosa de Lima y otros sectores. Voy a lugares lejanos, toda la zona oriental".

Abiel Aguilera del Municipal Limeño y su negocio de Yinas

Este cancerbero expuso que "pensaba salir a trabajar estos días pero ya no se pudo, me quedaré en casa porque no se puede, por miedo, más que tengo una hija pequeña".

Añadió que "obligatoriamente me quedaré en casa, ayer (miércoles 18 de marzo) fue el último día que pude vender, las ventas han bajado demasiado, me sale difícil por los costos, no queda tanta ganancia

En Comalapa, Chalatenango, Pedro Orellana, jugador del AD Chalatenango,  sale temprano de casa a cuidar su ganado. Las vacas lo esperan en el corral y las debe atender. Es su fuente de ingreso económico cuando el torneo de liga mayor se detiene. "Trabajo con ganado, con vacas. Cuando no voy a jugar o entrenar como ahorita, trabajo con un ganado que tengo".

El equipo norteño paró los entrenamientos, pero Orellana se aplica todos los días en sus labores de ganadería  para mantener ingresos económicos "voy a los potreros, trabajo con mi ganado, no desperdicio el tiempo, es de hacerle de todo", sostuvo.

FORMAS 

Isaac Zelaya, volante del Municipal Limeño, tiene una empresa de sublimación de uniformes deportivos, estampados  y bordados, en San Jorge, San Miguel y en esta época fortalece su taller porque tiene pedidos vigentes aunque admite que las ventas han bajado "trabajo en casa, pero todo afecta, el trabajo se ha calmado bastante, todo se ha paralizado, con el fútbol está complicado, es una cadena que afecta a todo. La economía está frenada, en mi taller, trabajo y no salgo  de casa".

Cumple dos años al frente de este negocio familiar: ZelayaSport " sublimación de uniformes deportivos y los estampados  y bordados son subcontratos, me rebusco".

Isaac Zelaya, volante del Municipal Limeño, tiene una empresa de sublimación de uniformes deportivos, estampados  y bordados, en San Jorge, San Miguel

Pero hay otros casos donde los futbolistas sufrirán el paro de actividades deportivas. Daniel Gutiérrez, portero del Aspirante de Jucuapa, de la segunda división, se dedica al fútbol profesional y a arbitrar partidos de fútbol sala en Jucuapa, Usulután. "La semana pasada nos pagaron un mes de salario y eso me ayudará en este tiempo. Lo primero que afecta (la crisis) es en lo psicológico y también  en lo económico, no hay forma de que la directiva saque dinero y nos pague los salarios. Está difícil la situación".

Este portero dijo que "toca esperar, soy el capitán del equipo y todavía no hablo con ellos sobre este aspecto, suerte que nos pagó un mes (de salario) el miércoles pasado, por lo menos nos estamos manteniendo, luego esperar para ver la forma de llevar dinero a la casa".

Gutiérrez es también árbitro de fútbol sala, es común verlo por las tardes y noches en la cancha de la ciudad, dirigiendo partidos "nos cayó bien el mes de salario, cabal nos pagan y ya no entrenamos porque no prestaron la cancha, yo pito todos los días el torneo de fútbol sala, son 8 dólares diarios que gano de lunes a viernes, pero también lo suspendieron. Complicado".

Julián Chicas, portero del Cacahuatique de la segunda división, se refugia en la venta de vehículos usados en San Miguel, como medio indispensable para la generación de recursos económicos para su familia "tengo cinco años de dedicarme a este negocio, estoy aprovechando las oportunidades, hay personas que no trabajan y aprovechan el momento para ver vehículos que tengo en venta".

"Me dedico al fútbol y desde que conocí el negocio de la venta de carros me gusta mucho, es un trabajo que me interesa y pronto tendré un local, es un trabajo que realizó junto a mi familia", expuso Chicas, uno de los propietarios principales del Autolote Jiménez Madrid. 

Julián Chicas, portero del Cacahuatique de la segunda división, se refugia en la venta de vehículos usados en San Miguel, como medio indispensable para la generación de recursos económicos para su familia

Mientras que Roberto Herrera, jugador del Chalatenango, se dedica a la pesca artesanal en Colima, Cuscatlán. Aprovecha las aguas del río Lempa, para pescar y luego comercializar su pesca  "me dedico a la pesca, cuando no juego es mi ocupación principal, es mi fuente de ingresos". 

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines